Política

La orden a los alumnos del máster de Cifuentes: “Faltar a clase no puede ser un hábito constante”

Una de las integrantes del tribunal que supuestamente evaluó el TFM de la presidenta de la Comunidad de Madrid, en un correo electrónico enviado a sus estudiantes al comienzo del curso: "Os recuerdo que las clases de este máster son obligatorias"

logo
La orden a los alumnos del máster de Cifuentes: “Faltar a clase no puede ser un hábito constante”
Correo electrónico de Cecilia Rosado a los alumnos del Máster.

Correo electrónico enviado por la profesora Cecilia Rosado a los alumnos del máster cursado por Cristina Cifuentes el año antes.

Resumen:

“Os recuerdo que las clases de este máster son obligatorias y que por razones justificadas se puede faltar, pero no puede ser un hábito constante. Asimismo, os repito que si faltáis debéis poneros en contacto rápidamente con los profesores”. Así se dirigía la profesora Cecilia Rosado -una de las supuestas integrantes del tribunal que evaluó el Trabajo Fin de Máster (TFM) de Cifuentes- en un correo dirigido el año anterior a los alumnos del mismo curso de posgrado.

Cifuentes ha reconocido que no acudió a clase y que la dirección y los profesores del máster se adaptaron a sus “propias circunstancias”, dado el escaso tiempo de que disponía por sus obligaciones como Delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid.

“Un compañero venía de Barcelona cada semana, pero lo tuvo que dejar ante la imposibilidad de desplazarse a Madrid cada semana”, relata a este diario uno de los 21 estudiantes que se habían inscrito en el curso 2010/2011.

Cristina Cifuentes ha reconocido que no acudió a clase y que la dirección y los profesores del máster se adaptaron a sus “propias circunstancias”, dado el escaso tiempo de que disponía por sus obligaciones como Delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid. Pero otros alumnos que se matricularon en el mismo curso de posgrado no pudieron disfrutar de estas facilidades, según se desprende de las instrucciones por escrito que los docentes enviaban a los estudiantes a principios de curso.

“Os recuerdo que las clases de este máster son obligatorias y que por razones justificadas se puede faltar, pero no puede ser un hábito constante. Asimismo, os repito que si faltáis debéis poneros en contacto rápidamente con los profesores”. Así se dirigía la profesora Cecilia Rosado -una de las supuestas integrantes del tribunal que evaluó el Trabajo Fin de Máster (TFM) de Cifuentes- en un correo dirigido el año anterior a los alumnos del mismo curso de posgrado.

Se trataba de un recordatorio, puesto que la misma docente ya había informado al alumnado de la obligatoriedad de acudir al aula -las sesiones se impartían en horario vespertino los jueves y viernes y los sábados por la mañana- en otro correo enviado dos semanas antes. “También os comunico que es MUY IMPORTANTE que cuando faltéis a alguna asignatura, por motivos de fuerza mayor y justificables, os pongáis en contacto rápidamente con el profesor/a o profesores/as de la misma. Su dirección de correo electrónico la encontraréis en las guías docentes”, indicaba.

No es la única evidencia que demuestra que la asistencia a clase no era opcional en el máster en ‘Derecho Público del Estado Autonómico’, uno de los dos cursos de posgrado que detalla la jefa del Ejecutivo madrileño en su currículo oficial. El otro versaba sobre ‘Administración Pública y Dirección de Empresas’ y fue cursado en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset.

Guía docente de la asignatura "Financiación de las CCAA y los Entes Locales"

Guía docente de la asignatura ‘Financiación de las comunidades autónomas y los entes locales’.

Como ha podido comprobar El Independiente, las guías docentes de al menos dos asignaturas del máster bajo sospecha –Las políticas públicas en materia educativa y Las relaciones laborales en administraciones Locales y autonómicas– detallan de forma expresa en el capítulo relativo al método de evaluación que “la asistencia a clase es obligatoria” y que el mínimo de sesiones a las que el alumno debía acudir es del “80 %”. El máster, que ya ha dejado de ofertar la URJC, tenía una duración de 600 horas lectivas (60 créditos) y se desarrollaba entre los meses de septiembre y junio.

Guía docente de la asignatura "Políticas Públicas en materia educativa"

Guía docente de la asignatura ‘Políticas públicas en materia educativa’.

En declaraciones a los periodistas tras comparecer este miércoles en la Asamblea de Madrid, Cristina Cifuentes mantuvo que habló con la dirección y con los profesores del máster para ver de qué manera podía soslayar el requisito de acudir a clase, debido a sus ocupaciones profesionales. “Se ha querido vender como una cosa excepcional. El tratamiento que se me dio a mí es algo que se hace con cierta frecuencia a aquellos alumnos de postgrado que están trabajando”, sostuvo.

No es lo que le ocurrió a un alumno matriculado en el mismo máster el año anterior. “Un compañero venía de Barcelona cada semana, pero lo tuvo que dejar ante la imposibilidad de desplazarse a Madrid cada semana”, relata a este diario uno de los 21 estudiantes que se habían inscrito en el curso 2010/2011.

Profesores de la Rey Juan Carlos desmontan la ‘coartada’ de Cifuentes: “Salvo en cuestiones muy excepcionales, claro que tienes que acudir a clase”

La versión de Cristina Cifuentes es rechazada de plano por profesores de la Universidad Rey Juan Carlos con los que ha hablado este diario. “Salvo en cuestiones muy excepcionales, tienes que acudir a clase y examinarte. Es verdad que nadie lleva a rajatabla el cumplimiento del requisito del 80 % de asistencia, pero claro que tienes que ir”, razona un docente bajo exigencia de anonimato.

El pasado 21 de marzo, el día que eldiario.es desveló que Cifuentes había obtenido presuntamente el máster tras falsificarse dos notas, la URJC negó que hubiera dado tratamiento privilegiado a la presidenta de la Comunidad de Madrid. “Si la alumna de referencia hubiera tenido por parte de esta Universidad el mínimo trato de favor no se hubiera producido la calificación de ‘no presentada’ [en las asignaturas Financiación de las comunidades autonómas y entidades locales y el TFM] y ustedes [en alusión a los periodistas] no estarían hoy aquí. Ha sido tratada como cualquier alumno de esta Universidad”, defendió el catedrático de Derecho Constitucional Enrique Álvarez Conde, director del máster y del trabajo fin de grado de Cifuentes.

La presidenta madrileña ha reconocido que no acudía a clases por falta de tiempo, que sustituyó los exámenes por trabajos y que se matriculó más de tres meses después de que arrancara el curso. Los dos observadores de la Conferencia de Rectores designados para llevar a cabo el procedimiento de información reservada deberán determinar ahora si Cristina Cifuentes recibió un trato de favor por su condición de cargo público o, por el contrario, fue tratada como una alumna más.