Política

Pedro Sánchez reprocha a los barones que “aireen” sus discrepancias con él en público

logo
Pedro Sánchez reprocha a los barones que “aireen” sus discrepancias con él en público
Javier Fernández y Pedro Sánchez.

Javier Fernández y Pedro Sánchez en Ferraz durante las primarias socialistas. EP

Resumen:

“Soy el secretario general del PSOE y me autoimpongo una serie de restricciones que creo que son buenas para la organización. Si hay alguna discrepancia la debatiré en los órganos internos de mi partido, no los airearé en los medios de comunicación”, reprocha.

Contesta así a las críticas de Rubalcaba, Elena Valenciano, Emiliano García-Page, Javier Fernández y Ramón Jáuregui tras la negativa de Ferraz de apoyar la candidatura de la eurodiputada a presidenta del Grupo Socialista Europeo.

El PSOE sigue enredado en sus problemas internos. Tras dos semanas de tensiones internas, iniciadas con la aprobación del nuevo reglamento del partido que blinda al secretario general y la negativa de Ferraz de apoyar la candidatura de Elena Valenciano como presidenta del Grupo Socialista Europeo, Pedro Sánchez ha querido hacer un llamamiento al orden y detener críticas como las vertidas por la eurodiputada, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, y el presidente de la comunidad asturiana, Javier Fernández.

En una entrevista con el Huffington Post, García Page aseguró que los críticos con Sánchez “han decidido callarse” sus discrepancias con la dirección del partido. Por su parte, el ex presidente de la Gestora ha cuestionado el concepto de plurinacionalidad aprobado en el 39 Congreso Federal del PSOE y ha reprochado que el partido abandone el centro-izquierda político en otra entrevista con El Mundo. También el eurodiputado Ramón Jáuregui ha escrito un artículo en El País cuestionando el alejamiento del PSOE del centro sociológico.

Tras estas discrepancias y otras evidenciadas por históricos como Alfredo Pérez Rubalcaba, que no irá a la Escuela de Buen Gobierno del PSOE de la semana pasada en protesta por el “veto” a Valenciano, Sánchez ha comparecido por sorpresa este lunes ante la prensa. “Los compañeros tienen la ocasión de realizar esos debates en el Comité Federal”. “Soy el secretario general del PSOE y me autoimpongo una serie de restricciones que creo que son buenas para la organización. Si hay alguna discrepancia la debatiré en los órganos internos de mi partido, no los airearé en los medios de comunicación”, ha reprochado Sánchez.

El pasado 20 de febrero, el líder socialista anunciaba la celebración de una Escuela de Buen Gobierno como demostración de que el PSOE había superado su crisis interna. Después de que los principales referentes del PSOE optaran por Susana Díaz en las primarias, Sánchez buscaba una fotografía de unidad con todos sus atencesores.

En una entrevista en el programa Espejo Público anunció que Felipe González, Joaquín Almunia, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba compartirían sus experiencias con los cuadros del partido y cabezas de lista a las próximas elecciones autonómicas y municipales en esa Escuela. González era, de todos ellos, el único que quedaba “pendiente de confirmar”, aunque Sánchez confíaba en que finalmente también participara.

Finalmente, sólo el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, el ex ministro y ex alto representante de la UE Javier Solana, el ex comisario Joaquín Almunia y el ex ministro José Blanco intervendrán en esos cursos. A diez días para su celebración, del 15 al 18 de marzo, ni el ex presidente Felipe González ni los presidentes de Andalucía y Asturias, Susana Díaz y Javier Fernández, respectivamente, han confirmado su participación, mientras que el ex ministro y ex líder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba y la eurodiputada Elena Valenciano no acudirán.

Aunque el secretario general del PSOE ha almorzado con los ex presidentes Felipe González y Zapatero para recomponer unas relaciones que se quebraron durante su primer mandato al frente del partido, cuando se negó a facilitar la investidura de Mariano Rajoy, sólo Zapatero ha firmado la paz con Pedro Sánchez.