La última encuesta del CIS ha traído cola en el Congreso de los Diputados. No ha habido ni una sola referencia a los sondeos conocidos este martes pero la tensión mostrada entre PP, PSOE y Podemos contra Ciudadanos tras la sesión de control de esta mañana demuestra que los datos de la formación naranja les ha hecho daño y hay que parales aunque la excusa, hoy, haya sido Cataluña.

Primero ha sido el encontronazo entre Rajoy y su socio de investidura, Albert Rivera, en la sesión de control. Lo que Ciudadanos considera inacción por parte del Gobierno por no recurrir al Tribunal Constitucional el voto delegado de Toni Comín y Carles Puigdemont y la confirmación de que se utilizaron facturas falsas para pagar con dinero público las consultas del 1-O y del 9-N han llevado a Rivera a retirar su apoyo al Ejecutivo con respecto al 155. No se reflejará en los Presupuestos ni en ninguna otra votación en el Congreso, sólo ha avisado de que dejará solo a Rajoy en su toma de decisiones en Cataluña ya que, además, desde que empezaron a salir las primeras encuestas tras la victoria de Ciudadanos el 21-D, el Gobierno no ha vuelto a contar con su opinión, según el líder naranja. Pero solo este anuncio ha bastado para que PP y PSOE se unan abiertamente contra él.

Han sido los populares los primeros en reprochar la actitud de Ciudadanos. Consideran que se trata de una “pataleta infantil”, en palabras del coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, que se ha preguntado el alcance que tiene el anuncio de Rivera de la retirada de apoyo y, si eso significa que el partido naranja ya no apoya la aplicación del 155, cree que debería explicárselo a los españoles.

Precisamente Maíllo se ha dejado ver en los pasillos del Congreso conversando con el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, tras el encontronazo en la sesión de control. El ambiente ha sido tenso, aunque no tanto como el mostrado en el Hemiciclo, y así ha continuado con el resto de miembros del PP.

“Es evidente que el Gobierno ha reaccionado claramente contra el independentismo, se ha aplicado el 155 y se ha impedido que Puigdemont sea presidente por poderes”, ha señalado el portavoz parlamentario del Grupo Popular, Rafael Hernando, que ve injustificada la reacción de Rivera. Se ha mostrado “perplejo” con su actitud y le ha recriminado sus “reacciones infantiloides”. Hernando ha aconsejado a Rivera “no equivocarse de adversario”: “El adversario no es el Gobierno ni el PP, sino el independentismo y los que quieren destruir a España –ha remarcado–. Y si al final Rivera decide hacer oposición al Gobierno para favorecer a los independentistas, se estará equivocando”.

Pero no han sido los del PP los únicos reproches. Durante la sesión de esta mañana, Rajoy ha resaltado la “lealtad del PSOE” con respecto al desafío independentista catalán en su réplica a Rivera, y los socialistas no han querido quedarse atrás. Su portavoz parlamentaria, Margarita Robles, ha reprochado al líder naranja que carezca de “sentido de Estado” y solo busque titulares. Los socialistas, ha explicado, son muy críticos con el Gobierno en muchas materias, como las relativos al ámbito social, de igualdad o pensiones. Pero ha precisado que el PSOE es un partido de Estado y en cuestiones como la lucha contra el terrorismo o la defensa de la unidad de España, ha apoyado siempre al Ejecutivo. “Lamentablemente, el señor Rivera únicamente piensa en el titular, en la frase bonita”, le ha reprochado Robles.

Además, ha pedido al líder de Ciudadanos, que, ya que tanto habla de Cataluña, explique por qué ha sido incapaz Inés Arrimadas de presentar su candidatura a la Presidencia de la Generalitat para que, por lo menos, hubieran empezado a correr antes los plazos para que se resolviera la situación actual.

Podemos se suma a las críticas

El episodio vivido este miércoles en el Congreso se produce solo un día después de conocer el último barómetro de CIS con intención de voto, que refleja un triple empate entre PP, PSOE y Ciudadanos. Es precisamente esta última formación la única que crece superando a los socialistas y situándose como segunda fuerza a nivel nacional pisándole los talones al PP, a sólo 1,6 puntos. Podemos, que sigue perdiendo apoyo, también ha aprovechado la ocasión para intentar hacer daño al partido de Rivera pero, dado que los de Pablo Iglesias son los únicos que no apoyaron al Gobierno en la aplicación del 155, sus reproches han vuelto a ir encaminados por el apoyo al nuevo candidato del PP en la Comunidad de Madrid.

En una entrevista posterior a la sesión de control, el líder del partido, Pablo Iglesias, ha vertido graves acusaciones sobre Ciudadanos, a quien ha acusado de ser la “España del sálvese quien pueda” por dejar que siga gobernando el PP en Madrid tras el escándalo por el caso Cifuentes. Además, ha calificado a Ciudadanos como “la fuerza política más pobre del universo espacial”. De esta forma, Rivera, sin freno en las encuestas, se ha convertido en el blanco de la diana.