Política

Interior prepara una norma y un homenaje para reconocer a “los resistentes” ante ETA

El delegado del Gobierno de Euskadi asegura que el Ejecutivo quiere reconocer no solo a las víctimas, sino también a quienes "le plantaron cara" a la banda terrorista

logo
Interior prepara una norma y un homenaje para reconocer a “los resistentes” ante ETA
El delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza.

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza. Mikel Segovia

Resumen:

El Ministerio del Interior trabaja en una norma y un acto de reconocimiento a “los resistentes” que no cedieron ante la amenaza y presión de ETA y su entorno y “le plantaron cara”. El delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza, ha asegurado esta mañana que es una de las asignaturas pendientes de las instituciones y que el actual Ejecutivo quiere reconocer no sólo a las víctimas directas que sufrieron los atentados de la banda sino también a quienes “le plantaron cara”.

Loza ha afirmado, durante un desayuno informativo, que existe “un vació” que ahora se quiere cubrir. Ha recordado que “los resistentes” no aparecen habitualmente en los actos y medidas que en reparación y reconocimiento de quienes sufrieron directamente “el terror” se viene haciendo en los últimos años. Por ello, ha anunciado que se trabaja en un acto público y en la elaboración de una norma que permita cubrir esa carencia.

La secretaria general del PSE, Idoia Mendia había arremetido con dureza contra el proyecto de nuevo estatus, un proyecto que la sociedad no comparte: “Queremos una sociedad en la que no se expidan carnés de vasquidad ni de sentimientos. Les confieso que me preocupa extraordinariamente”. Mendia ha hecho referencia a la propuesta en clave federalista defendía la semana pasada por dos centenares de intelectuales a través de una reforma de la Constitución y que ésta haya sido “descalificada como una opción que los españoles federalistas hacer para el País Vasco”.

“Decir esto es establecer categorías entre ciudadanos, es definir quién es vasco o no en función de su adhesión a las tesis nacionalistas. Es inaceptable y tremendamente preocupante”. La lideresa del PSE ha afirmado que ése no es “el camino que los socialistas queremos recorrer”: “Esta sociedad se ha ganado a pulso el derecho a la convivencia, a la diversidad, a la pluralidad, al diálogo y al acuerdo entre diferentes”.

El Ministerio del Interior trabaja en una norma y en un acto de reconocimiento a “los resistentes” que no cedieron ante la amenaza y presión de ETA y su entorno y “le plantaron cara”. El delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza, ha asegurado esta mañana que es una de las asignaturas pendientes de las instituciones y que el actual Ejecutivo quiere reconocer no sólo a las víctimas directas que sufrieron los atentados de la banda sino también a quienes “le plantaron cara”. Loza ha afirmado, durante un desayuno informativo, que existe “un vacío” que ahora se quiere cubrir. Ha recordado que “los resistentes” no aparecen habitualmente en los actos y medidas que en reparación y reconocimiento de quienes sufrieron directamente “el terror” se viene haciendo en los últimos años. Por ello, ha anunciado que se trabaja en un acto público y en la elaboración de una norma que permita cubrir esa carencia.

El delegado del Gobierno en el País Vasco ha recordado que miles de políticos, jueces, periodistas o empresarios “se plantaron” ante ETA pese a la amenaza que sobre ellos ejerció la banda terrorista. Ha citado al periodista José María Calleja “que suele decir que muchos pusieron la dignidad dos peldaños por encima del miedo”: “Este es un déficit que debemos cubrir y hacerlo con el mayor consenso, ese mi compromiso”, ha apuntado.

En su intervención también ha alertado del riesgo de que la memoria sobre lo sucedido sea injusta y débil. “Apreciamos un tendencia al olvido en la sociedad vasca”, ha dicho, “tal vez sea por el respiro que supuso el final de ETA o por la mala conciencia de lo que hizo cuando ETA mataba”. Por ello ha llamado a intensificar la batalla contra quienes aún se resisten a condenar la violencia y siguen buscando argumentos para justificarla en teorías “del conflicto” o en afirmaciones como las del “‘carnicerito’ de Mondragon diciendo que él no mataba personas, sino objetivos”.

