Política PODEMOS

Iglesias acomoda a Echenique en el Congreso y subleva a Podemos Aragón

"Nadie lo quiere en Aragón", aseguran fuentes del partido sobre el secretario de Organización defenestrado

logo
Iglesias acomoda a Echenique en el Congreso y subleva a Podemos Aragón

Pablo Echenique y Pablo Iglesias juntos en un acto. EFE

Resumen:

Pablo Iglesias ha culminado su operación de defenestración de Pablo Echenique, al que ha recortado su poder interno aunque lo mantenga nominalmente como secretario de Organización, acomodándolo en la próxima legislatura como diputado por Zaragoza.

Esta decisión ha provocado un incendio en Podemos-Aragón que el propio Iglesias tuvo que sofocar el pasado lunes durante una reunión en Zaragoza con el secretario general de la organización, Nacho Escartín, aprovechando su desplazamiento a la ciudad para presentar su último libro. Fuentes del partido aseguran que en Podemos-Aragón «nadie quiere a Pablo Echenique», y mucho menos como su representante en el Congreso de los Diputados, una decisión que se toma de espaldas al partido en la comunidad.

De hecho, hace sólo dos días que Echenique perdió las primarias autonómicas en su comunidad, rompiendo  la organización en dos. Su candidata, Erika Sanz, fue derrotada por 72 votos frente a la ganadora, Maru Díaz Calvo, del sector de Escartín, que se ha alzado vendedora con el 51,4% de los apoyos. Y no es la primera vez. Hace 14 meses, cuando decidió dejar la baronía aragonesa para convertirse en secretario de Organización de Iglesias, Echenique ya perdió las primarias en las que se elegía a su sucesor. Como consecuencia, Podemos-Aragón se enfrenta a las elecciones autonómicas de mayo sumido en una profunda crisis de división interna.

Esos fracasos en su propio territorio, sumados a las derrotas del aparato del partido en Madrid, Andalucía, Murcia, Cantabria, Asturias, Aragón o Cataluña, donde han perdido las apuestas oficialistas debilitando el poder interno de Iglesias, han acabado costándole a Echenique el cargo de número 2, ahora ostentado por Francisco Casamayor, secretario de Organización de Podemos en la Comunidad de Madrid, que ha sido nombrado por Iglesias «adjunto a la Secretaría de Organización”.

Este puesto, que ha sido creado ad hoc y no está contemplado en los estatutos del partido, permite dar entrada a Casamayor en la Ejecutiva pese a que este órgano sólo puede estar compuesto por “integrantes del Consejo Ciudadano”, según las normas de Podemos. Es decir, para ser el titular de una Secretaría hay que haber sido elegido en Vistalegre II para la dirección nacional, un caso que no se cumple con Casamayor, que no fue votado a nivel estatal y que integra la dirección madrileña de Ramón Espinar.

El propio Casamayor ostenta el cargo in pectore de secretario de Organización al difundir mensajes en la red social Twitter que así lo consideran como el de la dirigente venezolana Alicia Castro, que le da ese tratamiento.

El malestar en Podemos-Aragón con la elección ‘a dedo’ de Echenique aviva el incendio generalizado en todos los territorios que ha generado el golpe de mando de Iglesias a la hora de convocar primarias exprés para consolidarse como candidato a las elecciones generales antes de irse de baja por paternidad. El enfado es especialmente intenso en Andalucía, donde las primarias se abren en una campaña electoral en la que las posibilidades de Teresa Rodríguez aumentan cada día hasta situarse como segunda fuerza en algunas encuestas.

Este hastío generalizado con las dirección poco democrática de Podemos no se traduce -de momento- en la elaboración de una lista alternativa por la dificultad que supone plantar cara a la candidatura de Iglesias dado el sistema impuesto en las primarias. Para empezar, la organización ha endurecido notablemente los requisitos y ha establecido el sistema Desborda, que no es proporcional, sino que prima a los más votados, como fórmula de calificación tras las votaciones.

El plazo para presentarse al proceso interno termina el próximo lunes 3 de diciembre, y aquellos que quieran batirse con Iglesias para aspirar a la Presidencia de Gobierno tendrán que trabajar a contrarreloj para cumplir los requisitos que exige la formación: en apenas cuatro días, los interesados tendrán que recoger no sólo los avales de 1.000 inscritos de Podemos, sino contar además con el apoyo expreso de la dirección del partido o de diez círculos activos. Como curiosidad, el protocolo también establece que el propio Iglesias o su ejecutiva pueden colocar a dirigentes para figurar en sus listas pese a no contar con ninguno de los requisitos.

El reglamento de primarias al Congreso y al Senado [consultar aquí en PDF] se ha hecho público en la tarde de este jueves, y los interesados en figurar en las listas electorales de Podemos al Congreso o al Senado tienen poco más de 100 horas para preparar su candidatura y cumplir todos los requisitos diseñados por el núcleo duro del partido.

Comentar ()