Política

Piden al Banco de España que sancione ya al BBVA por el espionaje encargado a Villarejo

Manos Limpias insta al supervisor a inhabilitar a los directivos de la etapa de Francisco González que continúan en la cúpula y a intervenir el banco / El sindicato ha denunciado ya a FG por cohecho, administración desleal y organización criminal

logo
Piden al Banco de España que sancione ya al BBVA por el espionaje encargado a Villarejo
Francisco González, en la recogida de un premio durante su etapa como presidente ejecutivo del BBVA.

Francisco González, en la recogida de un premio durante su etapa como presidente ejecutivo del BBVA. EP

Resumen:

El Banco de España ya tiene una denuncia contra el BBVA por el espionaje ordenado en la etapa de Francisco González a una empresa del comisario José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017. Manos Limpias ha pedido al supervisor que abra de forma “urgente” un expediente administrativo sancionador a la entidad financiera por el “escándalo” de los seguimientos ilegales llevados a cabo para abortar la operación que promovió el empresario Luis del Rivero (Sacyr) a finales de 2004 para intentar tomar el control del banco.

El secretario general del colectivo de funcionarios públicos, Miguel Bernad, ha presentado este viernes un escrito ante el Banco de España para que actúe ya por las evidencias de graves irregularidades, sin esperar a que termine la investigación interna que la nueva dirección de la entidad ha anunciado que está llevando a cabo. El sindicato insta al supervisor a elevar su denuncia y las diligencias que eventualmente pueda practicar al Banco Central Europeo (BCE).

En concreto, Manos Limpias pide al Banco de España que adopte sin más dilación tres medidas: la apertura de un expediente sancionador al BBVA, la inhabilitación cautelar de los ejecutivos de la etapa de Francisco González que continúan en la dirección y la “intervención” provisional de la entidad “ante la gravedad de la situación”.

“El comportamiento del ex presidente del BBVA, con la cooperación necesaria de su cúpula directiva, no sólo ha violentado los protocolos más elementales de una conducta ejemplar. Se cuentan por miles y miles los afectados por esa actuación de administración desleal de los denunciados”, expone el escrito.

Dinero del banco para “espiar”

El colectivo de funcionarios públicos censura duramente que Francisco González contratara con dinero del banco al comisario Villarejo -entonces policía en activo- para “espiar, investigar e interceptar conversaciones telefónicas ilícitas a rivales profesionales y a miembros de las instituciones del Estado”. “Con independencia de la judicialización de los hechos, este escándalo debe ser objeto urgente de la apertura de un expediente sancionador por parte del órgano regulador y supervisor  que es el Banco de España”, expone.

Según la documentación y los audios a los que han tenido acceso moncloa.com y El Confidencial, una empresa controlada por el antiguo agente encubierto -en prisión preventiva desde noviembre de 2017- espió 4.000 teléfonos y rastreó 15.000 llamadas telefónicas sin orden judicial en plena operación por la que el constructor Luis del Rivero intentó desplazar a FG de la Presidencia del BBVA. Villarejo cobró al menos medio millón de euros por ese trabajo, de cuyos detalles presuntamente estaba al tanto Francisco González.

Con el escrito presentado en el Banco de España, Manos Limpias abre así un nuevo frente contra al BBVA tras las denuncias que ya ha interpuesto esta semana tanto en los juzgados de Madrid como en la Audiencia Nacional contra Francisco González como posible autor de delitos de cohecho continuado, administración desleal y organización criminal.

Miguel Bernad se considera perjudicado directo por la actuación del banco por cuanto tanto su familia como él “han sido y todavía son depositarios de cuentas corrientes en el BBVA”. El líder del colectivo de funcionarios esgrime otro argumento para justificar el perjuicio supuestamente sufrido: el procedimiento que instruyó la Audiencia Nacional y por el que ha sido procesado -el conocido como caso Nelson– “dimana de los contratos ilícitos por parte del BBVA con Villarejo, que elabora un informe que con posterioridad se remite a la UDEF [Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional]”.

Bernad se sentará en el banquillo de los acusados como presunto autor de delitos de organización criminal, extorsión y extorsión en grado de tentativa, pidiendo el fiscal pide para él una condena de casi 25 años de cárcel. El líder del colectivo llegó a estar en prisión preventiva, que pudo eludir depositando una fianza de 50.000 euros.