El rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Javier Ramos, no tiene intención de anunciar su dimisión en la conferencia de prensa convocada para las 13.30 horas pese a la acusación incriminatoria realizada este viernes por el catedrático Enrique Álvarez Conde, el director del máster bajo sospecha que cursó Cristina Cifuentes y el tutor del TFM de la presidenta madrileña. “El rector me dijo: ‘Hace falta un documento, hay que reconstruirlo’”, ha declarado Álvarez Conde a Onda Cero.

Fuentes de la URJC han adelantado a El Independiente que Ramos no renunciará al cargo al que llegó en marzo de 2017 toda vez que la versión ofrecida por el veterano catedrático de Derecho Constitucional es “absolutamente falsa” y plagada de “lagunas”. En su comparecencia pública, el rector informará sobre la decisión de poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía al haberse apreciado indicios de delitos y el estado del procedimiento de información reservada que se tramita tras las revelaciones periodísticas que han demostrado irregularidades en el curso de posgrado (‘Derecho Público del Estado Autonómico’) en el que se matriculó Cifuentes en diciembre de 2011.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), la organización mayoritaria en la URJC, ha pedido este viernes la “dimisión inmediata” del rector tras las palabras de Álvarez Conde sobre el expediente académico de la presidenta de la Comunidad de Madrid. “Las declaraciones del responsable del máster de Cristina Cifuentes admitiendo la ‘reconstrucción’ del acta presentada por la presidenta de la Comunidad de Madrid deja al rector de la Universidad en una situación insostenible, que menoscaba el prestigio de la institución y la profesionalidad de su plantilla”, ha expresado.

El entorno del rector Ramos asegura que la versión ofrecida por el director del máster y tutor del TFM de Cifuentes es “absolutamente falsa”

Enrique Álvarez Conde ha asegurado que, al desvelar el escándalo eldiario.es el pasado 21 de marzo, el rector le llamó para preguntarle si tenía algún documento que acreditase que Cifuentes había elaborado el trabajo fin de máster y, al decirle que no porque “la norma exige que a los dos años se destruyan todos”, Javier Ramos le instó a reconstruir un acta. “Reconozco mi culpa porque le hice caso e intenté reconstruir una hipotética acta que se le envió al rector por la tarde”, ha afirmado.

Según el director del TFM de la presidenta madrileña, de la ‘fabricación’ de ese acta se encargó Cecilia Rosado, profesora del máster y quien teóricamente ejerció como secretaria en el tribunal que evaluó el trabajo de Cifuentes. “Han sido unos días fuertes de presiones, para todos. Si he cometido errores pediré perdón”, ha indicado Álvarez Conde. Y ha añadido: “Jamás en mi carrera la autoridad competente me había pedido reconstruir un acta”.

¿Error de transcripción?

El día que saltó el escándalo, el rector ofreció una rueda de prensa en la que achacó a un “error de transcripción” el hecho de que en el expediente correspondiente al máster de Cifuentes figurara inicialmente como ‘no presentada’ en dos asignaturas y posteriormente fuera modificada esa calificación por un 7.5. “El TFM, dirigido por el catedrático Enrique Álvarez Conde y titulado ‘El sistema de reparto competencial en materia de seguridad ciudadana’, fue defendido en julio de 2012 ante el tribunal siguiente, conforme dicta la normativa vigente en aquel momento para los másteres oficiales de la Universidad Rey Juan Carlos: profesora Alicia Esperanza López de los Mozos en calidad de presidenta del tribunal; Cecilia Rosado Villaverde en calidad de secretaria, y profesora Clara Souto Galván en calidad de vocal. He contactado personalmente esta mañana con este tribunal y confirman que la defensa se realizó en julio de 2012 y obtuvo una calificación de 7,5 puntos”, manifestó aquel día el rector.

El director del máster ha reconocido que “nunca” leyó la versión definitiva del TFM de la hoy jefa del Ejecutivo madrileño, sino sólo borradores que le fue enviando “en las semanas previas” y a través de un sistema que dice no recordar. “Yo con la alumna [Cifuentes] no he hablado nunca, sólo la he visto una vez”, ha añadido.

Álvarez Conde ha roto su silencio después de que la Universidad Rey Juan Carlos anunciara en la tarde de este jueves que había decidido poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía. La dirección del centro tomaba esta decisión después de que la profesora Alicia López de los Mozos, la teórica presidenta del tribunal que examinó el TFM de Cristina Cifuentes, reconociera que la firma que aparece en el acta se ha falsificado y que ella nunca evaluó a la entonces Delegada del Gobierno en Madrid.