Primero fue el máster de Cristina Cifuentes, después el de Pablo Casado y ahora el de Carmen Montón. Los tres tienen un elemento en común: fueron impartidos por el Instituto de Derecho Público, el organismo de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) investigado por un juzgado de Madrid por regalar presuntamente los títulos a alumnos VIP. Hay semejanzas entre los casos, pero también algunas sensibles diferencias.

  1. ¿Cursaron el mismo máster Pablo Casado y Carmen Montón? No. El hoy presidente nacional del PP cursó el máster en Derecho Público del Estado Autonómico, mientras que la actual ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social completó su formación universitaria con Estudios Interdisciplinares de Género. Tampoco cursaron estas enseñanzas el mismo año: Casado lo hizo en el 2008/2009 y Montón, el 2010/11. Ambos títulos fueron expedidos por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), el primero directamente organizado por el Instituto de Derecho Público (IDP) -dirigido desde su creación por el catedrático Enrique Álvarez Conde e intervenido tras estallar el escándalo del máster de Cifuentes- y el segundo gestionado por este organismo.
  2. ¿Hicieron el Trabajo Fin de Máster (TFM)? Ésta es una de las diferencias esenciales entre ambos casos. El máster en Derecho Público del Estado Autonómico cursado por Pablo Casado estaba amparado por el real decreto 56/2005 de 21 de enero, por el que se regulaban los estudios universitarios oficiales de posgrado antes de su derogación en octubre de 2007. Los másteres cuyos planes de estudio fueron elaborados y verificados antes de la entrada en vigor de la citada norma de 2005 -caso del cursado por el líder del PP- no incluían la obligación de que los estudiantes elaboraran un trabajo final, como ya ha contestado la URJC a requerimientos de información formulados por la juez que instruye el caso Máster. Esta versión ha sido avalada por varios testigos en sede judicial. En su comparecencia ante la prensa, la ministra de Sanidad ha mantenido este lunes que ella sí elaboró un TFM (sobre reproducción asistida), requisito que también debió cumplir Cristina Cifuentes al cursarlo ella después de que el decreto 2005 fuera derogado y se aprobara otra normativa -el real decreto 1.393/2007 de 29 de octubre- que establecía que las enseñanzas universitarias oficiales de máster debían concluir con la elaboración de un trabajo como colofón a los estudios. Carmen Montón no lo defendió ante el tribunal como era preceptivo, como tampoco sus compañeros de promoción. Fuentes universitarias consultadas por este diario reconocen que ello constituye una irregularidad administrativa, al tiempo que explican que en aquellos momentos era «muy laxa» la aplicación de la norma en numerosas universidades españolas. La tutora del TFM de Montón fue Laura Nuño, directora del máster e imputada en el caso que investiga el Juzgado de Instrucción 51 de Madrid.
  3. ¿Tenían la obligación de asistir a clase? Cuando comenzaron a publicarse informaciones que cuestionaban la legalidad de la obtención de su título de posgrado por la URJC, Pablo Casado reconoció que no asistió a clase al contar con la autorización del director del IDP, Enrique Álvarez Conde. La titular de Sanidad ha defendido este lunes que hizo el máster «a distancia», sin poder precisar el número de sesiones a las que acudió físicamente alegando el tiempo transcurrido. Según informa eldiario.es, no fue ésta la versión que mantuvo Montón cuando se reunió durante casi dos horas con tres periodistas de este medio para dar explicaciones antes de que se publicara la noticia. Entonces aseguró que lo cursó presencialmente, pese a las obligaciones que entonces ya tenía: era diputada en el Congreso. En las guías docentes de varias asignaturas se cifraba en al menos el 80 % el volumen de asistencia a clase, requisito que la ministra no habría cumplido. En todo caso, la responsable de Sanidad en el gabinete de Pedro Sánchez ha admitido que empezó a acudir a las sesiones en enero, cuando ya había terminado un trimestre y se habían impartido parte de las asignaturas.
  4. ¿Se beneficiaron de convalidaciones? Casado superó mediante convalidaciones 18 de las 22 asignaturas que integraban su máster, no apreciando la juez en la exposición razonada elevada al Tribunal Supremo que exista «irregularidad grosera en el reconocimiento de créditos». Y el resto de las materias las superó -según su testimonio- con la elaboración de cuatro trabajos que suman 92 folios. Los periodistas han podido ver las carátulas de estos, pero se desconoce su contenido. A Montón le constan al menos dos convalidaciones, según ha podido conocer este periódico. Y ahí radica una de las grandes incógnitas, puesto que la ministra de Sanidad ha asegurado hoy que no lo solicitó. Y este requisito, junto a la presentación de una determinada documentación y la presentación de un modelo oficial en el que el estudiante detalle las asignaturas que desea que se le reconozcan, es imprescindible para aprobar asignaturas sin tener que cursarla. La duda que se plantea es si presentó trabajos a las profesoras de esas asignaturas dado que no pidió reconocimiento de créditos.
  5. ¿Se modificaron las calificaciones? En el caso de Carmen Montón, sí. A la socialista valenciana se le cambiaron notas en al menos tres asignaturas, en algún caso meses después de que hubiera terminado sus estudios. Sólo esta circunstancia debía de haber sido suficiente para que no se le hubiese permitido presentar el Trabajo Fin de Máster (TFM), como establece la normativa de la URJC. En cuanto a Casado, no consta que se alteraran las calificaciones en las cuatro asignaturas cuyos créditos no le fueron reconocidos directamente.
  6. ¿Plagiaron en sus trabajos? El 36 % del TFM está formado por párrafos extraídos de trabajos de nueve autores -tesis doctorales, libros, artículos…- y de textos procedentes de Wikipedia. En un intento vano, el equipo de Montón ha achacado esta circunstancia a un problema a la hora de referenciar la bibliografía. Al menos de momento no ha trascendido que el contenido de los cuatro trabajos presentados por el hoy presidente del PP -entonces diputado del PP por la Asamblea de Madrid- esté copiado de trabajos de otros autores. En cualquier caso, él no ha permitido a los periodistas que tengan acceso a ellos.
  7. ¿Están siendo investigados? De momento, la juez del caso Máster ha elevado exposición razonada al Tribunal Supremo al entender que la actuación de Casado podría ser constitutiva de los delitos de prevaricación administrativa y cohecho impropio. El alto tribunal tiene que determinar si ve motivos para investigar al presidente del PP -es el único organismo jurisdiccional competente, dado que goza de aforamiento por su condición de diputado en Cortes- antes de solicitar el suplicatorio a la Cámara Baja. El máster de Montón no se encuentra hasta ahora dentro del perímetro de la investigación que dirige la titular del Juzgado de Instrucción 51 de Madrid. Sí se está investigando en el marco de un procedimiento de información reservada que instruye desde junio la URJC, que, en caso de apreciar irregularidades, tendrá que elevarlo a la Justicia.