Política

Abascal exige respeto a PP y Ciudadanos si quieren pacto en Andalucía

Los sondeos de Génova no son concluyentes respecto a la entrada de Vox en el Parlamento andaluz, aunque ya ha salido en varios trackings

logo
Abascal exige respeto a PP y Ciudadanos si quieren pacto en Andalucía
Santiago Abascal durante un acto de la campaña andaluza

Santiago Abascal durante un acto de la campaña andaluza EFE

Resumen:

“Si podemos articular una mayoría alternativa a Susana Díaz lo valoraremos”, responde Santiago Abascal, que considera “difícil” pactar con formaciones políticas que tachan a Vox de “antisistema”, como ha hecho el candidato del PP, Juanma Moreno; de financiación ilegal, como ha dicho “cobardemente” Javier Maroto, al que Abascal reprocha el uso del “presuntamente”, y ataques duros como el del candidato de Ciudadanos, Juan Marín, que acusa a Vox de “partido antieuropeísta”. “Que se aclaren en sus posiciones y hablaremos”, insta Abascal.

Vox intensifica su campaña electoral esta última semana duplicando esfuerzos: realizará dos actos al día, uno protagonizado por Abascal y otro por el secretario general de la formación, Javier Ortega. El viernes, Abascal acudirá a Melilla con diputados del grupo de conservadores y reformistas del Parlamento europeo. Vox mantiene sus esperanzas de entrar en el Parlamento andaluz con tres diputados pero con cautelas. “No nos podemos confiar porque nuestros escaños se juegan en los límites en muchas provincias”, asegura.

“Vox no va a volver al PP”, dicen en Génova

En todo caso, son los populares los que no creen que Vox “quiera pactar con nadie”. Opinan que “el populismo” -no conjugan la palabra “ultraderecha”-  “está mejor en la trinchera” y les cuesta imaginar cómo una formación nacida de una escisión crítica del PP daría el gobierno de Andalucía a Juan Manuel Moreno. “Vox no va volver al PP”, afirma un dirigente nacional de Génova, que sabe que lo primero que hay que hacer es convencer a los electores del día 2 de diciembre de la necesidad de agrupar el voto de la derecha y del centro-derecha como única manera de garantizar que no se pierdan los restos aún en el caso de que la formación de Santiago Abascal se acabe quedando fuera del Parlamento andaluz.

Los trackings semanales del PP no son concluyentes respecto a la entrada de Vox. Ninguno lo dice “con absoluta claridad, no lo tenemos claro”, dicen las fuentes consultadas por El Independiente. Admiten que la formación de Abascal va tomando posiciones en Almería, Sevilla, Málaga y Cádiz, y,”según la semana”, están mejor o peor posicionados. Pero de sus estudios internos sacan otras conclusiones, a saber, que el crecimiento de Vox de los últimos días “es simultáneo a la bajada de Cidudadanos” y que, “desde el primer día de campaña la tendencia del PP es al alza y la del PSOE a la baja”.

Los sondeos de Génova no son concluyentes respecto a la entrada del partido de Abascal en el Parlamento andaluz

Los socialistas, siempre según sus datos, podrían bajar de la frontera psicológica de los 40 diputados -ahora tiene 47- con una horquilla de entre 38 y 40. Los populares tendrían entre 28 y 30, aunque fuentes de la dirección nacional admitían recientemente que “firmaban” 25 escaños siempre y cuando quedaran por encima de Ciudadanos, que sacaría entre 18 y 22. La incógnita es Vox, aunque en Génova hay quien comienza a mentalizarse de su entrada como actor político.

La gran cuestión a plantear es si el PP está dispuesto a ir de la mano de Vox como ha dicho el secretario general popular, Teodoro García Egea, en una entevista de El Mundo. “Si Ciudadanos y Vox encajan en nuestro programa, podemos pactar con ellos”, señaló ante la posibilidad de que los tras partidos sumen para desbancar a la socialista Susana Díaz de la presidencia de la Junta autonómica. Ayer, Javier Maroto, vicesecretario de Organización,fue mucho mas cauto durante su comparecencia ante la prensa posterior a la reunión del comité de dirección, presidido por Pablo Casado.

Maroto afirma que tanto Ciudadanos como Vox son “opciones de riesgo”

Maroto prefirió hablar de “opciones de riesgo”, al referirse a Ciudadanos y a Vox. Del primero, porque puede acabar apuntalando a Díaz otros cuatro años tal y como hizo la legislatura que ahora termina. Del segundo porque pueden perderse muchos votos que, en el reparto de escaños, favorezcan a la candidata socialista como favorecieron, ha apuntado, los votos de Vox en Madrid a Manuel Carmena. Génova no ha dejado de reprochar a la formación nacida de un sector descontento popular, fundamentalmente del País Vasco, que impidiera que el PP se hiciera con la alcaldía madrileña.

En definitiva, con sus declaraciones Maroto ha preferido hacer “pedagogía” anti Vox antes que ponerse en la tesitura de tener que pactar con ellos. “Ni descartamos ni no descartamos”, ha repetido ante las preguntas reiteradas en este sentido para acabar recordando que., en todo caso, se está hablando de un partido sin representación parlamentaria, casi, como si le hablaran de futuros acuerdos con Pacma, el partido animalista.

La ultraderecha de los “lazos amarillos”

Pero ya puestos a dar las razones por las que el voto a Vox, a su juicio, esa esa “opción de riesgo” a la que aludía, ha recordado que son los partidos de la ultraderecha europea en los que se apoya Abascal –y sobre los que ha lanzado dudas de financiación a este partido– los mismos que, como los de Flandes, “se ponen los lazos amarillos” en respaldo al desafío independentista. O cómo su propuesta de eliminar la España de las autonomías acabaría derivando en un referéndum constitucional donde otras formaciones querrían plantear la República.