Política

Pedro Sánchez no pedirá la dimisión de Huerta: “El objetivo es ser transparentes”

logo
Pedro Sánchez no pedirá la dimisión de Huerta: “El objetivo es ser transparentes”
Máxim Huerta, ministro de Cultura, en la Feria del Libro.

Máxim Huerta, ministro de Cultura, en la Feria del Libro. EFE

Resumen:

No ha tardado en llegar la primera polémica del nuevo gobierno socialista liderado por Pedro Sánchez. Uno de sus ministros estrella, Màxim Huerta, que se ha hecho cargo de la cartera de Cultura y Deporte, fue condenado por defraudar al fisco en la declaración del IRPF de los años 2006, 2007 y 2008.

Sin embargo, Huerta ha recibido el rápido apoyo de Sánchez, tal y como ha confirmado en una entrevista en Onda Cero en la mañana de este miércoles. “El presidente me ha dicho esta mañana que nuestro objetivo es seguir trabajando y ser transparentes”, explicaba.

“Estoy al corriente con Hacienda desde hace 10 años. Cambió el criterio fiscal, hubo una regularización, pagué lo correspondiente y asunto cerrado”, se ha defendido, alegando que “no hubo mala fe y no oculté nada. Acepté mi responsabilidad como ciudadano”.

Desde fuentes de la Moncloa se consideran “totalmente solventes” las explicaciones que está ofreciendo el titular de Cultura.

No ha tardado en llegar la primera polémica del nuevo gobierno socialista liderado por Pedro Sánchez. Uno de sus ministros estrella, Màxim Huerta, que se ha hecho cargo de la cartera de Cultura y Deporte, fue condenado por defraudar al fisco en la declaración del IRPF de los años 2006, 2007 y 2008.

 

Sin embargo, Huerta ha recibido el rápido apoyo de Sánchez, tal y como ha confirmado en una entrevista en Onda Cero en la mañana de este miércoles. “El presidente me ha dicho esta mañana que nuestro objetivo es seguir trabajando y ser transparentes”, explicaba. Desde fuentes de la Moncloa se consideran “totalmente solventes” las explicaciones que está ofreciendo el titular de Cultura.

“Estoy al corriente con Hacienda desde hace 10 años. Cambió el criterio fiscal, hubo una regularización, pagué lo correspondiente y asunto cerrado”, se ha defendido, alegando que “no hubo mala fe y no oculté nada. Acepté mi responsabilidad como ciudadano”.

Huerta se escuda en un cambio de criterio fiscal que también afecto a otros periodistas. “No defraudé, cambió el criterio. Yo me adapté y ya está”, dice. También ha confirmado que no informó a Pedro Sánchez antes de que le nombrara ministro, ya que no lo consideró necesario, tal y como ha asegurado en la Cadena Ser.

“Conducta culpable”

La sentencia que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid emitió en el año 2017 dictaba, sin embargo, que no se podía “apreciar buena fe” en la actuación de Huerta a la hora de cumplir sus obligaciones fiscales.

“La conducta del infractor es culpable y que la buena fe o inexistencia de culpa, presumida por la ley, queda destruida por la prueba de que ha actuado, cuando menos, negligentemente”, reza la sentencia que le obligó a abonar una multa de 365.938 euros.

Durante los años antes mencionados, el titular de Cultura y Deporte facturó 798.521 euros a través de la sociedad Almaximo Profesionales de la Imagen SL, en la que era el único accionista y administrador desde enero de 2006. “Es lo que hacíamos entonces: entrabas a trabajar en la televisión o en la radio y creabas una empresa o sociedad para tributar”, se ha defendido.

El Partido Popular se ha apresurado a pedir la dimisión de Huerta. El coordinador general de la formación, Fernando Martínez-Maillo, escribía en su cuenta de Twitter que “son las nueves de la mañana y el ministro de Cultura y Deporte, condenado por defraudar a Hacienda, ni ha dado explicaciones ni ha dimitido. Con qué autoridad este Gobierno va a exigir a los españoles que paguen sus impuestos”, se preguntaba en la red social.