Política

El PP andaluz asegura que puede llegar a sumar con Cs para ganar las elecciones

Un sondeo interno que manejan los populares vaticina una horquilla para la suma PP-Ciudadanos de entre 52 y 57 escaños

logo
El PP andaluz asegura que puede llegar a sumar con Cs para ganar las elecciones
El líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, y el de Ciudadanos, Juan Marín

El líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, y el de Ciudadanos, Juan Marín EFE

Resumen:

Los populares creen que hay partido que jugar en las elecciones andaluzas. Que por vez primera en la historia de esta comunidad puede haber una fórmula de gobierno autonómico que no pase por el omnipotente PSOE-A. Es más, un sondeo interno que manejan los populares vaticina una horquilla para la suma PP-Ciudadanos de entre 52 y 57 escaños, esto es, con posibilidades de conseguir los 55 escaños de la mayoría absoluta, según aseguran fuentes del PP a El Independiente.

El sondeo, del mes de septiembre, aleja, además, el fantasma de «sorpasso» por parte de Ciudadanos. «El PP queda por arriba», afirman las fuentes consultadas que no han querido desvelar más datos. Ese es, de hecho, el primer objetivo del candidato popular,  Juan Manuel Moreno, evitar que formación de Albert Rivera quede segunda tras el PSOE, tal y como apuntaron algunas encuestas. En cambio, con el relevo al frente del partido, Casado «recupera fidelidad. Ha cambiado la tendencia y Ciudadanos no está tan fuerte» como para hacerse con el segundo lugar del escalafón.

Génova descarta de plano el «sorpasso» de Ciudadanos

Si, además, sumaran con los naranjas una fuerza suficiente con la que descabalgar a Susana Díaz, los populares iniciarían la remontada electoral para presentarse en la mejor de las condiciones a las elecciones locales, autonómicas y europeas del 26 de mayo del año que viene.

Sostienen que el desgaste que Susana Díaz sufre por los casos de corrupción en Andalucía  y los supuestos «guiños» de Pedro Sánchez al independentismo catalán -que ya se encargarán ellos de destacar durante la campaña electoral- pueden afectar a las opciones de la andaluza. Eso, unido al convencimiento de que Ciudadanos no tendría más remedio ahora que apoyar un relevo al frente de la Junta si suman con el PP, les permite cierta albergar esperanza.

Confían en que Rivera no puede sostener a Díaz si Cs suma con el PP

«Rivera no puede correr el riesgo de ser acusado de sostener el régimen socialista andaluz ante otras fórmulas de gobierno», esto es, que su electorado no entendería que contribuyera a que el PSOE se perpetúe en la Junta de Andalucía so riesgo de sufrir un fuerte castigo en las elecciones generales, sean cuando sean.

Actualmente los socialistas tienen 47 escaños más el apoyo de los 8 de Ciudadanos, lo que les permite llegar a los 55 asientos de la mayoría absoluta en un parlamento formado por 108 diputados. El PP sacó 33, Podemos 15 e Izquierda Unida 5. Mucho tendrían que subir populares y naranjas para que al aritmética le sea favorable al PP. Pero hay un dato nada desdeñable: Mariano Rajoy ganó en Andalucía las elecciones de la repetición, el 21 de junio de 2016.

Entonces consiguió darle la vuelta al marcador al conseguir 1.426.258 votos frente a un PSOE que quedaba segundo en su principal granero de votos, con 1.326.838 papeletas. Este es el número al que se aferran en el cuartel general de los populares para argumentar que la de las andaluzas no es una batalla decidida de antemano.

El PP va a «municipalizar» su campaña a la Junta de Andalucía

Y para ello se van a volcar con todas sus fuerzas en hacer campaña de la mano de Moreno y de los alcaldes andaluces del PP, que no son pocos. Jaén, Almería y Málaga tienen regidores populares, de hecho, «dos tercios de andaluces están gobernados por el PP en los ayuntamientos». Por eso van  a «municipalizar» la campaña a sabiendas de que su gran agujero electoral lo constituyen los pequeños pueblos, las zonas más rurales donde los socialistas siguen incontestables.

De hecho, creen que esta vez, tras el batacazo del 2015, cuando perdieron prácticamente todas sus mayorías absolutas, hay posibilidades de recuperar cuotas de poder territorial. Pero llegar al gobierno de la Junta de Andalucía sería un punto de inflexión para catapultar el liderazgo de Casado, que se somete a su primer test electoral apenas cuatro meses después de haberse hecho con la presidencia del partido en sustitución de Mariano Rajoy.

Previsión del PP andaluz

No ha pillado el adelanto electoral con el pie cambiado a los populares andaluces. Llevan meses aventurando que Díaz no aguantaría a marzo del año que viene, sino que intentaría tanto apartarse de las sentencias del juicio de los ERE como de unas elecciones generales. Otoño era la fecha marcada en rojo en el calendario. Se ha ido hasta diciembre, jugando al despiste, no se sabe si con la oposición o con su jefe de filas, Pedro Sánchez.