Política

Errejón renuncia a su escaño en el Congreso de los Diputados presionado por Podemos

El ya ex diputado no dejará las filas de Podemos: "No podría abandonarlo ni aunque quisiera", ha dicho

logo
Errejón renuncia a su escaño en el Congreso de los Diputados presionado por Podemos
Íñigo Errejón.

Íñigo Errejón. EFE

Resumen:

El candidato de Más Madrid a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, ha anunciado este lunes la renuncia a su escaño en el Congreso de los Diputados, tal y como le han pedido desde Podemos en los últimos días. «Entrego mi acta de diputado para centrarme en levantar una nueva mayoría que consiga llevar el cambio al gobierno de la Comunidad de Madrid», ha dicho el ya ex diputado de Podemos, que ha adelantado que no dejará la formación: «No podría abandonarlo ni aunque quisiera porque lo he fundado y lo llevo tatuado en la piel», ha afirmado desde la sala de prensa del Congreso.

«Hay algunas veces en las que lo correcto y lo cómodo no coinciden y hay que tomar una decisión», ha comenzado Errejón en su intervención, convocada por sorpresa en el mediodía de este lunes. «Pago muy tranquilo el precio», ha defendido, reafirmando su voluntad de aglutinar «a una mayoría» de madrileños y de sumar «a los que faltan». Esta tesis coincide con la que defendió en Vistalegre II frente a Iglesias, por la que reclama «abrir» Podemos frente al cierre del partido en las minorías de los tradicionales partidos de izquierda.

Relajado, seguro, y en algunos momentos visiblemente emocionado, Errejón ha hecho balance de su etapa como diputado desde su llegada al Parlamento en enero de 2016. Un balance que ha obviado los sinsabores que ha sufrido en el último año y medio, tras haber sido abocado al ostracismo por su enfrentamiento a Pablo Iglesias en Vistalegre 2. «Este tiempo ha sido un inmenso honor, una de las etapas en las que más he aprendido de mi vida, ha sido un motivo permanente de orgullo la fuerza popular que nos trajo a esta institución», ha señalado Errejón, antes de dirigir su agradecimiento a «todos y cada uno de los diputados de mi grupo parlamentario» y «a todos y cada uno de los 350 diputados de todas las fuerzas políticas».

«Yo no vine a estar en política. Vine a hacer política. Y eso significa tomar decisiones», ha proseguido el dirigente. «Y eso significa que tenemos que volver a hablar con los que faltan, con gente que está ilusionada, con gente a la que no pudimos convencer. Y estoy convencido de que estamos tocando una tecla que hacía mucho tiempo que no sonaba», ha aseverado el dirigente menos de una semana después de lanzar el anuncio conjunto con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para reeditar la plataforma Más Madrid en la capital.

«Este camino empieza donde acaba casi todo: en la puerta del Sol», ha rematado el ex número 2 de Podemos, que ha enmarcado su acción en una «decisión personal» y ha pedido cerrar la pugna con Podemos, cuyos principales cabezas visibles han pedido su cabeza estos días. «Hay que dejar atrás la fase de las disputas de los partidos», ha remarcado.

Errejón, que ha convocado de urgencia a los medios en el Congreso de los Diputados para responder a la dirección nacional, avanzó el jueves pasado que concurriría a las elecciones autonómicas madrileñas con la plataforma que ha creado la alcaldesa de Madrid, Manuel Carmena, y no con Podemos, lo que generó una crisis interna en la formación que llevó al secretario general, Pablo Iglesias, a hacer un paréntesis en su baja paternal y publicar una carta para lamentar y criticar la decisión.

A partir del anuncio, la dirección de Podemos, como hizo la portavoz parlamentaria, Irene Montero, no ha dejado de pedirle en público que deje el escaño que ocupa desde las elecciones de junio de 2016, dejando claro que era él quien tenía que dar el paso y adelantando que no le pedirían formalmente la salida del Parlamento.

Errejón ha hecho una leve referencia a estos episodios. «Llevo días de peticiones y exigencias», ha determinado. «He oído a dirigentes de mucho peso de mi partido hacer afirmaciones gruesas en algunos medios de comunicación», ha criticado, en una más que probable alusión a Pablo Echenique, que aseguró que el ex número dos de Podemos no dejaba el acta porque «no tiene de qué vivir hasta mayo«. Errejón ha dicho no querer «contribuir al ruido» y ha reivindicado «lo importante»: «El mismo espíritu con el que nacimos en las elecciones europeas nos va a llevar a revalidar la Alcaldía y a conquistar la Comunidad de Madrid».

La decisión de dejar el escaño dependía casi en exclusiva del propio Errejón: sólo él podía renunciar al acta de diputado y sólo él podía, por ejemplo, pedir pasar al Grupo Mixto. Ahora, confirmada su renuncia al acta, será la diputada de IU Sol Sánchez quien entrará en su lugar y será quien vote este martes los decretos leyes del Gobierno en el Congreso de los Diputados. Sánchez es, además, más conocida por su faceta en el ámbito de IU Madrid y su nombre incluso ha sonado para encabezar una eventual lista de Izquierda Unida a la Comunidad de Madrid.

Podemos, noqueado, delega en Espinar

A la dirección de Podemos le pilló por sorpresa la decisión anunciada por Errejón. A falta de cuatro meses para los comicios autonómicos, y sin candidato en la Comunidad de Madrid, la formación de Pablo Iglesias ha optado por expulsar de facto  al ex número dos del partido, que en los últimos meses ha experimentado grandes tensiones con el líder de la federación madrileña, el oficialista Ramón Espinar. La ejecutiva estatal de Iglesias ha delegado en esta dirección territorial la decisión de qué hacer con el dirigente, aunque ha decretado una «ruptura de puentes» entre el partido y el ex diputado.

Iñigo Errejón ha reiterado su invitación a Podemos, IU y Equo a sumar fuerzas en la Comunidad de Madrid, y se ha mostrado esperanzado a que «esta decisión -de dejar el escaño- contribuya a que este acuerdo sea posible, a que bajemos el ruido, el nivel de drama, y hagamos que ese cambio sea posible». «Lo que fue posible en la Alcaldía de Madrid quiero que sea posible en la Comunidad».

Estas declaraciones llegan minutos después de que el Consejo de Coordinación de Podemos -la ejecutiva- se haya reunido este lunes por primera vez tras la carta conjunta lanzada por Errejón y Carmena. En la rueda de prensa posterior los portavoces del partido ni siquiera han hecho referencia alguna al episodio de la semana pasada. Sólo a preguntas de los periodistas han tratado de emplazar el asunto en el ámbito puramente madrileño.

Más allá de los llamamientos reiterados para que Errejón deje su escaño en el Congreso -“es incoherente su decisión con mantenerse dentro de Podemos”-, la formación no ha emprendido acciones para la expulsión de Errejón, como sí ha ocurrido en otros territorios, pero tampoco contempla una reunificación con la nueva plataforma de izquierdas.

Aseguran que concurrirán como “Unidos Podemos” en la Comunidad de Madrid al considerar que el candidato madrileño ha mostrado que “tiene poca voluntad de negociar” y que su decisión supone una “ruptura de puentes” con Podemos, en palabras de la portavoz de la ejecutiva, Noelia Vera, en rueda de prensa.