Política

El 'caso máster' deprime al PP tras el respiro por la victoria de Casado: "Volvemos al bucle"

Preocupación entre los candidatos por la posibilidad de que la investigación judicial coincida con las elecciones de 2019

Pablo Casado habla con los periodistas tras su comparecencia de este lunes.

Pablo Casado habla con los periodistas tras su comparecencia de este lunes. EFE

El traslado del caso del máster de Pablo Casado al Tribunal Supremo ha vuelto a sacudir a una organización que empezaba a respirar tras el «calvario» sufrido por diversos casos de corrupción en la última década. Uno de ellos, la trama Gürtel, le ha costado nada más y nada menos que la abrupta pérdida del Gobierno de España tras ganar las dos últimas elecciones generales.

Tras pagar ese precio «altísimo», las primarias del PP y la inesperada victoria de Pablo Casado dieron unas semanas de respiro a un partido que se modernizaba y que por primera vez elegía a su líder a través de un proceso democrático. Pero el oxígeno ha sido breve. A pesar de que este caso no responde a delitos de corrupción, la organización se siente de nuevo «dentro del bucle» del que tanto le ha costado salir.

Dirigentes del PP explican que la elevación al Supremo de la exposición razonada no genera nerviosismo ni preocupación en el seno del partido, ya que se contaba con este escenario cuando los compromisarios del PP decidieron mayoritariamente convertir a Pablo Casado en su presidente. «En el congreso del partido todos lo sabíamos, es algo que venía por descontado», explica un dirigente.

En la misma línea, la cúpula del partido se muestran convencida de que el traslado del caso al Supremo no se debe a que la juez haya detectado indicios de delito, sino a su preocupación de incurrir en una práctica irregular que tumbe el procedimiento. Por todos estos motivos, la organización se muestra confiada en que el flamante presidente del PP saldrá indemne de este caso y podrá demostrar su inocencia a partir de ahora.

No obstante, en el PP no ocultan el desgaste electoral que puede producirle el caso del máster. Entre los territorios ha cundido la alarma de que la lentitud del procedimiento pueda alargarlo hasta 2019, año en el que se celebrarán elecciones municipales, autonómicas, europeas y probablemente andaluzas y generales.

Algunos alcaldes y candidatos ya han advertido de esa coincidencia que serviría a los adversarios políticos para «volver a situar al PP en ese bucle de la sospecha». En el peor de los casos, consistente en que Casado resulte imputado, supondría un «escenario fatal» para los intereses electorales del PP. «Nadie quiere imaginarlo. Se nos viene encima un año electoral muy sensible y la sensación interna es que el caso se archivará», explican en el partido. «Esto se sabía que iba a pasar, no es nada nuevo ni sorprendente. Pero hemos pasado la Gürtel, hemos hecho un proceso participativo ejemplar y cuando logramos salir de todo volvemos al bucle por un asunto menor. La gente no lo entiende», explica un dirigente, que señala que el primero que está sufriendo esa incomprensión es el propio Casado. «Llega con toda su ilusión y se encuentra con este mazazo», lamenta.

Comentar ()