Política

Sánchez desautoriza a Iglesias y calma al PSOE: "En nombre del Gobierno negocia el Gobierno"

Resta importancia a la carta de Bruselas que le pide que envíe el borrador de los Presupuestos, no el plan presupuestario.

logo
Sánchez desautoriza a Iglesias y calma al PSOE: "En nombre del Gobierno negocia el Gobierno"
Pedro Sánchez saluda a Theresa May durante una cumbre europea.

Pedro Sánchez saluda a Theresa May durante una cumbre europea. EFE

Resumen:

«Agradezco al señor Iglesias el apoyo a esta propuesta presupuestaria, se lo agradezco, pero también recuerdo que la negociación en nombre del Gobierno la hace el Gobierno». Con estas palabras, desde Bruselas, ha desautorizado esta tarde Pedro Sánchez la negociación iniciada por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, con las fuerzas independentistas sobre los futuros Presupuestos Generales del Estado.

 

Iglesias acudirá este viernes a la prisión de Lledoners donde se encuentra el ex vicepresidente del Govern y líder de ERC, Oriol Junqueras, para tratar de arrancarle su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado pactados con el Gobierno de Pedro Sánchez. El dirigente ha informado al presidente del Gobierno de este encuentro y asegura a Sánchez “le parece normal que haya encuentros entre líderes políticos de diferentes organizaciones”, según explicó ayer en los pasillos del Congreso.

A pesar de que Iglesias aseguró que no acudía a la cárcel como «delegado del Gobierno», su protagonismo a la hora de negociar las cuentas públicas ha levantado estupor en el seno del PSOE, que reniega de esa imagen. De hecho, varios ministros como Josep Borrell (Exteriores) o María Jesús Montero (Hacienda), Nadia Calviño (Economía) y hasta la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, han marcado distancias este jueves con la reunión entre Iglesias y Junqueras.

El papel destacado que asume Pablo Iglesias para que los Presupuestos salgan adelante ha dado munición política al PP, que destaca que el líder de Podemos actúa como un vicepresidente de facto y que marca la política económica del Gobierno. «Es el puto amo», ha llegado a decir hoy en el Congreso Fernádo Martínez Maíllo (PP).

Lastra ha asegurado desconocer «de lo que va a hablar el señor Iglesias con el señor Junqueras», si bien ha querido dejar claro que «donde se pactan y se negocian los Presupuestos es en el Congreso de los Diputados con el resto de fuerzas parlamentarias». «Iglesias es el dirigente de otra formación política. Cuando lleguen los Presupuestos a la Cámara los negociaremos con los diputados de ERC», ha insistido la dirigente socialista.

El presidente del Gobierno ha ofrecido este jueves por la tarde una rueda de prensa en Bruselas para informar sobre la postura española en el Consejo Europeo y la cumbre del euro. Preguntado por la carta enviada por la Comisión Europea pidiendo aclaraciones sobre los detalles del borrador presupuestario para 2019, Sánchez ha restado importancia a la misiva.

«Las instituciones europeas confían en España. La confianza está, se percibe y ha sido explicitada por las autoridades europeas a pesar de los enredos de la oposición», ha asegurado Sánchez, q ue ha culpado a los «ultraconservadores» del PP de hacer una oposición desleal y de trabajar en contra de los intereses del país por advertir a Bruselas de que el plan presupuestario incumple el déficit aprobado por el Congreso de los Diputados.

«La Comisión Europea sabe que vamos a hacer esfuerzo reducción déficit estructural 0,4%, con un esfuerzo fiscal que va a recaer sobre la espalda de los que no han pagado tantos impuestos como debieran en los últimos siete años: los que cuentan con altos patrimonios, las grandes corporaciones, etc. Las previsiones son las previsiones y la del Gobierno es sacar a nuestro país del procedimiento del déficit excesivo, y hay buena acogida por parte de las instituciones europeas», ha asegurado el presidente.

Sánchez ha pedido a los periodistas que comparen esa misiva con la recibida por el Gobierno del PP durante los dos ejercicios anteriores para que comprueben la nueva «confianza» mostrada por la UE a su acuerdo presupuestario con Pablo Iglesias.

Con esa carta, Bruselas pide al Gobierno que le envíe el proyecto de presupuestos en vez del plan presupuestario -«su esqueleto», en palabras de la ministra de Hacienda- para poder evaluar de forma adecuada si cumple con los objetivos fiscales y del déficit. La Comisión Europea muestra así su temor a que el documento enviado por el Gobierno acabe siendo muy diferente del que se apruebe en las Cortes Generales.

El análisis del Ejecutivo comunitario en el caso concreto del plan presupuestario español se centra en averiguar si cumple con el esfuerzo estructural que se exige a España para el próximo año. La senda de consolidación fiscal obliga a adoptar ajustes estructurales equivalentes al 0,65% del PIB, pero el borrador incluye un ajuste del 0,4%, utilizando la flexibilidad que permiten las reglas (dividir medio punto porcentual del esfuerzo en dos años).

El presidente ha explicado también que ha propuesto a la UE la creación de un paro europeo para «proteger» a los ciudadanos frente a futuras crisis económicas. Se trataría de poner en marcha un sistema europeo de seguro de desempleo que complemente los nacionales, no que los sustituya, para «aumentar el nivel de protección de los más afectados en tiempos de crisis».

Comentar ()