Política PODEMOS

La maniobra de Pablo Iglesias para legitimar unas primarias a medida y sin oposición

El líder de Podemos convocó a contrarreloj las primarias para revalidarse como candidato a la Moncloa sin oposición interna

El líder de la formación morada Podemos, Pablo Iglesias, a su llegada al hemiciclo del Congreso de los Diputados, en el que se celebra esta mañana la solemne conmemoración del 40 aniversario de la Constitución, un 6 de diciembre en que coinciden, de forma excepcional, el actual jefe del Estado con el anterior monarca y la heredera de la Corona

El Podemos, Pablo Iglesias, a su llegada al al Congreso de los Diputados, en el que se celebra la conmemoración del 40 aniversario de la Constitución. EFE

Podemos intenta revestir de pluralidad unas primarias hechas a medida para Pablo Iglesias. El secretario general del partido se aseguró de no tener ninguna oposición de peso en el proceso y anuló la posibilidad de que Teresa Rodríguez le disputara el liderazgo en la carrera por la Moncloa. Ahora la organización intenta diluir la uniformidad del proceso, donde Iglesias no tendrá ningún contrapeso para ser reelegido candidato de Podemos. La maniobra, que ha levantado revuelo en las bases del partido, consiste en engordar la lista de rivales a Iglesias, incluyendo como aspirantes a la Presidencia a candidatos que sólo se presentaron para engrosar la lista al Congreso. Es decir, obligando a figurar como oposición a Iglesias a quienes sólo se presentaban para ser diputados.

En la página de las primarias de Podemos al Congreso y al Senado, Iglesias figura como candidato a cabeza de lista junto a otros 86 aspirantes de los que casi un 90% no se postularon para ello. De todos los que figuran junto a Pablo Iglesias como candidatos a cabeza de lista, sólo 11 se presentan por la circunscripción de Madrid, el lugar por el que tradicionalmente se presentan los candidatos a la Presidencia del Gobierno. Esto es, hay 75 personas que figuran como rivales de Iglesias en la carrera para La Moncloa cuando de facto no es posible.

Pero eso no es todo. Algunos de quienes se enfrentan a Iglesias para ser el candidato de Podemos a la Presidencia del Gobierno ya han denunciado públicamente que se trata de un error no subsanado por la organización, y han lanzado advertencias a través de sus canales. Es el caso de Juan González Mesa, que se presenta por la circunscripción de Cádiz. En su carta de presentación, el candidato se muestra crítico con la deriva de la formación, y considera que «Podemos debe volver a los postulados del 15M para ser una herramienta útil en el cambio». «Debemos sacar la mirada de los despachos y volverla a la gente», continúa, señalando que la población «no necesita a Podemos y mucho menos al Podemos burocratizado e instalado en la lógica de las familias», sino «a la gente que se emocionó con el 15M».

En el vídeo, González Mesa explica sus inquietudes respecto al sistema de primarias, a las que se presentó como cuerpo de lista y en las que, para su sorpresa, figura también como candidato a la Presidencia de Gobierno. «Me ha sucedido a mí y me consta que le ha sucedido a unos cuantos compañeros», comienza en el vídeo, difundido en las redes sociales. «Me apunté para diputado y había otra cosa que se podía pulsar, que era para ser cabeza de lista», continúa. «Como en la lista [que se presenta a primarias] no tenía por qué haber ningún candidato a la presidencia del Gobierno según el reglamento, pensaba que podías ser cabeza de una lista aunque no compitieras para ser candidato a la presidencia de Gobierno».

El aspirante a diputado, que se presenta por la circunscripción de Cádiz, marcó la opción de ser cabeza de lista por la provincia pero señala que «no para competir con Pablo Iglesias Turrión». El problema ahora, lamenta, es que a la hora de recabar avales, «las personas que hemos hecho eso por desconocimiento» sólo pueden recoger los avales como candidato a la Presidencia del Gobierno, y no como diputado raso. «He consultado con los informáticos y me han dicho que no me preocupe, que los avales que reciba para la Presidencia de Gobierno servirán para el cuerpo de lista. Pero me parece fatal, porque yo no me avalaría como presidente. No vas a avalar a alguien que no quieres que llegue a la presidencia».

