Pablo Casado. EP

logo
La campaña de Pablo Casado, bajo sospecha

Política

La campaña de Pablo Casado, bajo sospecha

En el partido no ha gustado la guerra de avales al tiempo que se extiende la idea de que tenía diseñada su estrategia desde hace tiempo

Las primarias populares van a ser duras. Aunque todos los candidatos hacen llamamientos al juego limpio, hay demasiado en riesgo como para que nadie afloje en esta carrera por atraerse el favor de los militantes populares. Lo que parecía que poco menos iba a ser una apariencia de consulta a las bases con una candidatura fuerte y, a lo sumo, alguna otra de comparsa sin posibilidades, ha devenido en un pulso entre tres pesos pesados del partido, María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, donde a uno de ellos se le ha acusado de jugar con ventaja.

Es el caso de Casado, el primero que anunció sus intenciones sucesorias nada más abrirse el plazo de presentación de candidaturas y el primero, también, en echarse a la carretera. Y ahí han surgido las críticas. Este viernes la comisión organizadora del congreso extraordinario, presidida por el eurodiputado Luis de Grandes, se reunió en Génova para, entre otras cosas, proclamar el nombre de los aspirantes, -con la única baja de José Luis Bayo-. Allí se cuestionó que Casado hubiera arrancado su campaña antes de plazo.

La campaña no arrancaba hasta este sábado y Casado dedicó jueves y viernes a actos con afiliados

Oficialmente no comienza hasta este 23 de junio y se extenderá hasta el 4 de julio. El 5 es el día de las votaciones en todas la sedes territoriales del PP de España, donde los militantes depositarán en una urna el nombre de su favorito para dirigir el partido tras la marcha de Mariano Rajoy y, en la otra, elegirán a sus compromisarios al cónclave del 20 y 21 del próximo mes. Y serán los delegados los que votarán en el sistema de doble vuelta bendecido en el XVIII congreso popular, que se celebró hace apenas año y medio.

Una idea del tenso clima que se vive en estas primarias lo da el hecho de que desde Génova se explica que «se ha dado un toque de atención al equipo de Pablo para que cancelase sus actos de este viernes y esperara, como todos, al sábado por la mañana». Y la otra es la versión del propio equipo de Casado que asegura no solo no haber recibido ningún tipo de admonición, sino que incluso desmiente que hayan arrancado antes de tiempo la campaña. «Pablo se ha estado reuniendo en lugares públicos con militantes del partido a los que no ha pedido su voto, sino que participen en las primarias y no hemos cancelado nada», explica a El Independiente un miembro de su equipo.

Preparado con mucho tiempo

Pero desde el resto de las candidaturas no dejan de mirar con recelo el gran despliegue del que fuera portavoz de Génova. Lema, vídeos de campaña, periplo por España… Ha pasado por León, Ávila, Palencia, Alicante, Elche y Castellón en tan solo dos días y eso antes de que diera el pistoletazo oficial de salida. «Da la sensación de que lo tenía preparado mucho antes del lunes 11», indican fuentes populares. De hecho, parece que ya el viernes 8 contactó con algunos antiguos asesores ministeriales para que se unieran a su equipo.

Se le acusa también de haber usado sin permiso datos personales de afiliados

Pero el malestar no procede solo de una campaña electoral relámpago. El Periódico de Cataluña revelaba que se había abierto una investigación interna en el PP contra el equipo de Casado por el uso de datos de los afiliados que solo pueden proporcionarse a través de la Comisión Organizadora del Congreso. La llamada COC es ahora la máxima autoridad de un partido que tiene a su todavía presidente, Mariano Rajoy, trabajando en el Registro de la Propiedad de Santa Pola (Alicante) y a su número dos, María Dolores de Cospedal, de campaña para defender su candidatura y con sus funciones limitadas al capítulo de representante administrativa del PP.

Mientras el partido negaba de manera oficial que se hubiera producido ningún incidente con los datos de los afiliados, cuestión que también descartaron en el entorno del que fuera portavoz del PP, otras fuentes consultadas por El Independiente confirmaban dicha investigación, que habría surgido por la queja de algún afiliado tras recibir «propaganda electoral» del ex portavoz del PP y diputado por Ávila.

Existan o no esas pesquisas, lo cierto es que el hecho de que Casado haya conseguido atraer para su equipo a buena parte de la gente de redes del partido, ha levantado no pocas suspicacias. Por otro lado, un dirigente ya veterano en comités organizadores de congresos y elecciones explica que Casado «cuenta con esos datos porque su vicesecretaría los tiene», lo que ayuda a alimentar las sospechas de partir con ventaja.

Contra la «guerra de avales»

Tampoco ha sentado bien la «guerra» de avales que reprochan de nuevo a los pablistas. Es verdad que el día de ventaja que tuvo al adelantarse a todos y anunciar su candidatura le permitió reunir más de 5.000, frente a los 3.336 de Cospedal o los 500 de la candidatura del ex ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo. Por su parte, Santamaría no quiso revelar cuántos había cosechado. Pero esa indudable demostración de fuerza no ha sido bien recibida no solo por sus oponentes sino por algunos presidentes territoriales que se mantienen callados sobre sus preferencias.

Los seis candidatos a la presidencia del PP -una vez caído, al menos temporalmente, el valenciano José Luis Bayo, tras no conseguir los 100 avales preceptivos- prosiguen su campaña interna lanzándose mensajes velados y no tan velados sobre las fortalezas de los propios y las debilidades de los ajenos. La candidatura de María Dolores de Cospedal, con fuerte penetración en no pocos aparatos territoriales, es una de las más movilizadas junto a la de Casado y Sáenz de Santamaría.

Se plantó delante del chorizo de Bárcenas y le ganó en los tribunales», dicen los partidarios de Cospedal

Y muy buena parte de esa campaña se desarrolla en las redes sociales, donde decenas de los partidarios de la castellano-manchega han recibido vía WhatsApp un decálogo de origen apócrifo en el que puede leerse, entre otras virtudes de la ex ministra de Defensa que «se plantó delante del chorizo de Bárcenas y le ganó en los tribunales». También se afirma de manera tajante que «todos sabemos que hubiera aplicado un 155 más contundente» o que el 1 de octubre del año pasado, día del segundo referéndum ilegal de independencia de Cataluña «fue la única candidata que estuvo con los afiliados catalanes».

También Cospedal, «es la única candidata que sabe cómo se ganan unas elecciones. Ganó a los socialistas en La Mancha por primera vez en la historia» y «en los peores momentos ella sí ha dado la cara por el PP», argumentos que enarboló en la presentación de su candidatura ante la Junta Directiva regional del partido en Castilla-La Mancha.

Cospedal arrancará su campaña este sábado en Barcelona, con un acto con afiliados en la sede del PPC, para desplazarse por la tarde a Castellón y acabar en Valencia. Su empeño es hacerse 12.000 kilómetros en los doce días de campaña, con más de treinta actos por toda España.

Por su parte, la ex vicepresidenta comienza con un café con churros en Málaga donde participará en un mitin arropada por el presidente provincial, Elías Bendodo, y el carismático alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, un acto con los jóvenes del partido y una «paella» popular es lo que se sabe hasta el momento de su campaña.

Comentar ()