Política

Primera denuncia contra Francisco González por el espionaje masivo encargado por BBVA

El líder de Manos Limpias, cliente del banco, acusa al ex presidente de la entidad de cohecho y administración desleal

logo
Primera denuncia contra Francisco González por el espionaje masivo encargado por BBVA
Francisco González, en una comparecencia durante su etapa como presidente del BBVA.

Francisco González, en una comparecencia durante su etapa como presidente del BBVA.

Resumen:

La primera denuncia contra Francisco González por el presunto espionaje masivo ordenado por el BBVA en su etapa como presidente de la entidad ha llegado ya a los tribunales. Manos Limpias pide a un juez que investigue a FG como posible autor de delitos de cohecho continuado y administración desleal por los “indicios sólidos y relevantes” derivados del encargo que la entidad financiera le hizo al comisario José Manuel Villarejo para intentar abortar la maniobra que promovió el empresario Luis del Rivero (Sacyr) a finales de 2004 para intentar tomar el control del banco.

En una denuncia presentada este lunes ante los juzgados de Madrid, a la que ha tenido acceso El Independiente, el secretario general del colectivo de funcionarios públicos, Miguel Bernad, señala a Francisco González (presidente de honor desde diciembre pasado); al ex director de Seguridad del BBVA Julio Corrochano y a los directivos de Comunicación, responsables de Contabilidad y consejeros delegados que hubieran podido ejercer como cooperadores necesarios.

Según la documentación y los audios a los que han tenido acceso moncloa.com y El Confidencial, una empresa controlada por el antiguo agente encubierto -en prisión preventiva desde noviembre de 2017- espió 4.000 teléfonos y rastreó 15.000 llamadas telefónicas sin orden judicial en plena operación por la que el constructor Luis del Rivero intentó desplazar a FG de la Presidencia del BBVA. Villarejo cobró al menos medio millón de euros por ese trabajo, de cuyos detalles presuntamente estaba al tanto Francisco González.

“Es un hecho constatado e irrefutable que los denunciados contrataron con fondos del BBVA a la empresa del ex comisario Villarejo, Grupo Cenyt, para investigar y espiar ilícitamente a rivales profesionales e incluso a miembros de instituciones del Estado”, denuncia Manos Limpias, que llama la atención sobre el hecho de que se recurriera a los servicios de un funcionario policial entonces “en activo” y por sus “conocidas influencias dentro de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y en el ámbito judicial”.

Bernad, cliente del banco

Bernad se considera perjudicado directo por la actuación del banco por cuanto tanto su familia como él “han sido y todavía son depositarios de cuentas corrientes en el BBVA”. El líder del colectivo de funcionarios esgrime otro argumento para justificar el perjuicio supuestamente sufrido: el procedimiento que instruyó la Audiencia Nacional y por el que ha sido procesado “dimana de los contratos ilícitos por parte del BBVA con Villarejo, que elabora un informe que con posterioridad se remite a la UDEF [Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional]”.

Terminada la instrucción del caso Nelson, Bernad se sentará en el banquillo de los acusados como presunto autor de delitos de organización criminal, extorsión y extorsión en grado de tentativa, pidiendo el fiscal pide para él una condena de casi 25 años de cárcel. El líder del colectivo llegó a estar en prisión preventiva, que pudo eludir depositando una fianza.

Manos Limpias considera una “pura contradicción” las declaraciones realizadas por Francisco González a El País, en las que reconoció pagos pero aseguró que se habían cumplido los códigos internos. “El informe anual del BBVA se habla de su política de compras responsables involucrando a proveedores y a empleados en defensa de los valores del código de conducta del banco y especialmente de prevenir la corrupción”, señala.

Vulneración del código ético

Como ha informado El Independiente, FG habría violado el código ético que él mismo aprobó en mayo de 2005 y que sustituía al que se encontraba vigente desde diciembre de 2003. La normativa en torno a política anticorrupción, el respeto a los derechos humanos, la conducta en el mercado de valores, la libre competencia, y la confidencialidad y protección de datos son algunos de los puntos clave que recoge el documento y que el entonces presidente habría vulnerado a la luz de las grabaciones publicadas en los últimos días.

A juicio del sindicato de funcionarios, las informaciones conocidas en los últimos días son constitutivas de indicios de delitos de cohecho y administración desleal, por lo que pide al juez al que por turno corresponda la denuncia que cite a los denunciados y a Villarejo, y reclame las facturas de los pagos que el banco abonó a la empresa del controvertido policía. Manos Limpias considera que concurre la responsabilidad del BBVA como persona jurídica.

Se trata de la primera denuncia que se interpone por el espionaje masivo realizado presuntamente por la empresa de Villarejo a encargo del banco. Algunas de las personas que fueron víctimas de esos seguimientos, caso del ex jefe de la Oficina Económica de Moncloa Miguel Sebastián, estudian si los posibles delitos han prescrito antes de interponer acciones en los tribunales.