El ex primer ministro francés Manuel Valls está cada vez más cerca de dar el paso definitivo y convertirse en candidato por Ciudadanos para arrebatarle a Ada Colau la Alcaldía de Barcelona. Él mismo se mostró este miércoles “muy animado” en una entrevista en 8TV para aceptar la propuesta de Albert Rivera y aseguró en público que “lo estaba pensando”, aunque, según ha podido saber El Independiente, en privado confirmó esta misma semana que la decisión ya está tomada.

Valls se reúne este jueves con personas de la sociedad civil y, se da la circunstancia de que este mismo fin de semana el ex primer ministro francés acompañará a Rivera en el acto de la plataforma España Ciudadana que tendrá lugar en Palma de Mallorca. “Sería un honor que aceptara ir con una candidatura abierta para ganarle al separatismo en las urnas”, subrayó el presidente de Ciudadanos en una rueda de prensa el pasado lunes al término de la reunión de la ejecutiva del partido. Aunque no quiso dar pistas de si será en este acto cuando se produzca el anuncio definitivo de Valls, sí adelantó que esperaba que la confirmación tuviera lugar “en las próximas semanas”.

Fue el pasado mes de abril cuando Rivera anunció que estaban buscando perfiles independientes como el de Valls para las autonómicas y municipales de 2019. Sería su gran apuesta para un lugar clave como la ciudad de Barcelona. Tras dos años como primer ministro durante el gobierno de François Hollande (2014-2016), fue anteriormente el responsable de la cartera de Interior y abandonó la militancia socialista después de casi cuatro décadas para unirse al proyecto de Emmanuele Macron, con quien Rivera se ve muy reflejado por marcar el centro político en su país. De hecho, ahora trabaja para la marca equivalente a Ciudadanos en Francia, En Marcha, que gobierna en la actualidad, por lo que su aterrizaje en la política española no supondría ningún viraje.

Como catalán, Valls siempre se ha mostrado preocupado por la situación con la crisis independentista. De hecho, ha llegado a participar en las manifestaciones de Sociedad Civil Catalana junto a Ciudadanos para apoyar el unionismo. Éstas últimas semanas también ha tenido una apretada agenda en España. El pasado lunes participó junto a Vargas Llosa en los cursos de verano de El Escorial, en los que reclamó que no se permita que el nacionalismo destruya esta España “civilizada, libre, moderna y democrática y la regrese a la España pobre, tercer mundista y sometida a una dictadura”.

Una idea que también quiso transmitir en otro debate junto al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrel, durante el coloquio que ambos protagonizaron el miércoles en la Universidad Menéndez Pelayo, en Santander. En él expresaron la necesidad de la unidad tanto en España como en Europa. Y es que su visión europeísta es otro de los puntos en común con la formación naranja. Su agenda en España continuará al menos durante el resto de la semana, ya que hoy mismo se encuentra en Barcelona y el fin de semana acompañará a la formación naranja en el tercer acto de su plataforma ciudadana.