«Encuestas como estas sirven de motivación para seguir trabajando». El líder de Ciudadanos ha valorado con «prudencia» el resultado del CIS electoral de abril que lo sitúa como segunda fuerza electoral pisando los talones al PP. «Con la cocina estamos a 1,6 puntos de la encuesta del Gobierno», ha destacado Albert Rivera, que ha evitado caer en el triunfalismo. «Sirve de aliento para continuar con nuestros valores. Nos sirve como motivación, no como a un éxtasis», ha asegurado.

El PSOE, por su parte, ha llamado a la calma tras la publicación del CIS que le sitúa como tercera fuerza electoral por detrás de Ciudadanos. El secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, ha quitado hierro a la diferencia entre los tres primeros partidos para hablar de un «tiple empate» en torno al 20% de los votos y de un «escenario electoral absolutamente abierto».

En declaraciones a los periodistas en el Congreso de los Diputados, Ábalos ha invitado a no analizar el CIS «en clave de décima arriba o abajo cuando no estamos en periodo electoral», ya que esa diferencia entre PP, Ciudadanos y PSOE resulta en el sondeo «irrelevante». «Además, el margen de error es de dos puntos, similar o mayor que la diferencia entre algunos partidos. Con ese margen de error, el PSOE superaría a Ciudadanos y alcanzaría al PP», ha ñadido Ábalos.

El dirigente socialista ha admitido que «la derecha está muy movilizada» y ha insistido en que la división de ese electorado entre dos partidos sitúa al PSOE como la «la única alternativa al Gobierno, la opción de izquierdas». «Estamos en posición de ganar, esto es una carrera de fondo, nos quedan por delante las municipales y  las autonómicas. Nos queda mucho tiempo y está todo por decidir. Tenemos mucha experiencia en vencer a los pronósticos», ha asegurado para mantener alta la moral del partido.

En el último barómetro del CIS con estimación de voto publicado en febrero, Ciudadanos ya confirmaba su crecimiento y se colocaba como tercera fuerza política superando a Podemos, mientras que el PP y PSOE mantenían la primera y segunda posición, aunque perdían fuelle.

El PP ataca a Rivera

Por su parte, el PP ha sacado pecho de mantenerse como el «partido preferido de los españoles», pese al «lógico desgaste de la acción de Gobierno». Su portavoz parlamentario, Rafael Hernando, ha insistido en que el PP «no trabaja para para las encuestas, sino para los españoles, que valorarán a todos en función de sus propuestas».

«Ahora no estamos en campaña electoral y por tanto son datos indicativos. En el año 2015 se hablaba de lo mismo y luego los españoles dijeron otra cosa en las urnas. Nosotros vamos a seguir gobernando de esta manera para que haya más españoles capaces de conseguir un empleo, más mayores con mejores pensiones y más jóvenes que puedan acceder a becas», ha asegurado.

En rueda de prensa, Hernando no ha desaprovechado la oportunidad para atacar al gran rival de su partido: Ciudadanos. En tono irónico, ha considerado «toda una humillación» el hecho de que «el líder de las encuestas», en referencia a Albert Rivera, esté por debajo en valoración ciudadana que el coordinador general de IU, Alberto Garzón, o el portavoz de Compromís, Joan Baldoví.

Podemos señala la «crisis del bipartidismo»

Podemos ha coincidido con el PSOE en que el CIS apunta a un escenario electoral abierto con cuatro partidos prácticamente empatados en intención de voto. «Cualquiera de los cuatro puede ganar las elecciones», ha asegurado la portavoz parlamentaria, Irene Montero, que ha dado por muerto al sistema bipartidista en España. «No hay vuelta atrás», ha insistido.

Montero ha explicado que Podemos toma nota de las tendencias sociales que revelan el CIS destacando dos: la mayoría social no nota la recuperación económica y no quiere que le gobierne el PP. Según la portavoz parlamentaria, el CIS da la razón a Podemos cuando asegura que «esto no es una crisis, es una estafa que se ha saldado con mejoras para los hombres poderosos de este país». El barómetro social también avalaría las tesis de Podemos de que «la mayoría no confía en la acción del Gobierno». «Respecto a las previsiones de futuro, en Podemos somos prudentes y creemos que la encuesta que vale es la de las urnas», ha insistido.