La CUP ha anunciado este sábado que no participará en la presentación del Consell de la República en Bruselas porque considera que es un simbolismo y no dispone «de mecanismos de control democrático y popular».

En un comunicado, la formación ha explicado que «no quiere contribuir a avalar iniciativas que parten desde una lógica simbólica, que no tienen como objetivo central la ruptura democrática con el Estado español». También ha opinado que el Consell per la República no afronta el debate sobre el ejercicio del derecho a la autodeterminación, sino que «alimenta el discurso simbólico al exterior».

La organización recuerda que «siempre se ha mostrado a favor de estudiar la posibilidad de crear una institucionalidad paralela resguardada de la represión los aparatos del Estado español», aunque ha recalcado que esta debería seguir criterios de discreción, rigor y responsabilidad. Consideran «la estrategia internacional como un elemento primordial para los próximos meses, donde las personas exiliadas deben tener un papel» relevante, por lo que aseguran que irán valorando la evolución del Consell per la República y los cambios que pueda haber en sus propuestas.

Dimisión de Buch

El diputado de la CUP Carles Riera ha exigido hoy la destitución del conseller del Interior, Miquel Buch, tras la actuación policial de ayer en Girona y Terrassa (Barcelona), y ha rechazado que se criminalice al movimiento antifascista ya que cree que no es violento En una rueda de prensa en el Parlament, Riera ha denunciado así las cargas policiales en Girona y Terrassa contra los grupos antifascistas que protestaban contra actos para conmemoración de la Constitución organizados por Vox, unos hechos que han llevado al presidente catalán, Quim Torra, a pedir a Buch cambios en breve en Interior.

En Terrassa, la diputada de la CUP Maria Sirvent resultó herida en una mano por un proyectil de los Mossos «cuando estaba asistiendo a una menor que había recibido un golpe en la cabeza», según ha relatado hoy Riera, quien se ha preguntado si Torra habría actuado si la herida no hubiera sido una parlamentaria. En todo caso, Riera ha exigido a Torra que vaya más allá y que «cese inmediatamente a Buch y a los altos mandos que gobiernan el cuerpo de los Mossos d’Esquadra».