El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dado por roto el acuerdo que tenía con el Gobierno sobre el apoyo de su partido a la aplicación del 155 en Cataluña al no aplicarse la Constitución como entiende que debería hacerse. «Hasta aquí hemos llegado con esta displicencia», ha advertido hoy Rivera en los pasillos del Congreso después de un tenso debate en la sesión de control, aunque esta decisión realmente no tiene ningún efecto sobre los acuerdos que ya tienen. «Lo que haga en Cataluña el señor Rajoy es sólo responsabilidad del señor Rajoy, ya no de Ciudadanos», ha añadido el líder de Ciudadanos.

Esto ha ocurrido minutos después de que Rajoy, que ha llamado «aprovechategui» a Rivera, le hubiese pedido que se comporte en el tema de Cataluña «con la misma lealtad» que el PSOE- También le ha avisado que escenificar «un supuesto desacuerdo» entre ambos, como cree que pretende hacer el líder naranja, no le hace ganar un voto sino que le puede hacer perder apoyos. «Veo que está usted de aprovechategui en un tema importante. Le pido que se comporte usted como se está comportando el PSOE en el tema de Cataluña y, sinceramente, nos iría mucho mejor», ha alertado el presidente del Gobierno.

El encontronazo ha tenido lugar durante la sesión de control, en la que Rivera ha empezado por pedirle explicaciones por no recurrir al Tribunal Constitucional el voto delegado ejercido por Antoni Comín y Carles Puigdemont y ha continuado por recordarle que la Fiscalía del Tribunal de Cuentas ha confirmado que se destinó dinero público a la consulta del 9-N.

El Gobierno de España no puede plantearlo por falta de legitimidad

Durante la réplica, el presidente del Gobierno ha insistido en que el Ejecutivo ha presentado 25 recursos ante el Constitucional relacionados con el «procés» y no tendría ningún problema en presentar el número 26 para recurrir el voto delegado de Comín y Puigdemont, ha explicado, si no fuera porque los servicios jurídicos del Estado lo han desestimado. Éstos, ha argumentado, consideran que el Gobierno de España no puede plantearlo por falta de legitimidad y porque hay precedentes en el Constitucional que aconsejan que no se haga.

Quienes sí han recurrido al amparo del alto tribunal, ha señalado Rajoy, han sido los diputados del PP del Parlament -al igual que hicieron los de Cs-, ha añadido Rajoy, que también ha mencionado la reunión que tendrá hoy el Consejo de Ministros para recurrir la ley de Presidencia de la Generalitat que permitiría la investidura a distancia del expresident. «Yo no puedo actuar de manera caprichosa, porque se me ocurre, sino que tengo que atender a lo que me dicen mis servicios», ha recalcado Rajoy.

Hasta dos veces ha amenazado Rivera al presidente del Gobierno con retirarle el apoyo de Ciudadanos para «aplicar la Constitución» en Cataluña si no controla «de cerca» a los independentistas. Según Rivera, «no tienen ningún sentido» que «dos huidos de la Justicia» tengan un privilegio que no tiene ningún diputado del Congreso.

En tono parecido, ha criticado que los separatistas hayan podido utilizar dinero para financiar la consulta separatista de 2014, algo que ha tachado de «tomadura de pelo». «Le pido que vigilen el dinero, usted no puede mirar hacia otro lado mientras nos dan un golpe», ha reprochado el presidente de la formación naranja.

«Pataleta infantil» de Rivera

El PP ha calificado las palabras de Rivera en los pasillos del Congreso de «pataleta infantil». El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, se ha preguntado qué alcance tiene el anuncio de Ciudadanos, y si eso significa que el partido naranja ya no apoya la aplicación del 155, porque, a su juicio, eso debería explicarse a los españoles.

También el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, se ha mostrado «perplejo» con la actitud de Rivera, a quien ha pedido que no tenga «reacciones infantiloides». «Es evidente que el Gobierno ha reaccionado claramente contra el independentismo, se ha aplicado el 155 y se ha impedido que Puigdemont sea presidente por poderes».

Hernando ha aconsejado a Rivera «no equivocarse de adversario»: «El adversario no es el Gobierno ni el PP, sino el independentismo y los que quieren destruir a España –ha remarcado–. Y si al final Rivera decide hacer oposición al Gobierno para favorecer a los independentistas, se estará equivocando».

A estas críticas se han sumado las del PSOE, cuya portavoz parlamentaria, Margarita Robles, ha reprochado al líder naranja que carezca de «sentido de Estado» y solo busque titulares. Los socialistas, ha explicado, son muy críticos con el Gobierno en muchas materias, como las relativos al ámbito social, de igualdad o pensiones. Pero ha precisado que el PSOE es un partido de Estado y en cuestiones como la lucha contra el terrorismo o la defensa de la unidad de España, ha apoyado siempre al Ejecutivo. «Lamentablemente, el señor Rivera únicamente piensa en el titular, en la frase bonita», le ha reprochado Robles.

Además, ha pedido al líder de Ciudadanos, que, ya que tanto habla de Cataluña, explique por qué ha sido incapaz Inés Arrimadas de presentar su candidatura a la Presidencia de la Generalitat para que, por lo menos, hubieran empezado a correr antes los plazos para que se resolviera la situación actual.