Política

Vox dará la investidura al PP a cambio de algunas medidas: «Queremos el acuerdo»

El partido de Abascal retira las "líneas rojas" de la negociación y cede en su pretensión de "sentarse" con Cs aunque la primera reunión con el PP ha terminado en fracaso

logo
Vox dará la investidura al PP a cambio de algunas medidas: «Queremos el acuerdo»
Juan Manuel Moreno saluda a Francisco Serrano este jueves en el salón de plenos del Parlamento andaluz.

Juan Manuel Moreno conversa con el diputado de Vox Francisco Serrano durante la sesión constitutiva del Parlamento andaluz. EFE

Resumen:

Vox está decidido a facilitar el cambio político en Andalucía a pesar de que este martes se levantaran de la mesa de negociación con el PP sin más acuerdo que el de seguir hablando. Fuentes de la dirección del partido de Santiago Abascal muestran, sin embargo, la firme «voluntad de acuerdo» con el PP para desbancar al PSOE del Gobierno de la comunidad tras casi 40 años de régimen socialista. Con ese objetivo, Vox afronta las negociaciones emprendidas ayer con el PP «sin líneas rojas» para facilitar la investidura de Juanma Moreno cuanto antes a cambio de su compromiso de poner en marcha varias medidas de las 19 propuestas presentadas este martes.

Al constatar que Ciudadanos no accederá a negociar con Vox, el partido de Abascal está dispuesto, incluso, a renunciar a esa reclamación y cerrar el acuerdo sólo con el PP. De esta manera, Vox no respaldaría de partida al Gobierno andaluz resultante de la investidura de Juanma Moreno, en el que entraría en coalición Ciudadanos. El Ejecutivo tendría que negociar y ganarse el apoyo parlamentario del partido de Abascal día a día en la cámara andaluza.

Fruto de una negociación con el PP sólo se acordaría la investidura de Moreno, que lograría desbancar a Susana Díaz de la Presidencia de la Junta gracias a su estrategia de «triangular» y jugar a dos bandas para evitar la confrontación entre el partido de Rivera y el de Abascal, cada día más enquistados en su competición electoral.

Repaso de las propuestas

Conscientes también del ansia de cambio en Andalucía, Vox tampoco se propone alargar los plazos de la investidura, que podría celebrarse el próximo miércoles 16. Una vez que el PP ha constatado esa voluntad de acuerdo, sus dirigentes comenzaron ayer a repasar una a una las propuestas de Vox para intentar alcanzar acuerdos lo antes posible en las que se produce alguna coincidencia programática, especialmente en el apartado económico y de regeneración democrática. Otras de las medidas planteadas por Vox son rechazadas de plano por los populares, que han considerado «inaceptable» y «un despropósito» cuestiones como la derogación de la ley contra la violencia de género.

«No tenemos 50 diputados, pero tampoco tenemos cero. Tenemos 12 y sabemos perfectamente que no podremos llevar a cabo las 19 medidas propuestas. Para el acuerdo es necesario que se pongan en marcha varias de ellas, cuatro o cinco si tienen la suficiente importancia y el calado necesario para cambiar las políticas en Andalucía», explican desde la dirección de Vox.

La principal reclamación del partido de Abascal es que no se establezcan cordones sanitarios a Vox

Al igual que ocurrió con la formación de la Mesa del Parlamento, la principal reclamación del partido de Abascal es que no se establezcan cordones sanitarios a Vox y que se le reconozca la legitimidad democrática de ser un interlocutor político que ha emanado de las urnas. «Lo que de ninguna manera va a funcionar con nosotros es el chantaje y el trágala», advierte en referencia a Ciudadanos, que sigue negándose a conversar con Vox.

Negociación contrarreloj

De momento se mantiene la incógnita respecto a si este jueves los populares podrán proponer a la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, el nombre de Juanma Moreno para el debate de investidura. Si para entonces Vox no ha dado su «nihil obstat» a Moreno, se le puede adelantar Susana Díaz, aunque tampoco su investidura saldría adelante.

La cita de este martes terminó en aparente desastre, hasta el punto de que Génova acusó a Vox de no tener más interés que sus propias siglas y no las necesidades de los andaluces. Pero el hecho de comprometerse a seguir negociando, abre la puerta a un acuerdo in extremis que acabe por poner la alfombra roja a Moreno, a quien espera, en todo caso, una legislatura compleja y difícil.

Fuentes populares admiten a El Independiente que es asumible “la parte económica del documento de Vox y poco más”, al tiempo que creen que este escenario sólo beneficia las opciones de un socialismo, que “debe estar brindando con champán”.