Política

El edil de Policía de Carmena no actuó para frenar el bulo sobre la muerte del 'mantero'

Policías municipales entregaron una nota informativa al concejal José Javier Barbero antes de la medianoche del jueves tras personarse a las 22.18 horas en una comisaría de la Policía Nacional para exponer los hechos y aportar el relato de siete testigos

José Javier Barbero, delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, durante la rueda de prensa ofrecida el pasado viernes.

José Javier Barbero, delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, durante la rueda de prensa ofrecida el pasado viernes. EP

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, José Javier Barbero, conocía horas después del fallecimiento del mantero senegalés Mmame Mbage que éste había muerto por causas naturales y no como consecuencia de una supuesta persecución policial. La difusión de este bulo por las redes sociales contribuyó decisivamente a que se desencadenaran graves disturbios en el barrio de Lavapiés, saldados con seis detenidos y una decena de agentes heridos.

A las 22.18 horas del jueves 15 de marzo, dos de los agentes de la Policía Municipal de Madrid que intentaron auxiliar a Mbage se personaron en la comisaría de la Policía Nacional del distrito Centro para denunciar los hechos que habían vivido en primera persona. El relato de estos funcionarios quedó recogido en un atestado de tres páginas -numerado como 10.443/218 y al que ha tenido acceso El Independiente– en el que detallan su actuación y reproducen sucintamente los testimonios de siete personas que se encontraban en el lugar de los hechos cuando éstos se produjeron. El oficio ya ha sido aportado al juzgado.

Fuentes policiales consultadas por este diario aseguran que, a partir de dicho atestado, los agentes de la Policía  Municipal de Madrid redactaron una nota informativa que entregaron posteriormente al responsable político del Cuerpo. Esa entrega se sitúa antes de la medianoche del jueves, sólo unas horas después de que el joven inmigrante senegalés cayera desplomado al suelo tras sufrir un infarto de miocardio.

José Javier Barbero, sin embargo, no compareció públicamente hasta última hora de la mañana del viernes (16) para ofrecer detalles del suceso que incendió Lavapiés. En una conferencia de prensa, el responsable de Salud, Seguridad y Emergencias confirmó que Mmame Mbage se dirigía a su casa cuando se desmayó, rechazando que estuviera huyendo de la Policía.

Las declaraciones de Barbero se producían horas después de que cargos y personas vinculadas a Podemos lanzaran a través de Twitter diversos comentarios en los que no se dejaba lugar a la duda: «Aquí, en Lavapiés, ha muerto esta noche Mmame Mbage, un inmigrante perseguido por la policia. Cuánto dolor innecesario. ¿No basta la tragedia de ser inmigrante? #NingunaPersonaEsIlegal«, escribió Juan Carlos Monedero a las 22.49 horas del jueves 15.

Una hora después, la concejal Rommy Arce lanzó el siguiente comentario a través de la misma red social: «Lucrecia Pérez, Samba Martine… hoy Mmame Mbage. Los ‘nadie’ víctimas de la xenofobia institucional y de un sistema capitalista que levanta fronteras interiores y exteriores. El pecado de Mmame ser negro, pobre y sin papeles. Hermano, siempre estarás en nuestro recuerdo».

Los agentes de la Policía Municipal contaron a la Policía Nacional que, cuando procedentes de Embajadores giraron hacia la calle del Oso, fueron requeridos por «numerosos ciudadanos» con gestos que demostraban una «evidente urgencia». Cuando se acercaron hasta el punto señalado vieron a un varón «tendido en el suelo» y a «varias personas» tratando de atenderlo.

Los testigos indicaron a los policías que el hombre había sufrido «un ataque epiléptico» y que se había «desplomado de golpe», encontrándose en ese momento «inconsciente». Ello les llevó a llamar al Samur «con carácter urgente», se lee en el atestado.

Policías municipales entregaron una nota informativa al concejal Barbero antes de la medianoche del jueves tras denunciar los hechos ante la Policía Nacional

Los agentes confirmaron que en ese momento la persona desfallecida tenía todavía pulso y trataron de comprobar si tenía «algún tipo de obstáculo en las vías respiratorias», percatándose de que tenía un papel en la boca que alguno de los ciudadanos que habían tratado de auxiliarle le colocaron a fin de que se mordiera la lengua durante las convulsiones.

Al constatar que dejaba de tener pulso, le abrieron la boca para realizarse las maniobras de reanimación cardiopulmonar mientras acudían al lugar de los hechos los servicios de emergencias sanitarias. Según se detalla en el atestado, la ambulancia del Samur se personó en la calle del Oso a las «17.16 horas».

Los agentes también relataron a la Policía Nacional que se entrevistaron con la persona que acompañaba a Mmame Mbag en el momento en el que éste cayó al suelo -un compatriota de 33 años llamado Mame T.S.- y éste les contó que se había encontrado con el fallecido «en la calle» y, al preguntarle qué tal se encontraba, le dijo que se sentía «mal». Es por lo que decidió acompañarlo hasta su casa.

Desvanecimiento súbito

«En medio de la calle se ha desplomado y ha empezado a echar espuma por la boca. Se han acercado unas personas a ayudar y le han metido unos papeles en la boca para que no se mordiera la lengua. Después ya he visto a la Policía y les he pedido ayuda», les explicó Mame T.S., que fue quien desveló la identidad de la persona que se hallaba tumbada en el suelo al no disponer éste de «ningún tipo de documento» por encontrarse en situación irregular en España desde que llegó en patera a Canarias hace 14 años.

Los agentes añadieron que siete testigos -cuatro mujeres y tres hombres- se les acercaron para decirles que habían presenciado los hechos. Todos ellos coincidían en que el joven senegalés se había desvanecido súbitamente y que minutos después llegó la Policía para intentar auxiliarle.

Comentar ()