El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha invitado este fin de semana a su residencia oficial del Palacio de las Marismillas de Doñana (Sevilla) a la canciller alemana, Angela Merkel, que estará en el recinto sevillano el sábado y el domingo para abordar el asunto de la inmigración. El líder socialista se desplazó el pasado viernes en un Falcon oficial a Rota para pasar las vacaciones de agosto entre Doñana y su residencia en Mojácar. Sánchez hizo un paréntesis en sus vacaciones este lunes para acudir a Mallorca a la recepción del rey Felipe VI en el Palacio de Marivent, pero la reunión con Merkel no alterará sus planes de veraneo, y la reunión con la líder europea tendrá lugar en Doñana. Desde Moncloa destacan que esta “reunión informal” es muestra de la “excelente sintonía que existe entre ambos mandatarios”.

Moncloa anuncia el encuentro en la finca de las Marismillas “para repasar la agenda bilateral y europea, con especial atención a la inmigración”, además de “la reforma de la unión económica y monetaria” en la que Pedro Sánchez quiere abogar por “el pilar social y las directivas de calidad en el empleo”, destaca la nota del Gobierno.

En la agenda también habrá un balance de la cumbre de la OTAN y la defensa europea. “Será un fin de semana de trabajo, a invitación del jefe del Ejecutivo español”, subraya, destacando también la parte lúdica del encuentro: “Durante el fin de semana, Angela Merkel conocerá también la belleza del paraje natural del Parque de Doñana y la labor que allí se realiza para la defensa y recuperación de especies amenazadas, como el lince ibérico”.

Segunda reunión con Merkel sobre crisis migratoria

Desde su llegada al Gobierno, Sánchez ha mantenido varias reuniones con dirigentes europeos para hablar de la crisis migratoria. El encuentro de este fin de semana se produce días después de que casi 700 personas cruzaran la valla de Ceuta.

El pasado junio la Unión Europea se comprometió a llegar a un acuerdo de mínimos para crear centros de acogida y abordar el problema. El primer contacto entre Sánchez y Merkel se produjo en Bruselas con motivo de la cumbre sobre inmigración convocada por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. En el encuentro Sánchez y la canciller mostraron cierta cercanía, y el hecho de que se sentaran en sillas contiguas en esa cumbre propició que intercambiaran varias conversaciones que continuaron después en su primera reunión bilateral en la Cancillería alemana, donde Sánchez fue sido recibido con honores militares. Ahora Sánchez devuelve los honores a Merkel y le recibirá en su palacio residencial de verano, un espacio más distendido para abordar las exigencias de España en la crisis.

En el último encuentro con Merkel, acordaron más recursos económicos para el “diálogo bilateral con los países de origen y de tránsito”. A cambio, España actuará con “empatía” hacia los países que no están en la frontera sur, como Alemania, “que ha sufrido una gran presión durante la crisis migratoria de 2015”, según declaró Sánchez tras la reunión.