El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha acusado a EEUU y sus aliados de agravar la catástrofe humanitaria que vive Siria con bombardeos como el que han llevado a cabo en la madrugada del sábado. EEUU, en coordinación con Francia y Reino Unido, ha atacado tres instalaciones relacionadas con la guerra química en Siria tras el ataque con gas cloro en Duma el pasado 7 de abril, perpetrado según los aliados por el régimen de Damasco. Calificó la intervención como “un acto de agresión sobre un Estado soberano”.

“Con sus acciones, EEUU agrava aún más la catástrofe humanitaria en Siria, afecta a la población civil, y de hecho consiente a los terroristas que han estado atormentando al pueblo sirio durante siete años”, dijo el mandatario ruso, en un comunicado difundido por el Kremlin, y agregó que ese ataque provocará “una nueva ola de refugiados” tanto de Siria como de la región en su conjunto.

“La escalada actual de la situación en torno a Siria tiene un impacto devastador en todo el sistema de las relaciones internacionales. La Historia pondrá todo en su lugar, y ya ha puesto sobre Washington la pesada responsabilidad por las masacres de Yugoslavia, Irak y Libia”, aseveró Putin en este comunicado, según informa RT.

Recordó cómo EEUU, Francia y Reino Unido han ignorado cínicamente el trabajo de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), al emprender una acción militar sin esperar el resultado de la investigación cuyo inicio se tenía previsto para este 14 de abril. Rusia ha convocado una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar esta “agresión” a Damasco.

Estamos siendo amenazados. Esas acciones no quedarán sin consecuencias”, dice el embajador ruso en Estados Unidos

Desde Washington el embajador ruso fue dramático. “Estamos siendo amenazados. Estas acciones no quedarán sin consecuencias”. El embajador ruso en EEUU, Anatoly Antonov, ha declarado que el bombardeo de posiciones del régimen de Damasco de EEUU, en coordinación con Francia y Reino Unido, es “inaceptable e inadmisible”.

Antonov ha señalado que EEUU “no tiene el derecho moral de culpar a otros países” cuando ellos poseen “el mayor arsenal de armas químicas del mundo”.  Moscú considera que el ataque de la madrugada del sábado viola el derecho internacional. A su vez, al  igual que Damasco dijo que no había dañado apenas instalaciones clave del régimen, y que muchos de los 110 misiles de EEUU y sus aliados habían sido interceptados por los sistemas antiaéreos sirios.

En Moscú, el vicepresidente del comité de defensa de la Duma, Alexander Sherin, comparó a Trump con Hilter y dijo que el verdadero objetivo de esta acción es amenazar a Moscú. Rusia es el gran valedor del régimen de Bashar Assad. Está presente en suelo sirio desde 2015 y su poder se ha ido incrementando a lo largo del último año. También respalda a Assad el régimen iraní, directamente y a través de la milicia libanesa de Hizbulá.

Rusia enmarca esta ofensiva en la guerra de Occidente contra sus intereses, por ello el viernes acusó al Reino Unido de haber “simulado” el ataque químico de Duma, en Guta oriental. Moscú se presenta como víctima de una campaña de difamación y contrarresta con mensajes en los que presenta como bulos las denuncias de sus detractores. Con el envenenamiento del ex agente ruso Skripal habría llevado a cabo el primer ataque con arma química en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial. El Kremlin niega las acusaciones que pesan sobre Damasco y Guta, y las de Salisbury.