Pedro Sánchez y sus ministros, en Quintos de Mora (Toledo).

Pedro Sánchez y sus ministros (incluida Carmen Montón, primera por la izquierda), en Quintos de Mora (Toledo) el pasado 25 de agosto.

logo
La factura del cónclave veraniego de Sánchez con sus ministros: 6.320 €

Política REUNIÓN DE TRABAJO EN LA FINCA QUINTOS DE MORA EL 25 DE AGOSTO

La factura del cónclave veraniego de Sánchez con sus ministros: 6.320 €

El gabinete cerró la jornada con un almuerzo en el que degustaron ensalada de queso de cabra caramelizado y corvina al horno, acompañados de albariño y Rioja / El coste no incluye el dispositivo de seguridad del presidente del Gobierno

El cónclave que Pedro Sánchez mantuvo con sus ministros a finales de agosto en la finca estatal de Quintos de Mora (Toledo) en vísperas del inicio del curso político generó un gasto para el erario de más de 6.300 euros, cantidad en la que no está incluido el coste del dispositivo de seguridad del presidente del Gobierno.

Sánchez y sus 17 ministros -entre ellos Carmen Montón, forzada a dimitir semanas después como titular de Sanidad tras conocerse que plagió parcialmente el Trabajo Fin de Máster (TFM) con el que completó un curso de posgrado en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC)- mantuvieron una reunión de trabajo el sábado 25 de agosto para «trazar la estrategia del nuevo curso político y reflexionar sobre el proyecto de España para el año 2030». El jefe del Ejecutivo eligió para este retiro la finca que el Estado tiene desde hace más de 75 años en la localidad toledana de Los Yébenes, a unos 115 kilómetros de Madrid y en la que José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero recibieron a mandatarios internacionales.

En respuesta a una petición de información a través del Portal de la Transparencia, la Secretaría General de la Presidencia ha cifrado en 6.320,85 euros el coste que acarreó la participación de trabajadores de diversas unidades (informática, infraestructura, medios operativos, personal administrativo, sanitario y de servicio) para dar cobertura al acto. A ello se suman los gastos que supuso el desplazamiento de los miembros del gabinete.

La partida de mayor cuantía es la correspondiente a la subcontratación de trabajos para la ejecución por parte de otras empresas, ascendiendo a 2.752,75 euros. Le sigue el desembolso en aprovisionamientos con 2.354,87 euros, transporte y combustible (1.144,53 euros) y gastos de manutención (68,70 euros).

La jornada de trabajo terminó con un almuerzo en el que degustaron ensalada de queso de cabra caramelizado y corvina al horno, acompañados de albariño y Rioja

El coste total es superior, puesto que el citado importe no incluye el dispositivo de seguridad de Pedro Sánchez. Revelar ese detalle -justifica el Ejecutivo- «afectaría a los planes de protección», materia clasificada con arreglo a la Ley de Secretos Oficiales.

La citada reunión de trabajo terminó con un almuerzo en el que los comensales degustaron ensalada de queso de cabra caramelizado con nueces y pasas (de primero), corvina al horno a la bilbaína (de segundo) y, de postre, leche frita con salsa de naranja. Los vinos elegidos para la ocasión fueron el albariño Pazo Señorans 2015 (D.O. Rías Baixas) y el tinto Luis Cañas Crianza 2015 (Rioja alavesa), ambos por debajo de los 13 euros la botella.

Enclavada en los Montes de Toledo y con una superficie de 6.800 hectáreas, la finca de Quintos de Mora se popularizó durante la etapa de José María Aznar, hasta el punto de que la ex consejera de Seguridad Nacional de EEUU Condoleeza Rice lo bautizó como el «rancho de Aznar».

El ex líder del PP recibió en la finca toledana a numerosos dignatarios internacionales, caso de Tony Blair (primer ministro británico) y los presidentes Romano Prodi (Comisión Europea), George W. Bush (EEUU), Jacques Chirac (Francia), Vicente Fox (México) y Andrés Pastrana (Colombia).

De Bush a Lula da Silva

También Felipe González hizo uso de Quintos de Mora. Fue en dicha finca donde el antiguo secretario general del PSOE cerró la incorporación de Baltasar Garzón, -entonces titular del Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional- como número dos en las listas por Madrid para las elecciones generales de 1993. El magistrado jiennense duró menos de un año como diputado en el Congreso: de junio de 1993 a mayor de 1994.

Igualmente, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero -presidente del Gobierno (2004-2011) tras suceder a Aznar- también pisó este paraje toledano. En septiembre de 2007, en la recta final de su primera legislatura, el entonces jefe del Ejecutivo recibió a Luiz Inacio Lula da Silva. De aquel encuentro trascendió la anécdota de que el presidente de Brasil se interesó por una encina pensando que se trataba de un olivo.