El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha evitado pronunciarse este jueves sobre la detención de Eduardo Zaplana y ha mantenido la misma línea de defensa de su partido frente a los casos de corrupción que le asuelan. Antes de que se divulgara la sentencia del caso Gürtel, Rajoy ha intentado desvincularse de los casos de corrupción que afectan al PP. En una entrevista en el programa de Carlos Herrera en la Cope, el presidente ha insistido en que el PP “es mucho más que diez o quince casos aislados” de corrupción, como se demuestra que la mayoría de sus gobiernos, desde municipales a generales, estén limpios.

Utilizando sus eufemismos habituales, ha calificado los casos de corrupción de su partido como “acontecimientos que nos hacen mucho daño” y “situaciones lamentables” que son antiguos en el tiempo. “Hemos trabajado para modificar leyes y evitar que estas cosas se produzcan. Haremos lo imposible para que no vuelvan a ocurrir”, ha anunciado, evitando pronunciarse en concreto por el caso de Zaplana por la falta de información derivada del secreto de sumario en la causa.

“Con absoluta franqueza, no creo conveniente emitir ningún juicio de valor mientras haya secreto de sumario. A estas alturas de mi vida creo que la gente tiene derecho a un juicio justo no sólo ante tribunales, sino también ante sus compatriotas. No puedo opinar de algo que no conozco”, ha respondido.

A preguntas del periodista, Rajoy ha reprochado la “demagogia” de Podemos en materia de vivienda, que ha terminado “pasando factura” a sus dirigentes. El presidente del Ejecutivo ha achacado los problemas de Pablo Iglesias e Irene Montero a la demagogia de “quienes crearon la idea de que todo el mundo poco menos que tenía que vivir poco menos que en una chabola”.

Frente a esta tesis, Rajoy ha defendido que todo el mundo se puede comprar “un chalet, un coche o un barco” sin ser criminalizado como hacía Podemos, siempre que se lo pueda pagar y que el origen del dinero no sea algo “de lo que avergonzarse”. “Tengo mi casa desde hace 20 años en Madrid, estoy muy contento con ella y no me voy a comprar otra. Espero poder disfrutarla muchísimos años”, ha explicado.

“Animado” para volver a ser candidato

El jefe del Ejecutivo se ha congratulado del “acuerdo entre siete fuerzas políticas” que ayer permitió la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que son “muy positivos para el conjunto españoles y la economía del país”, y que le darán estabilidad política hasta 2020 para completar la legislatura. “Estoy animado y con ganas, pero hay que hablarlo dentro del partido”, ha asegurado sobre su intención de presentarse a la reelección. Con esa continuidad su objetivo sería que la recuperación económica termine de llegar a toda la población tras conseguir salvar a España de la quiebra económica y empezar a crear empleo. “La parte más difícil ya se ha hecho, pero quedan muchas cosas por hacer como crear 20 millones de empleos”, ha explicado.

Tras el apoyo del PNV a los Presupuestos, Rajoy ha rechazado la “distinción” que han acordado los nacionalistas vascos con Bildu para diferenciar entre ‘nacionalidad y ‘ciudadanía’ vasca en el futuro Estatuto de Autonomía de la comunidad. El presidente del Gobierno ha destacado que “eso evidentemente” no lo ha pactado con el PNV, sino sólo su apoyo al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018. “Yo desde luego no estoy dispuesto a esa distinción de ciudadanos vascos y nacionales vascos ni creo en el derecho de autodeterminación que no recoge nuestra Constitución ni ninguna europea”, ha aclarado.

Mariano Rajoy ha reprochado las declaraciones grandilocuentes de Ciudadanos sobre la necesidad de mantener la aplicación del artículo 155 en Cataluña y ha insistido en que cesará cuando un nuevo Govern tome posesión. “Pero claro, tiene que ser un Gobierno normal, no se puede pretender hacer un Gobierno con dos consejeros en la cárcel y otros dos fugados Justicia. Eso es como si tuviéramos un ministro que viva en Hungría. No se trata de derecho constitucional, sino de puro sentido común. Podían haber formado un gobierno en enero y han estado dando vueltas, discutiendo, han propuesto a Puigdemont, a Sánchez y a Turull y ahora esto. A mí me gustaría que hubiera un gobierno que se comprometiera a cumplir la ley y a recuperar la normalidad institucional”, ha explicado, antes de confirmar su disposición a reunirse con Quim Torra.

Respecto a las reticencias de la Justicia alemana para entregar a España al fugado Carles Puigdemont, Rajoy ha lamentado que Europa sea un proyecto inconcluso e incompleto. “Lo normal es que si en España actúan jueces y policías eso se respete”, ha indicado.