Política

El Gobierno cuestiona que Borrell fuera escupido y exculpa a ERC del "espectáculo"

La ministra portavoz dice que "nadie escupe al Gobierno de España" e insiste en culpar al PP y a Cs del incidente

logo
El Gobierno cuestiona que Borrell fuera escupido y exculpa a ERC del "espectáculo"

La portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, este viernes en rueda de prensa en la Moncloa.

Resumen:

El Gobierno socialista continúa con su estrategia de minimizar el ataque sufrido por su ministro de Exteriores, Josep Borrell, por parte de dos diputados de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) el jueves en lo que consideran «un espectáculo bochornoso» en el Congreso de los Diputados. Después de que el presidente del Gobierno y la portavoz parlamentaria redujeran los insultos y el ‘escupitajo’ que denunció Borrell a una «falta de respeto» de las que habitualmente se producen en la Cámara, este viernes ha sido la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celáa, la que ha asegurado que al Gobierno «no le escupe nadie» antes de culpar al PP y a Ciudadanos de la crispación vivida en el hemiciclo, sin citar a Gabriel Rufián ni a Jordi Salvador.

«Al Gobierno de España no les escupe nadie. A nosotros no nos escupe nadie. El que escupa… pues es deleznable para él mismo. Yo no sé si este señor escupió o tuvo intención de escupir porque yo estaba de espaldas y no le vi», ha explicado Celáa en rueda de prensa, lamentando la «ofensa inmerecida» que a su juicio les ha lanzado Pablo Casado, que este viernes ha pedido el voto para el PP en Andalucía a los socialistas «avergonzados» de un Gobierno que permite que haya «impresentables» que les «escupen».

Preguntada por si cuestionaba la versión de Borrell sobre el ‘escupitajo’ que dijo haber recibido, la ministra ha insistido en que se refería a su experiencia personal y ha asegurado que el Gobierno apoya al titular de Exteriores.

Preguntada expresamente por la responsabilidad de ambos en el incidente, la portavoz ha mantenido el guión establecido: «Cuando el presidente del Gobierno fue insultado por el señor Casado adelantó que rompía relaciones con el señor Casado, no con el PP. La actuación de Rufián fue indigna de un parlamentario, lo que no significa que rompamos relaciones con su formación política», ha explicado.

Celáa sigue así la línea argumental marcada por la ‘número dos’ del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, que el jueves explicó que vio a un parlamentario de ERC hacer el «ademán» de escupir cuando abandonaba el salón de plenos, pero no «vio que escupía». Interrogada por  las consecuencias de ese episodio en las relaciones del Gobierno con los independentistas, Lastra defendió la necesidad de llegar a acuerdos con unas fuerzas y otras, sean del signo político que sean, porque los ciudadanos han sentenciado que se acabaron en España las mayorías absolutas por mucho tiempo. «Geometría variable que decía Zapatero», aclaró.

Renovación del CGPJ

Por otro  lado, la también ministra de Educación ha acusado al Partido Popular de bloquear el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por su «alarde obsceno de control del poder judicial». Se refería a la decisión del PP de romper la negociación que mantenía con el Gobierno para la renovación del órgano de gobierno de los jueces. Esta ruptura se ha producido después de la renuncia Manuel Marchena, el candidato pactado para presidir el CGPJ.

La decisión del magistrado, que preside la Sala Segunda del Tribunal Supremo, se produjo al día siguiente de conocerse un whastapp enviado por el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, a su grupo parlamentario en el que afirmaba: «controlaremos la Sala Segunda desde detrás». No obstante, el PP argumentó la ruptura de la negociación por el hecho de que el Gobierno filtrara el nombre del candidato Manuel Marchena y el clima que generó la filtración.

Sin embargo, en opinión del Gobierno, «esta situación se produce después de que el PP haya hecho alarde obsceno de su control del poder judicial». Isabel Celáa considera que «no es comprensible la actitud del PP rompiendo ese acuerdo a través del cual es necesaria e imprescindible la renovación del Poder Judicial». En su opinión, esta decisión «bloquea» un insitutión tan importante para el Estado de Derecho como es el CGPJ».