La antigua cúpula del Ministerio del Interior desconocía que el comisario Enrique García Castaño, El Gordo, intervino en la operación secreta que la Policía Nacional puso en marcha en 2013 para tratar de conocer el paradero de la fortuna del ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas cuando éste ya estaba imputado en el caso Gürtel y en la investigación por la financiación ilegal de la formación conservadora.

El juez de la Audiencia Nacional que investiga el caso Villarejo ha abierto una pieza separada para tratar de conocer cómo se llevó a cabo la denominada operación Kitchen, ante la sospecha de que se captó al chófer de Bárcenas -Sergio Ríos Esgueva- para sustraer documentos comprometedores que el entonces tesorero del PP guardaba en su domicilio. Otro magistrado de la Audiencia Nacional, José de la Mata, ha urgido la realización de un informe a la Secretaría de Estado de Seguridad acerca de los pagos realizados al conductor con cargo a los fondos reservados.

Según las fuentes consultadas, en esa operación policial participaron tanto José Manuel Villarejo -entonces agente encubierto adscrito a la Dirección Adjunta Operativa (DAO)- como García Castaño, jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) en aquellas fechas. Ambos están imputados en el caso Tándem que instruye el juez Diego de Egea junto con la Fiscalía Anticorrupción.

García Castaño pide que el Consejo de Ministros le otorgue la dispensa para informar «con todo detalle» de los hechos

Fuentes del Ministerio del Interior durante la etapa de Jorge Fernández Díaz consultadas por El Independiente subrayan que desconocían que Enrique García Castaño había participado en este dispositivo policial hasta que se ha publicado ahora en la prensa, tras la investigación que ha puesto en marcha el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional.

Por su parte, el comisario principal García Castaño presentó un nuevo escrito a De Egea la pasada semana en el que le pide que se dirija al Consejo de Ministros para que le dispense de la obligatoriedad de guardar silencio sobre operaciones policiales afectadas por la Ley de Secretos Oficiales a fin de «declarar sin las limitaciones impuestas» por la ley e informar «con todo detalle al órgano judicial de las condiciones en que se produjeron esos hechos y, con ello, poder acreditar su absoluta falta de responsabilidad penal».

El Gordo fue requerido por la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional para realizar un acercamiento al antiguo chófer de Bárcenas dentro de las pesquisas que los investigadores realizaban en el marco del caso Gürtel. Fuentes policiales califican de «falacia» y «leyenda urbana» que se hubiera robado documentación al antiguo tesorero del PP e insisten en que el objetivo de captar al conductor fue únicamente el de obtener pistas que llevaran a los investigadores a descubrir dónde guardaba el dinero.

  1. ¿Por qué captó la Policía al chófer de Bárcenas como confidente? La Policía entendía que Sergio Ríos, como testigo de conversaciones de la esposa del ex tesorero del PP, podría aportar pistas interesantes que permitieran conocer dónde guardaba éste el dinero obtenido de manera ilícita procedente de las mordidas y qué testaferros utilizó para ocultar su patrimonio.
  2. ¿Qué documentación se sustrajo supuestamente del domicilio de Bárcenas? Según publicó el diario El Mundo, en la ‘operación Kitchen’ se sustrajo al ex tesorero una caja con material sensible sobre la financiación irregular del partido como, por ejemplo, varios contratos entre el PP y empresas proveedoras que sirvieron para nutrir la ‘caja B’. Algunos de esos acuerdos fueron vinculados por Bárcenas a «imposiciones” de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal “para beneficiar a su entorno directo». Además, entre el material aprehendido al matrimonio Bárcenas- Iglesias se encontraban las agendas de trabajo del que fuera hombre fuerte de finanzas del PP y tarjetas con anotaciones manuscritas por el mismo.
  3. ¿Constan esos documentos en alguna causa judicial? De momento, no. La investigación del pago al chófer de Bárcenas con fondos reservados se detectó a partir de la incautación de grabaciones al comisario José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde hace un año como líder de la trama Tándem. A partir de ahí, la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional remitió el pasado 30 de octubre un informe a la Audiencia Nacional relatando lo sucedido en la operación Kitchen. Sin embargo, ni el juez de Tándem ni la Fiscalía Anticorrupción tienen en su poder los papeles que supuestamente le fueron robados a Bárcenas. Tampoco cuenta con ellos el instructor de la financiación irregular del PP, José de la Mata.
  4. ¿Lo ha reclamado ya algún juzgado? El instructor de los papeles de Bárcenas pidió el pasado viernes a la Secretaría de Estado de Seguridad un “informe urgente” sobre los supuestos pagos al chófer del alto cargo popular a cuenta de fondos reservados. En concreto, De la Mata quiere que Interior le dé todos los detalles sobre la ‘operación Kitchen’ y “en particular en lo relativo a sus objetivos, preparación, aprobación, ejecución, reporte, supervisión y control…». Además, el titular del Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional quiere que se le precise «las identidades de todas las personas que hayan participado en la misma y la de sus últimos responsables» e ir acompañado de toda la documentación generada en su desarrollo, como informes, notas de servicio y “cualesquiera documentos incautados o recibidos, en cualquier soporte y por cualquier vía”.
  5. ¿Cuánto tiempo ejerció el chófer como confidente? Sergio Ríos comenzó a colaborar con la Policía después de que Bárcenas entrara en la cárcel finales de junio de 2013 y se mantuvo como confidente hasta que, a principios de 2015, el ex tesorero del PP recobró la libertad tras depositar su familia una fianza de 200.000 euros. Luis Bárcenas se mantenía en prisión preventiva desde finales de junio de 2013, cuando el juez Pablo Ruz -atendiendo la petición de la Fiscalía Anticorrupción- ordenó su encarcelamiento por riesgo de fuga.
  6. ¿Qué pista decisiva aportó Sergio Ríos? Las fuentes consultadas por este diario aseguran que la única pista realmente relevante ofrecida por el chófer de Bárcenas a los investigadores fue la que permitió identificar a Javier Sánchez-Lázaro como supuesto testaferro, como informó El Confidencial.
  7. ¿Quiénes están siendo investigados en esta pieza? De momento, en esta pieza separada se estudia el papel desempeñado por los comisarios Villarejo y García Castaño, si bien es cierto que entre los planes de la Policía y el Ministerio Público se encontraba detener al chófer Sergio Ríos Esgueva con el objetivo de obtener material probatorio sobre los hechos investigados. Sin embargo, al haber trascendido el contenido de dicha pieza secreta a través de un medio de comunicación, unido a que se conoció que el magistrado de apoyo del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, el juez Diego de Egea, iba a abrir una pieza separada secreta sobre estos hechos –antes de que lo hiciese-, frustró el citado arresto. Los investigadores creen que se ha perjudicado “gravemente” al procedimiento que durante semanas estuvo llevando a cabo en secreto por parte de Asuntos Internos de la Policía.