Prácticamente cada día desde hace semanas, el PP y Ciudadanos se lanzan dardos mutuamente ya sea en sus intervenciones en el Congreso, en entrevistas, corrillos o ruedas de prensa. Cualquier contexto y plataforma parece ser bueno para intentar desacreditarse abiertamente y este viernes, la tensa relación entre ambos se ha trasladado a las redes sociales a raíz de la comisión del Senado sobre la financiación de Ciudadanos.

Ha sido el Partido Popular quien, a través de su cuenta oficial de Twitter, que tiene más de 686.000 seguidores, ha lanzado un mensaje dirigido a su socio de investidura, en el que, mencionándoles expresamente, pregunta al líder del partido, Albert Rivera, si pagó por ser candidato como señalaron los ex miembros de Ciudadanos más críticos con la formación en la comisión del Senado y, en el caso de haberlo hecho, qué cantidad.

Ciudadanos, por su parte, no ha dudado en responder recordando que en su partido se celebran primarias para elegir a los candidatos, y ha atacado a los populares en su talón de Aquiles, la corrupción y los papeles de Bárcenas. «A vuestro tesorero ‘suizo’ se le escapó que un tal ‘M. Rajoy’ cobraba mordidas en cajas de puros. ¿Es cierto? Saludos a vuestros 900 imputados por corrupción», señala la formación naranja también desde su cuenta oficial.

«Pacto congelado»

PP y Ciudadanos ya no disimulan que su relación está rota y el pacto, «congelado», como afirmó esta semana el secretario general del partido naranja José Manuel Villegas.

Éste, además, volvió a defender este jueves la transparencia de su partido y aseguraba que el Tribunal de Cuentas no pone «ninguna pega» al mecanismo de control que tiene de las cuentas de su grupo municipal y de la Asamblea de Madrid.

Villegas hacía estas declaraciones en el Congreso, después de que representantes de la Plataforma por las Garantías Ciudadanas, creada por un grupo de ex militantes y expulsados de Ciudadanos, denunciaran en el Senado que la Fiscalía Anticorrupción hizo «una pequeña mirada a un lado» ante sus denuncias de financiación ilegal del partido.