Economía | Empresas

Estupor en el BCE por el 'espionaje' masivo que BBVA ordenó a Villarejo

El supervisor de la banca europea ya había mostrado su malestar por la estructura de poder de BBVA con un presidente ejecutivo y un consejero delegado

logo
Estupor en el BCE por el 'espionaje' masivo que BBVA ordenó a Villarejo
El BCE cierra la puerta a ampliar las compras de deuda y acerca el fin de los estímulos.

Símbolo del euro frente a la sede del BCE. EFE

Resumen:

El BCE no da crédito. El estallido del escándalo de las escuchas ilegales ordenadas por BBVA al controvertido comisario José Manuel Villarejo ha generado estupor en el supervisor europeo de la banca. El jefe de seguridad de la entidad, Julio Corrochano, encargó ‘espiar’ a miembros del anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, así como a destacados empresarios, personalidades públicas y miembros del propio consejo de administración del banco, con conocimiento de Francisco González, presidente del grupo hasta el pasado 21 de diciembre. Las escuchas ilegales se habrían prolongado desde 2007 hasta hace unos meses y la cifra de conversaciones intervenidas asciende a 15.000. El estallido de la noticia ha sentado como un jarro de agua fría en Fráncfort, según confirman a El Independiente fuentes próximas a la institución europea.

El BCE no da crédito. El estallido del escándalo de las escuchas ilegales ordenadas por BBVA al controvertido comisario José Manuel Villarejo ha generado estupor en el supervisor europeo de la banca.

El jefe de seguridad de la entidad, Julio Corrochano, encargó ‘espiar’ a miembros del anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, así como a destacados empresarios, personalidades públicas y miembros del propio consejo de administración del banco, con conocimiento de Francisco González, presidente del grupo hasta el pasado 21 de diciembre. Las escuchas ilegales se habrían prolongado desde 2007 hasta hace unos meses y la cifra de conversaciones intervenidas asciende a 15.000.

El estallido de la noticia ha sentado como un jarro de agua fría en Fráncfort, según confirman a El Independiente fuentes próximas a la institución europea.

Es la gota que ha colmado el vaso, después de que el BCE ya hubiese mostrado en el pasado su reticencia a que BBVA mantuviese la estructura de doble poder ejecutivo, con un presidente y un consejero delegado. Sin embargo, FG -como se conoce en el sector a González- quiso permanecer en el cargo apurando prácticamente el plazo que le permiten los estatutos y que limitan a 75 años la edad máxima en la presidencia.

Fráncfort y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) han puesto sobre la mesa en varias ocasiones la necesidad de separar la figura del presidente del consejo de administración y la dirección ejecutiva. Aunque se trata de una recomendación y no una imposición, el organismo que lidera Draghi aboga por este modelo de buen gobierno corporativo, pese a que la sucesión de BBVA -con Carlos Torres Vila en la presidencia y Onur Genç como consejero delegado- mantiene el mismo esquema. Es el caso, también, del otro gran banco español, CaixaBank.

El BCE defiende la separación para que el consejo de administración esté liderado por un presidente, preferiblemente independiente, que defienda los intereses de los accionistas, mientras que el consejero delegado sea responsable de la gestión del día a día.

En cualquier caso, lo que hace unas semanas, con FG como primer espada de BBVA, hubiese generado una profunda crisis institucional para la entidad, hoy ha pasado a ser un problema de carácter meramente personal para el directivo. Se ve cuestionado, en cualquier caso, su cargo honorífico en la presidencia de BBVA y de la fundación.

El propio banco ha emitido un comunicado oficial para informar de que desde el pasado mes de junio mantiene abierta una investigación sobre el caso. También asegura que si se confirman las irregularidades tomará las medidas internas oportunas que procedan y llevará a cabo las acciones judiciales pertinentes.

“En relación con las informaciones publicadas sobre el Grupo Cenyt [propiedad de Villarejo], que de ser ciertas revestirían una indudable gravedad, BBVA manifiesta que en junio de 2018 inició una investigación sobre la contratación y los servicios prestados por dicha empresa”, señala el comunicado del banco, que asegura que tomará “las medidas internas que procedan” si se acreditara la existencia de irregularidades, además de llevar a cabo las acciones judiciales pertinentes.

Antecedentes

Moncloa.com y El Confidencial publicaron el pasado miércoles copia de los contratos por los que el BBVA encargó al policía ya jubilado -en prisión preventiva desde noviembre de 2017 como líder de una trama corrupta- que investigara a los promotores del intento de asalto del grupo constructor Sacyr para tomar el control del BBVA y el intento para desbancar a González. Esas personas fueron Luis del Rivero, presidente de la constructora; el empresario Juan Abelló, consejero del banco, y Miguel Sebastián, en aquellas fechas director de la Oficina Económica de Rodríguez Zapatero. El polémico comisario bautizó aquellas pesquisas como Operación Trampa.