Política

El PP hace frente a Vox: “Entendemos que quieras votarle, pero sólo ayuda a Susana”

Tras meses ignorando el auge del partido de Santiago Abascal, el PP ha empezado a reaccionar en la campaña andaluza

logo
El PP hace frente a Vox: “Entendemos que quieras votarle, pero sólo ayuda a Susana”
Fotograma del vídeo de VOX

Fotograma del vídeo de VOX

Resumen:

La amenaza silenciosa empieza a tornarse atronadora. Las encuestas llevaban meses anunciando un auge electoral de Vox que el PSOE y Podemos han utilizado como arma arrojadiza contra el PP mientras que el partido de Pablo Casado miraba hacia otro lado. La advertencia del CIS de que podría sacar un diputado por Almería en las elecciones andaluzas es el mejor augurio para el PP andaluz, que contempla la posibilidad de que logre hasta tres escaños el 2-D.

La formación que lidera Santiago Abascal ha venido a añadir una dificultad más a las opciones del PP-A, ya que Vox puede “quitar” tres diputados al PP por las circunscripciones de Córdoba, Sevilla y Almería. A pesar de restar al PP los apoyos necesarios para esos tres escaños, Vox podría quedarse a las puertas del Parlamento andaluz y no conseguir ninguno si no logra un 5% de los sufragios necesarios para entrar en la Cámara.

A medida que avanza la campaña electoral crece el número de asistentes a los actos de Vox: 400 jóvenes en Sevilla, 1.000 personas en El Ejido (Almería), 3.000 en Málaga… una tendencia que ha sorprendido y abrumado a los dirigentes del partido. Y no sólo a Vox, sino también al PP. En la dirección de su campaña se ha analizado con detenimiento la conveniencia de seguir ignorando a Santiago Abascal o hacer frente a la amenaza que supone para los populares.

Fruto de esa reflexión son nuevos mensajes en las redes sociales y anuncios que advierten de que votar a Vox es comprensible, pero inútil, ya que sólo sirve para debilitar a la derecha en Andalucía frente al bloque PSOE-Podemos de Susana Díaz y Teresa Rodríguez. “Entendemos que quieras votar a Vox”, reza uno de los spots difundidos por el PP, que advierte de que la ley electoral hace que ese voto acabe “desgraciadamente” ayudando a Podemos como ocurrió en Madrid en las municipales de 2015.

En esos comicios, Vox no logró ningún concejal, pero sus votos fueron decisivos para que Manuela Carmena llegara a la Alcaldía. Esperanza Aguirre (PP) ganó las elecciones con 563.292 votos y 21 ediles que sumados a los siete de Ciudadanos no alcanzaba la mayoría absoluta frete a los 20 logrados por Carmena y los 9 del PSOE. Por su parte, Vox logró 9.843 sufragios que evitaron el concejal número 22 del PP a costa de que Ahora Madrid se quedara con 19. A esa experiencia apela ahora el PP andaluz para hacer frente a Vox.

Al igual que ocurrió en el seno del PSOE durante el auge de Podemos, en el PP se ha abierto un debate sobre cómo reaccionar ante Vox para recuperar a sus votantes sin ofenderlos. De hecho, en su primera etapa como secretario general del PSOE, a Pedro Sánchez le reprochaba el PSOE andaluz que fuera demasiado agresivo frente a Podemos y espantara así a sus votantes. “Nuestros hijos están en Podemos”, advirtió también Josep Borrell durante las primarias del PSOE para recomendar una estrategia que rehuyera de la confrontación con el partido de Pablo Iglesias.

El PP ha aprendido esta lección y emprende una estrategia similar que se muestra cercano al votante de ultraderecha. “Entendemos que quieras votar a Vox”, reza el spot, antes de insistir en que el único voto útil para sacar a Susana Díaz del Palacio de San Telmo es el que aglutine el centro-derecha a través del PP.

Tanto Pedro Sánchez como Pablo Casado se han referido a Vox en sus mítines del fin de semana, que han competido con el acto protagonizado por Abascal en Málaga con cerca de 3.000 asistentes. Pedro Sánchez ha responsabilizado a PP y a Ciudadanos del auge de la ultraderecha mientras que Casado ha advertido en Córdoba de que “los apoyos a Vox podrían provocar que perdiéramos el cuarto escaño en esta provincia, que iría para Podemos”.