Unas primarias para reforzar a Iglesias

La recogida de avales para los candidatos está abierta hasta este lunes, pero las condiciones se han endurecido para aquellos que quieran optar a un cargo público: los aspirantes a diputados tendrán que conseguir 500 avales personales y el respaldo de 10 círculos activos, mientras que Podemos ha blindado a Iglesias como candidato a Moncloa y le exige el respaldo de al menos 1.000 personas inscritas en la formación, tal como adelantó El Independiente.

La inclusión masiva de inscritos de Podemos como opciones para optar a La Moncloa reviste de pluralidad un proceso que se ha diseñado a medida de Pablo Iglesias, que se presenta sin ningún rival de peso: ni los errejonistas han plantado cara a la actual dirección tras su purga de los órganos del partido y su asedio en la Comunidad de Madrid; ni los Anticapitalistas han querido presentarse para no legitimar el proceso, molestos por las formas del secretario general de Podemos. La corriente de Miguel Urbán y Teresa Rodríguez pidieron in extremis a Iglesias suspender las primarias planteadas «con calzador», pero el líder de Podemos ha hecho oídos sordos a esta petición.

Iglesias convocó las primarias exprés para revalidar su control interno en plena campaña de las andaluzas para evitar que le disputara el puesto Rodríguez, la única que ha ganado un pulso a la dirección de Podemos y en posición para enfrentarse al único liderazgo del partido. El secretario general de Podemos convocó a su dirección con tres días de antelación y en el orden del día ocultó a los suyos su intención de abrir estas primarias. El resultado: pilló a pie cambiado a la mayoría de los líderes territoriales, que quedaron sin posibilidad de maniobra ante la urgencia de los plazos. Además de las protestas de la federación andaluza, Podem Comunidad Valenciana también pidió ampliar los plazos para facilitar la participación de la militancia. Iglesias tampoco atendió estas peticiones.

Una lista de afines al líder de Podemos

El secretario general de Podemos ha presentado su propia lista al Congreso de los Diputados en la que sólo incluye a afines y en la que no hay rastro de dirigentes errejonistas o anticapitalistas. La excepción es Ángela Rodríguez, que mostró partidaria de Errejón en la batalla por Vistalegre 2. El resto de diputados críticos con la dirección se ha refugiado en los territorios tras comprobar que no tenían cabida en la organización a nivel estatal. Es el caso del juez Juan Pedro Yllanes, que es el candidato de Podem en las Islas Baleares, o la hasta ahora diputada Rosana Pastor, que concurrirá en la lista de Podem para la Comunidad Valenciana.

La página web habilitada por Podemos para las primarias (consultar aquí) no muestra por el momento la configuración de las listas, y los candidatos aparecen desvinculados entre sí. Una fórmula que cambiará en el plazo de votaciones: una vez eliminados los candidatos que no cuentan con los avales suficientes, a la hora de votar el inscrito en Podemos podrá votar al completo a la lista de Iglesias, si así lo desea.

En su lista, Iglesias ha incluido a todos los miembros que hasta ahora formaban parte de su núcleo duro y ha ampliado la cuota del aparato: dirigentes que hasta ahora eran desconocidos en la vida pública pero que tienen relevancia en Podemos a nivel interno. Es el caso de Fran Casamayor, que ha sido nombrado a dedazo después de crear un puesto ad hoc con el objetivo de ocupar la Secretaría de Organización y restar poder interno a Pablo Echenique. Pero no es el único caso: también está Pablo Fernández Alarcón, el que hasta ahora era encargado del área legal y de Recursos Humanos de Podemos, el responsable de las sonadas purgas que vivió la organización después de Vistalegre 2.

También ha incluido a Miren Gorrotxategi, la actual presidenta de la Comisión de Garantías de Podemos, un órgano en teoría neutral encargado de resolver los conflictos internos del partido. La comisión, sin embargo, quedó desvirtuada después de la defenestración de Olga Jiménez, la presidenta de la Comisión elegida en Vistalegre 2, y después de polémicas decisiones que han confirmado a este órgano como el brazo jurídico de Iglesias. Gorrotxategi, que hasta ahora era senadora junto a Ramón Espinar, pasa ahora al Congreso de los Diputados de la mano de su secretario general.

Comentar ()