Los presos y la autocrítica”

Loza ha subrayado que debe quedar claro que quienes mataron durante décadas lo hicieron “por una decisión voluntaria y libre”. También ha arremetido a los intentos por justificar la existencia de ETA apelando al contexto de la época, “al franquismo, al GAL o a las drogas: “Estoy seguro de que ellos tampoco aceptarían la justificación del contraterrorismo de Estado por la existencia de ETA, nadie lo admitiría”.

A la izquierda abertzale le ha instado a recorrer el camino de la deslegitimación de ETA, “no sólo de la violencia en el futuro, sino también de la pasada”. Ha recordado que el resto de la sociedad podrá colaborar en ese camino pero deben ser ellos quienes den el paso. “Habrá que huir de la cesión en los principios pero también de la humillación”: “Los principios deben ser inamovibles. La ‘pista de aterrizaje’ es la que es, ahí está, pero el giro del avión no lo debe hacer el Estado de derecho sino ellos”. Un viraje que, ha recordado, reclaman también los presos de ETA para iniciar su proceso de reinserción, “los presos están esperando su autocrítica, eso les ayudaría”, ha señalado. Ha anunciado que próximamente habrá “buenas noticias” para el colectivo de etarras en prisión en forma de nuevas progresiones de grado.

Sobre los planes educativos que a través de la unidad didáctica ‘Herenegun!’ (Anteayer) tiene el Gobierno vasco, y que tanta polémica han suscitado, el delegado del Gobierno ha señalado que en ningún caso deben plantear que existió “una ETA buena y una mala”. Cuestiona que se quiera trasladar que hubo un tiempo en el que la existencia de la banda pudo estar justificada, en tiempos de la dictadura franquista, y una sin justificación, en democracia. Ha subrayado que el Gobierno tiene sus propios planes educativos que ya se imparten en cuatro comunidades autónomas y que se ampliará a otras tres y que están dando buenos resultados. Sí ha reconocido que en ellos se debería haber contado con la aportación del Gobierno vasco. En el caso de ‘Herenegun!’ ha insistido en que se debe seguir trabajando para que en ellos se deslegitime plenamente la existencia de ETA.

Sobre el proyecto de nuevo estatuto en el que se trabaja en el Parlamento vasco, Loza se ha mostrado muy crítico. Ha recordado que elaborar un proyecto sobre unas bases aprobadas únicamente por formaciones nacionalistas está abocado al fracaso. Ha defendido que la norma que se apruebe deberá ser “mayoritaria y trasversal” para no caen en el “fracaso” de proyectos que no lo fueron, “como el pacto de Lizarra o el ‘Plan Ibarretxe’, respaldado sólo por el nacionalismo”: “El plan actual se parece mucho al ‘plan Ibarretxe’. Es una reforma no ajustada a derecho y abocada al fracaso”.

Autogobierno

Loza también se ha referido a la visita que el próximo 14 de noviembre llevará a cabo el presidente Quim Torra a Euskadi y en el que mantendrá una reunión con el lehendakari. Por la tarde tiene previsto dar una conferencia en San Sebastián para defender el procés. Loza ha confiado en que del almuerzo que mantenga con Iñigo Urkullu se puedan “suavizar” las posiciones del independentismo que representa Torra, “y que contribuya a desbloquear la situación en Cataluña y situar el diálogo como eje de relación entre catalanes y entre el Govern y el Gobierno de Pedro Sánchez”.

Poco antes, la secretaria general del PSE, Idoia Mendia había arremetido con dureza contra el proyecto de nuevo estatus, un proyecto que la sociedad no comparte: “Queremos una sociedad en la que no se expidan carnés de vasquidad ni de sentimientos. Les confieso que me preocupa extraordinariamente”. Mendia ha hecho referencia a la propuesta en clave federalista defendida la semana pasada por dos centenares de intelectuales a través de una reforma de la Constitución y que ésta haya sido “descalificada como una opción que los españoles federalistas hagan para el País Vasco”.

“Decir esto es establecer categorías entre ciudadanos, es definir quién es vasco o no en función de su adhesión a las tesis nacionalistas. Es inaceptable y tremendamente preocupante”. La lideresa del PSE ha afirmado que ése no es “el camino que los socialistas queremos recorrer”: “Esta sociedad se ha ganado a pulso el derecho a la convivencia, a la diversidad, a la pluralidad, al diálogo y al acuerdo entre diferentes”.