El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha invitado este lunes al presidente del PP, Pablo Casado, y al de Ciudadanos, Albert Rivera, a sumarse a la manifestación que han convocado el próximo 1 de diciembre en Madrid en contra de la «impunidad» de los 18 acusados en la causa del «procés».

Abascal ha anunciado esta convocatoria a las puertas del Tribunal Supremo, donde ha explicado las claves del escrito de acusación de Vox, que ejerce la acción popular en la causa, y en el que pide 74 años de prisión por dos delitos de rebelión y uno de organización criminal para el ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras.

El presidente de Vox ha invitado a todos los partidos constitucionalistas, destacando a PP y Ciudadanos, a «acudir a esa gran movilización nacional en contra de la impunidad» convocada a través de la plataforma España Viva el próximo 1 de diciembre en la madrileña plaza de Colón.

Abascal ha denunciado que los «socios» del Ejecutivo están haciendo que «el Gobierno lidere las presiones contra la Abogacía del Estado», la Fiscalía y la acusación popular que Vox ejerce en la causa, unas «presiones que buscan la impunidad» de los procesados.

Abascal convoca el 1-D en la madrileña plaza de Colón a una «gran movilización nacional en contra de la impunidad»

Por ello, han convocado una manifestación con el objetivo de evitar negociaciones entre el Gobierno y la Generalitat sobre futuros indultos para los líderes independentistas, en el caso de que resulten condenados en el procedimiento.

En sus manifestaciones a los medios, Abascal también ha hecho referencia al acto que tuvo lugar ayer en Alsasua (Navarra) en apoyo a la Guardia Civil, convocado por la plataforma España Ciudadana y apoyado por dirigentes de Ciudadanos, PP y Vox.

Abascal ha criticado las declaraciones del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que hoy ha pedido evitar actos que puedan generar «crispación», a la vez que ha condenado la actuación de los «salvajes» que atacaron con piedras a los concentrados.

Y también ha condenado las palabras del portavoz del PSOE en el Senado, Ánder Gil, que este domingo acusó a PP, Ciudadanos y Vox de «avivar los conflictos, no fomentar la convivencia y fomentar el agravio entre españoles».

En la causa del «procés», Vox acusa a Junqueras y a los cinco exconsellers que están en prisión provisional (Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn y Dolors Bassa) de dos delitos de rebelión y uno de organización criminal y pide para ellos 74 años de prisión.

En el caso de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell; del expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez; y del líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, pide 52 años de prisión como autores de dos delitos de rebelión y alternativamente, de dos de sedición, y uno de organización criminal.