El alcalde metropolitano de Caracas, el opositor Antonio Ledezma, que huyó de Venezuela a mediados de noviembre vía Colombia y lleva en España desde el 18 de noviembre, no ha pedido asilo en nuestro país porque aún no sabe si se instalará definitivamente en Europa o en algún país americano.

“No hemos solicitado asilo. No lo hemos hecho porque depende del análisis de los compañeros en el exilio. Hemos mantenido una reunión con el secretario general de la OEA. Luis Almagro. Nos quedaremos donde seamos más útiles. Gracias a la flexibilidad del gobierno, tenemos tiempo para tomar esa decisión”, ha declarado en el Fórum Europa en el hotel Ritz de Madrid.

El pasado 24 de noviembre el ministro portavoz del gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, había dicho que Ledezma había pedido asilo político en España. Sin embargo, aún no se ha dado esta solicitud porque Ledezma aún no tiene claro su destino definitivo, según ha explicado.

Nos quedaremos donde seamos más útiles a la causa del exilio, en Europa o América”, ha dicho el opositor

Ledezma, que estuvo acompañado en la sala por su esposa Mitzy Capriles y su hija Antonieta Ledezma, calificó de “satisfactoria” su primera gira internacional, que le llevó desde España a Estados Unidos, desde donde acaba de regresar a Madrid.

“Pudimos conversar en Washington con el secretario general de la OEA, Luis Almagro. quien ha encabezado un gran trabajo en favor de la democracia en Venezuela. Hicimos contactos con congresistas. Hay un proyecto bicameral avalado por Marco Rubio y los Díaz-Balart que apunta a la regularización de venezolanos en territorio americano”, ha afirmado el destacado opositor venezolano.

En este sentido, Ledezma lanzó un llamamiento al presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, con quien se reunió poco después de aterrizar en Madrid el 18 de noviembre, para que los miles de venezolanos que han emigrado a España puedan regularizar su situación. “Amor con amor se paga. Cuando los españoles vivieron tiempos muy difíciles, Venezuela recibió a miles de españoles. Venezuela dio todas las oportunidades a los españoles. Recibimos de muchos españoles ese afecto. Hablé con Rajoy y con otras fuerzas políticas para pensar a que ayude a regularizar la situación de miles de venezolanos que han tenido que emigrar”, ha declarado Ledezma, que estima que también han sacado del país 600.000 millones de dólares.

(Mi salida) fue una liberación y me ayudaron incluso militares disidentes del régimen”, ha confesado

El alcalde metropolitano de Caracas, electo y reelecto, y encarcelado por el régimen chavista y luego sometido a prisión domiciliaria, huyó a Colombia a mediados de noviembre. “Fue una liberación y me ayudaron incluso militares disidentes con el régimen”, ha señalado. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, le ofreció quedarse en el país. También le han tendido la mano la Argentina de Macri y el Perú de Kuczynski. Descarta cualquier símil con el ex presidente catalán, Carles Puigdemont, huido en Bruselas:”Yo quería reunificar el país,  no dividirlo”.

Ledezma es muy crítico con diálogo que ha llevado a cabo parte de la oposición en República Dominicana con el régimen, y también con figuras como el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que lo han auspiciado. “Ha sido una parodia de diálogo. El régimen dice que habrá elecciones si se levantan las sanciones, pero la oposición no puede comprometerse a eso. Plantean las elecciones como un capricho, y así las atrasan como las de gobernadores o las adelantan, como ahora dicen con las presidenciales”, ha agregado.

Reconoce que en la oposición “hay visiones diferentes, lógico en democracia”. Y aclara que Soy Venezuela, de la que forma parte junto a María Corina Machado entre otros, “creemos que lo que ha pasado en República Dominicana es un diálogo falso que ha sido aprovechado por el régimen para dividirnos e incrementar su represión. Más que un líder único, aunque haya un candidato a las presidenciales como lo fue Henrique Capriles, es partidario de “un liderazgo colectivo”.

El comportamiento de Zapatero no ha sido el mejor”. Tampoco lo fue, a su juicio, cuando dio el visto bueno a que no se hiciera el revocatorio. Sin embargo, ha destacado que la labor del ex presidente Felipe González, “siempre ha sido a favor de los presos políticos”.

Aunque describe una situación dramática en términos económicos, con la mayor inflación del mundo, muertes por hambre y faltas de medicinas, y una criminalidad sin control, niega que pueda hablarse de riesgo de guerra civil. “No hay división, hay un gran bloque de rechazo el régimen de Maduro, de hasta un 90%. Por eso es imposible que gane como dice que lo ha hecho las gobernaciones”. A su vez cree que en las Fuerzas Armadas hay “mucha gente disidente porque siente que se degrada la imagen de la Constitución”. El miedo, sobre todo, a los infiltrados cubanos, es lo que a su juicio impide que se rebelen.