Política

Equilibrio de fuerzas internas en el PP ante la batalla entre Cospedal y Santamaría

logo
Equilibrio de fuerzas internas en el PP ante la batalla entre Cospedal y Santamaría
Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal.

Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal. EFE

Resumen:

Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal ya han hecho público que competirán por la presidencia del PP. Y el movimiento ha llamado a filas a todo el mundo dentro del partido.

Santamaría y Cospedal han pasado las últimas horas repasando sus apoyos, que están equilibrados en el aparato de Génova. Soraya cuenta con un grupo de respaldos consolidados, que en su día ya se ganaron un nombre dentro del propio Gobierno. Los sorayos siguen siéndolo.

Territorialmente, Cospedal cuenta con el apoyo sin fisuras de Castilla-La Mancha y con un control orgánico importante. Ha sido secretaria general del partido desde junio de 2008. Multitud de fuentes populares trasladan una misma sensación: Santamaría, de momento, no puede igualar la ascendencia de Cospedal sobre la militancia.

Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal ya han hecho público que competirán por la presidencia del PP. Y el movimiento ha llamado a filas a todo el mundo dentro del partido. Quedan dos semanas para acudir por primera vez a las urnas y escoger a los candidatos que finalmente batallarán en el Congreso de los días 20 y 21 de julio. La exvicepresidenta y la ex secretaria general parten como grandes favoritas en una contienda que contempla también las candidaturas de Pablo Casado, José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández, José Luis Bayo y Elio Cabanes.

Santamaría y Cospedal han pasado las últimas horas repasando sus apoyos, que están equilibrados en el aparato de Génova. Soraya cuenta con un grupo de respaldos consolidados, que en su día ya se ganaron un nombre dentro del propio Gobierno. Los sorayos siguen siéndolo. Álvaro Nadal, que durante la última legislatura ocupó la cartera de Energía, Turismo y Agenda Digital, ya ha dicho públicamente que apoya su candidatura por ser “la mejor preparada”.

Y como Nadal, tras Soraya se alinean otros como su mano derecha para Cataluña Roberto Bermúdez de Castro o José Luis Ayllón, uno de los hombres con más peso en el Congreso. También el ex de Hacienda Cristóbal Montoro, leal a la ex vicepresidenta junto a otros ministros como Fátima Bañez -“Yo estoy con Soraya”- o el cántabro Íñigo de la Serna, que en la mañana de este miércoles hacía público el apoyo en rueda de prensa explicando que “el PP no es Génova”.

Sáenz de Santamaría, pese a que no posee un control orgánico sobre el partido comparable al de María Dolores de Cospedal, sí cuenta sin embargo con el apoyo de importantes entes territoriales. Por ejemplo el País Vasco: Alfonso Alonso fue uno de los primeros dirigentes que reclamaron públicamente que la ex número dos del Gobierno concurriese a la batalla por suceder a Mariano Rajoy en Génova, 13. También tiene una baza en Andalucía, donde cuenta con el liderazgo y la lealtad de Juan Manuel Moreno.

El poder de Cospedal

Pese a esto, Cospedal también guarda ases para competir en el sur. Uno de ellos es la fidelidad de Juan Ignacio Zoido, ex de Interior y ex alcalde de Sevilla, cercano a la secretaria general desde hace muchos años. Del último consejo de ministros, Cospedal también mantiene como lugartenientes a Rafael Catalá, pese a que hubo discrepancias en la gestión de la crisis de Cristina Cifuentes, a Isabel García Tejerina y a Dolors Montserrat.

Cospedal también tiene de su lado el posible efecto aglutinador contra Soraya Sáenz de Santamaría que se pueda producir durante el proceso. Si el Congreso es finalmente un cara a cara entre ambas, como es previsible, tendrá sin duda el apoyo de García Margallo, enemigo declarado de la ex vicepresidenta, que incluso anunció públicamente que llegaría a competir en las primarias para evitar que la única candidatura fuese la de Santamaría.

Hay más dudas respecto a Pablo Casado, que de momento mantiene la intención de mantener su apuesta con un perfil de futuro. Cospedal ya le ha ofrecido integrarse en su lista y Casado lo ha rechazado, como informó este periódico. Pero llegado el momento, el hasta ahora vicesecretario de Comunicación del Partido Popular estaría más próximo a la manchega que a la vallisoletana.

Los territorios

Territorialmente, Cospedal cuenta con el apoyo sin fisuras de Castilla-La Mancha y con un control orgánico importante. Ha sido secretaria general del partido desde junio de 2008. Multitud de fuentes populares trasladan una misma sensación: Santamaría, de momento, no puede igualar la ascendencia de Cospedal sobre la militancia. Hacen referencia a la encuesta publicada este fin de semana por El Independiente, según la cual Soraya es la favorita de los españoles y Feijóo de los votantes del PP. Pero ninguno de esos dos sectores es el que votará en las primarias. Entre los militantes, cunde la idea de que la década de control orgánico de Cospedal ejercerá un contrapeso decisivo en las votaciones.

En esta batalla, no obstante, todavía hay muchos territorios por situarse. Madrid ha ordenado libertad de voto entre su militancia y Galicia, uno de los feudos más poderosos del partido, está previsto que haga lo mismo. Se espera con interés un posible pronunciamento de Juan Vicente Herrera desde Castilla y León, otro de los ejes que serán decisivos en este proceso. Santamaría tiene casi asegurada la victoria en provincias como Valladolid o León, las de más peso, pero el rol que juegue Fernándo Martínez-Maillo en Zamora o Salamanca puede ser importante.

Queda por aclarar qué papel jugarán los leales a Rajoy, como Ana Pastor

Existe dentro del partido una última duda, que trata de descifrar qué sucederá con el entorno más cercano a Mariano Rajoy, encarnado en la figura de Ana Pastor. Un grupo de diputados ha pidió a la presidenta del Congreso que presentara su candidatura antes del final del plazo, este mismo miércoles, pero la exministra de Fomento ha descartado esta posibilidad.