Vox ha amenazado este miércoles con retirar su apoyo a la formación de un gobierno de cambio en Andalucía formado por PP y Cs si ambas formaciones mantienen “entre otros”, el punto de su acuerdo programático en el que se comprometen a implementar “con dotación presupuestaria suficiente” todas las medidas incluidas en la ley de prevención y protección integral contra la violencia de género.

Así lo ha anunciado hoy la formación en su cuenta de Twitter, donde ha criticado que PP y Ciudadanos se hayan comprometido a aplicar “las medidas dictadas por la ideología de género y las asociaciones feministas podemitas radicales”. El partido revelación en las elecciones andaluzas muestra así su rechazo al punto 84 del acuerdo entre PP y C’s para formar un Gobierno alternativo al de Susana Díaz. “Impulsaremos un Gran Acuerdo contra la Violencia de Género en Andalucía que desarrolle en nuestra comunidad los avances logrados con la aprobación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género”, asegura ese apartado, que además contempla implementar “con dotación presupuestaria suficiente, todas y cada una de las medidas previstas en la ley 7/2018, de 30 de julio, por la que se modifica la ley 13/2007 de 26 de noviembre de medidas de prevención y protección integral contra la violencia de género, a fin de acabar con esta lacra social”.

Tanto la cuenta oficial de Twitter de Vox como la de su líder en Andalucía, Francisco Serrano, juez conocido por su lucha contra la ley de violencia de género, ha mostrado este miércoles su rechazo a esas medidas acordadas por PP y Cs: “Vox no les dará su apoyo si no eliminan, entre otros, este punto de su acuerdo”, han asegurado.

“En política social todos siguen, con sumisión lanar, los mandamientos de la dictadura de género”, ha manifestado Serrano, quien se ha preguntado: “¿Dónde está el cambio?”

El apoyo de Vox en el Parlamento es indispensable para que el pacto entre PP y Ciudadanos fructifique y formen un gobierno de coalición. Tal y como ocurrió con la negociación de la Presidencia del Parlamento, el partido de Santiago Abascal va a aprovechar ese protagonismo hasta el último minuto con el objetivo de hacer visible el papel central de su formación en el cambio político.

Por su parte, en la rueda de prensa de balance de fin de año ofrecida el pasado jueves 28 de diciembre, Pedro Sánchez amenazó con una intervención en la autonomía andaluza si se producen retrocesos en la defensa de las mujeres. “Advierto de una cuestión: si eventualmente se produce ese Gobierno y pone en cuestión o recorta derechos y libertades recogidas en leyes aprobadas por el Parlamento de España o ponen en cuestión la seguridad de las mujeres, el Gobierno de España utilizará todos los instrumentos del Estado para defender la seguridad y la libertad de las mujeres”, advirtió solemnemente. Esa intervención se produciría también si en Andalucía no se pone en marcha un “proyecto político respetuoso con el autogobierno, con la España autonómica y la Constitución”.