Política

Casado y Aznar se ponen al día: la reunión ha durado más tiempo que con Rajoy

La última vez que Aznar pisó la sede de Génova fue en diciembre de 2015, cuando acudió por sorpresa y cuestionó el liderazgo de Mariano Rajoy

Pablo Casado y José María Aznar

Pablo Casado y José María Aznar

El líder del PP, Pablo Casado, y el ex presidente del Gobierno José María Aznar se han puesto al día hoy en Génova durante una reunión de dos horas. Ha durado más tiempo que la que mantuvo el lunes con Mariano Rajoy, cita aquella en la que Casado tomó «posesión» de su despacho en la planta séptima de la sede nacional popular.  A Aznar, que no fue invitado al congreso extraordinario del PP del pasado fin de semana, le faltó tiempo para acudir a la convocatoria con su antiguo asesor al que siempre se ha identificado con él.

La maniobra de Casado no ha dejado de causar sorpresa, sobre todo porque durante toda la campaña de las primarias y del cónclave popular insistió en afirmar que tras su candidatura no estaba ni la mano de Aznar ni la mano de FAES, tal y como subrayaban los partidarios de la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, que también aspiró a la sucesión de Rajoy.

Aznar y Casado hablaron sobre los «desafíos y retos que afronta España»

Lo único que ha trascendido de la cita es que ambos ha hablado de «los desafíos y de los retos que afronta España», sin más concreciones, pero que buena parte de la conversación ha  girado en torno a la política internacional «en la que Pablo Casado estuvo trabajando durante dos años con Aznar». Por lo demás, la reunión «se ha desarrollado en un ambiente de confianza y esperanza en el futuro».

La cita se produce tan solo tres días después de haber sido elegido en el XIX Congreso Nacional del PP, donde por primera vez se empleó un mecanismo de primarias para elegir al líder popular. Se trata de un gesto muy simbólico, uno de los primeros como presidente del PP, que va en sintonía con lo que ha defendido las últimas semanas en campaña, con la vuelta a los principios nucleares del Partido Popular y la reconciliación con el pasado del partido.

 

Al punto de la mañana, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez-Feijóo, confirmó este sorpresivo encuentro, al que trató de restarle importancia. «Me dijo ayer que se iba a reunir con Aznar, me parece normal», ha relatado en una entrevista en RNE.

La última vez que Aznar acudió a la sede de Génova fue en diciembre de 2015, tras las elecciones generales del 20D, cuando apareció por sorpresa en el Comité Ejecutivo en calidad de presidente de honor.

En su intervención puso en cuestión al entonces presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, y pidió un congreso abierto para buscar un sucesor al líder del PP. Un proceso que paradójicamente se ha llevado a cabo estos días, dos años y medio después de su petición.

Aquel día fue un punto de inflexión en la relación con Aznar, que se distanció del partido. El ex presidente se ha mostrado crítico con el Partido Popular en los últimos meses, acusando a sus nuevos dirigentes de haber «desconcertado» a sus votantes por el viraje del partido.

«Orgullosos del pasado y ambiciosos con el futuro».

Casado ha recibido en campaña múltiples críticas por ser el ‘favorito’ de Aznar, aunque Aznar ha procurado mantenerse neutral en las primarias. Dese Cospedal a Santamaría, todos acusaron al candidato de su excesiva cercanía con el dirigente, caído en desgracia tras su divorcio total del PP en diciembre de 2016, poco después de que FAES, presidida por Aznar, se desvinculara del partido.

En la campaña de primarias que culminó este sábado, Casado ha defendido el legado de todos los ex presidentes del PP, incluido José María Aznar, una figura vetada en los últimos años entre los populares dada su animadversión con el ex presidente Rajoy. El ahora líder popular no tuvo problema en mencionarle durante la campaña, a diferencia de su competidora, Soraya Sáenz de Santamaría, que evitó pronunciar su nombre, como tampoco nombró a Cristina Cifuentes, caída en desgracia tras la polémica del máster, o Esperanza Aguirre, ex presidenta del PP madrileño.

El equipo de Sáenz de Santamaría ha pivotado la campaña en el eje opuesto, y no ha dudado en cuestionar al ex presidente de Gobierno. El pasado junio Alfonso Alonso, líder del PP vasco del equipo de Soraya Sáenz de Santmaría, aseguró que Aznar estaba «alejadísimo» de lo que pensaban las bases populares. «No está actualizado».

Por contra, Casado siempre ha defendido la reconciliación con el pasado del PP, y lo dejó claro en los días previos al Congreso. «Orgullosos del pasado y ambiciosos con el futuro»; ha sido uno de sus lemas de campaña que ahora materializa en esta reunión sorpresa. La etapa que se abre tras el cierre de la era Mariana

«Es el momento de aglutinar»

El líder del PP catalán, Xabier García.Albiol, ha dado su visto bueno al encuentro organizado por Casado y Aznar. «Es un gesto interesante»; ha reseñado en una entrevista en Espejo Público, donde ha admitido que la cita puede pasar cierta factura entre las bases. «A alguien le puede molestar pero la inmensa mayoría de votantes del PP lo vemos de manera positiva porque es el momento de aglutinar y volver a atraer al PP a aquellas personas que están a la derecha del PSOE».

Además, ha bendecido la reconciliación con el pasado que ha emprendido Pablo Casado, y ha destacado positivamente el hecho de que «después de un cierto alejamiento evidente, está dipuesto a un acercamiento al PP, en ambas direcciones», ha asegurado, en referencia a la mala relación mantenida entre Aznar y el partido.

Comentar ()