La marca Podemos resta electoralmente al perfil personal de su secretaria general en Andalucía, Teresa Rodríguez, que alcanzaría los diputados necesarios en las próximas elecciones autonómicas para desbancar a Ciudadanos como socios del PSOE de Susana Díaz, según una encuesta interna de la organización. El Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad de Granada ha elaborado un completo estudio electoral para Podemos Andalucía a partir de 3.200 encuestas telefónicas realizadas entre el 25 de enero y el 07 de marzo al que ha tenido acceso El Independiente.

El sondeo revela que la emoción que genera la marca “Podemos” a la mayoría de los andaluces es la de “miedo”, que registra 3,5 puntos sobre una valoración de 5. Le sigue la atribución de “simpatía”, con un 2,9%; “esperanza”, con un 2,4% y “confianza” con un 2,3%. En todos esos parámetros, la valoración de Teresa Rodríguez es superior a la de su partido, con un 4,3% en simpatía y un 3,7% en confianza, menos en el temor, que se reduce a un 2,6%.

Estas conclusiones llevan a Podemos Andalucía a plantearse el uso de la marca Podemos en la primera cita electoral de la temporada: los comicios autonómic0s de marzo de 2019 que Susana Díaz baraja adelantar a finales de este año o comienzos del próximo. Al igual que le ocurre a Íñigo Errejón en Madrid, la marca personal de la dirigente andaluza está por encima de la del partido, que en Andalucía genera fundamentalmente miedo.

Pablo Iglesias ha decretado el uso de la marca del partido tras una consulta exprés a los militantes sobre su utilización, pero también ha dejado margen de maniobra para las confluencias territoriales que ya estaban implantadas como las que gobiernan los ayuntamientos de Madrid y Barcelona. Podemos Andalucía pretendía acogerse a esa fórmula en su coalición con IU y hasta ha registrado el nombre de Marea Andaluza con ese objetivo.

Teresa Rodríguez también supera a la presidenta de la Junta andaluza en todos esos parámetros, incluido el temor, donde se sitúa con 2,6 puntos frente a los 1,9 que registra Susana Díaz. Tras tres años de duros enfrentamientos entre ambas en la sesión de control del Parlamento andaluz, las dos jóvenes dirigentes podrían gobernar juntas, según el sondeo. Aunque la dirección de Podemos Andalucía descarta completamente esa opción, los números saldrían, según la encuesta, por lo que el PSOE podría elegir como socios parlamentarios entre Ciudadanos, como hizo en 2015, o en Podemos.

La estimación de voto del estudio sitúa al PSOE como vencedor de las elecciones a pesar de su caída de 47 a 39 escaños (32,3%), que superaría la mayoría absoluta de 55 con los 19 de Ciudadanos (17,5%) y con los 17 de Podemos (13,8%), que se verían incrementados con los seis de IU (6,95). El PP obtendría 28 (20,8%) frente a los 33 que tiene en la actualidad. El sondeo establece un discreto crecimiento de ambas formaciones de la izquierda, Podemos con 2 más e IU con un diputado más, frente a un auge destacable de Ciudadanos, que sacaría diez escaños más de los que logró en 2015.

El partido de Albert Rivera y Juan Marín continúa su tendencia al alza también en esta encuesta, tanto a nivel autonómico como en unas elecciones generales. De hecho, en la intención directa de voto, antes de que se calcule la estimación, Ciudadanos aparece como la primera fuerza en Andalucía, con un 23,1% de apoyo en las próximas autonómicas. Le sigue el PSOE con un 18,9%; el PP con un 12,9%; Podemos con un 9% e IU con un 3,7% de intención de voto.

Preguntados por qué partido apoyarían si mañana se celebrasen elecciones generales, Ciudadanos sigue imparable. Un 28,5% de los andaluces respaldarían al partido de Albert Rivera, seguido de un 15,6% que votarían a Pedro Sánchez y un 11,5% que forma el electorado del PP de Juanma Moreno. Un 7,8% votaría al partido de Pablo Iglesias y sólo un 3% al de Alberto Garzón.

Ciudadanos también es el partido favorito para formar un gobierno en solitario en Andalucía y para formar una coalición, que un 23,4% de los encuestados preferiría con el PSOE de Susana Díaz, frente al 16,9% que optaría por la alianza C’s-PP. En tercer puesto, con un 14,4% de respaldo se sitúa la unión entre PSOE y Podemos que el partido de Teresa Rodríguez rechaza, y la de Podemos-IU que elegiría un 5,9% de los andaluces.

Los encuestados también aprueban la confluencia de Podemos e IU en Andalucía. La coalición recibe una gran aceptación por parte de los votantes de Podemos, con solo un 3% que dejarían de apoyar al partido si se presenta de la mano de IU. Más rechazo genera esa vinculación en el votante de IU, que dejaría de apoyar la confluencia en un 22,3%, principalmente en los territorios donde gobierna y en los que tiene mayor implantación como las zonas rurales andaluzas. También un 13,3% de los votantes socialistas darían el salto a la confluencia de izquierdas formada por el partido de Teresa Rodríguez y el de Antonio Maíllo.

Una de las carencias más destacadas de Podemos-Andalucía según el informe es su escaso carácter regional. De hecho, el 68,9% de los encuestamos no lo considera un partido andalucista, cariz que Susana Díaz y el PSOE-A tienen muy acentuado.