Política Operación Kitchen

El policía asesor de Cospedal admite que hizo de nexo entre el chófer de Bárcenas y Villarejo

logo
El policía asesor de Cospedal admite que hizo de nexo entre el chófer de Bárcenas y Villarejo

Resumen:

El policía Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal, reconoció este miércoles en la Audiencia Nacional que él puso en contacto al chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, con el comisario vinculado a las cloacas del Estado, José Manuel Villarejo. El agente se encuentra imputado en la denominada operación Kitchen, donde se robó documentación sensible al ex tesorero del Partido Popular. El que fuera director general de Documentación y Análisis en el Gobierno de Cospedal en Castilla-La Mancha, negó ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia haber formado del dispositivo de Kitchen, argumentando que en esa época, cuando ocurriendo los hechos y seguimientos a Luis Bárcenas, él ya se encontraba en situación de servicios especiales.

El policía Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal, reconoció este miércoles en la Audiencia Nacional que él puso en contacto al chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, con el comisario vinculado a las cloacas del Estado, José Manuel Villarejo. El agente se encuentra imputado en la denominada operación Kitchen, donde se robó documentación sensible al ex tesorero del Partido Popular.

Según informan fuentes jurídicas a El Independiente, el policía explicó que Sergio Ríos y él se conocían de la época en que el primero de ellos trabajó como conductor del ex dirigente del Partido Popular, Francisco Granados, en la Comunidad de Madrid. De ahí, que el chófer lo llamara en un momento determinado para comentarle, algo asustado y sorprendido, que desde la Policía se habían puesto en contacto para hacerle un encargo.

Según su versión, Ríos Esgueva le facilita entonces un teléfono que le da la Policía. A partir de ahí, Gómez Gordo contacta con Villarejo, quien a su vez le ofrece al chófer ser confidente en una misión sobre Bárcenas cuyo objetivo era, a priori, hallar su fortuna oculta.

Las fuentes jurídicas consultadas explican que el chófer, imputado por delitos de prevaricación, robo/hurto y malversación de caudales públicos, declaró este martes en similares términos: fue el comisario jubilado José Villarejo, hoy preso, quien lo captó como confidente para obtener información del matrimonio Bárcenas-Iglesias si bien Andrés Gómez Gordo les hizo de nexo entre ambos.

Este último agente, que fue director general de Documentación y Análisis en el Gobierno de Cospedal en Castilla-La Mancha, negó ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia haber formado del dispositivo de Kitchen, argumentando que en esa época, cuando ocurriendo los hechos y seguimientos a Luis Bárcenas, él ya se encontraba en situación de servicios especiales.

Tras su declaración, el juez Manuel García Castellón impuso a Gómez Gordo como medidas cautelares la prohibición de salir de España, retirada de pasaporte y comparecencias quincenales.

Hasta ahora, el instructor y los fiscales del caso Tándem han tomando declaración al chófer, a los Bárcenas y al agente próximo a Cospedal. Este jueves están citados Villarejo –que ha pedido declarar por videoconferencia-, Enrique García Castaño -comisario principal que intervino también en las pesquisas como máximo responsable de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO)- y Eugenio Pino, entonces Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional. La investigación continúa bajo secreto de sumario.