Política LOS SEGUIMIENTOS ILEGALES DE VILLAREJO

El espionaje del BBVA llega al BCE: primera denuncia formal ante el supervisor bancario

Manos Limpias pone los hechos en conocimiento del organismo europeo con sede en Fráncfort ante su convencimiento de que las autoridades españolas tratarán de "minimizar el escándalo" / El Gobierno admite

logo
El espionaje del BBVA llega al BCE: primera denuncia formal ante el supervisor bancario
Francisco González, en una comparecencia pública durante su etapa como presidente ejecutivo del BBVA.

Francisco González, en una comparecencia pública durante su etapa como presidente ejecutivo del BBVA. EP

Resumen:

El Banco Central Europeo (BCE) ha recibido formalmente la primera denuncia por el espionaje masivo encargado por el BBVA al comisario jubilado José Manuel Villarejo durante la etapa en la que al frente de la entidad financiera se encontraba Francisco González, presidente de honor desde el pasado mes de diciembre.

El colectivo de funcionarios públicos Manos Limpias ha ampliado este martes su ofensiva y ha puesto en conocimiento tanto del supervisor monetario como del Grupo de Estados contra la Corrupción (Greco) del Consejo de Europa los seguimientos ilegales que el polémico policía hizo a finales de 2004 y principios de 2005 por encargo del BBVA para frustrar la operación de toma de control del banco liderada por Luis del Rivero, presidente de la constructora Sacyr. El sindicato ya presentó la pasada semana sendas denuncias contra FG por cohecho cohecho, administración desleal y organización criminal.

La denuncia se formaliza el mismo día que la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, reconocía que el BCE ha entablado contactos «informales» con el Ejecutivo de Pedro Sánchez por el espionaje que hace 14 años llevó a cabo una empresa controlada por el controvertido policía -en prisión preventiva desde hace 14 meses como líder de una organización presuntamente criminal- por encargo del segundo banco del país. El episodio, conocido ahora, ha causado «estupor» entre los responsables del organismo europeo.

En sus escritos, enviados por medio de cartas certificadas a Fráncfort (Alemania) y Estrasburgo (Francia), Manos Limpias alerta a la autoridad monetaria europea ante su convencimiento de que las autoridades españolas tratarán de «minimizar el escándalo». El secretario general del colectivo de funcionarios públicos, Miguel Bernad, ya interpuso denuncia la pasada semana ante el Banco de España para que abriera expediente sancionador al BBVA y le instaba a elevarla al BCE junto con las diligencias que pudiera practicar para el esclarecimiento de los hechos.

¿Imprudencia ‘in vigilando’?

En su denuncia, el sindicato pide al Banco Central Europeo que actúe por la «práctica de comportamientos delictivos» -la contratación de un funcionario policial entonces en activo para «investigar y espiar a rivales profesionales del BBVA» para elaborar posteriormente «informes ilícitos» para beneficiarse- que han vulnerado «los más elementales protocolos del Código de Buen Gobierno», al tiempo que sugiere que el Banco de España ha cometido «una imprudencia in vigilando«.

Según la documentación y los audios a los que han tenido acceso moncloa.com y El Confidencial, una empresa controlada por el antiguo agente encubierto -en prisión preventiva desde noviembre de 2017- espió 4.000 teléfonos y rastreó 15.000 llamadas telefónicas sin orden judicial en plena operación por la que el constructor Luis del Rivero intentó desplazar a FG de la Presidencia del BBVA. Villarejo cobró al menos medio millón de euros por ese trabajo, de cuyos detalles presuntamente estaba al tanto Francisco González.

«Afecta a millones de españoles»

«El hecho es de tal gravedad que afecta a millones de españoles que operan con la referida entidad denunciada (el BBVA) y afecta asimismo a la credibilidad del sistema financiero español. Los escándalos bancarios de las cláusulas suelo, las preferentes y la cesión de créditos, los rescates bancarios, los blindajes multimillonarios de los directivos bancarios se une ahora esta denuncia de dimensiones incalculables», añade.

Las múltiples denuncias se producen en vísperas de que Miguel Bernad se siente en el banquillo de los acusados como presunto autor de delitos de organización criminal, extorsión y extorsión en grado de tentativa, pidiendo el fiscal pide para él una condena de casi 25 años de cárcel. El líder del colectivo llegó a estar en prisión preventiva, que pudo eludir depositando una fianza.