Política PODEMOS

Espinar dimite por presiones y discrepancias con la dirección: "Nos pasamos con Errejón"

La dimisión de Espinar se produce después de haber mantenido este mismo viernes una reunión con la dirección nacional

logo
Espinar dimite por presiones y discrepancias con la dirección: "Nos pasamos con Errejón"
Pablo Iglesias y Ramón Espinar.

Pablo Iglesias y Ramón Espinar. EP

Resumen:

La dimisión de Ramón Espinar como líder madrileño de Podemos, como diputado y como senador ha pillado por sorpresa a gran parte del partido, pero esta decisión se lleva fraguando desde el mismo día que Iñigo Errejón anunció que concurriría junto a Manuela Carmena en la plataforma electoral de Más Madrid. Sin embargo, este viernes la situación ha estallado por los aires en una reunión mantenida por el dirigente con la dirección nacional de Podemos, en la que se encontraba el secretario de Organización, Pablo Echenique. Tras la última dimisión, Pablo Iglesias ha convocado ha convocado a su dirección el próximo sábado 2 de febrero, cuando tendrá lugar una reunión del Consejo Ciudadano Estatal.

La reunión iba encaminada a consensuar la hoja de ruta para las elecciones autonómicas, donde Podemos planea plantar cara al ex diputado de Podemos, tal como advirtió Pablo Iglesias horas después del anuncio. En ese momento adelantó que competirían con Errejón en las urnas con una candidatura propia de Unidos Podemos, descartando así una alianza electoral. Sin embargo, lejos de alcanzar un consenso en este encuentro, Espinar expresó las dudas que recorren la organización.

Este mismo viernes se ha convocado en Toledo un cónclave de espaldas a la dirección al que han acudido diez líderes autonómicos de Podemos para pedir unidad. La convocatoria ha partido del considerado pablista José García Molina, secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha y vicepresidente de la comunidad, que hasta ahora siempre ha sido afín a las decisiones de la dirección del partido. El encuentro iba encaminado a llamar a la unidad en Madrid para evitar el choque de trenes en la capital.

Presiones de la dirección

Las presiones de la dirección a Ramón Espinar para que apostara públicamente por la ruptura con Errejón han sido determinantes. El ex líder autonómico ha guardado una semana de silencio en medio de las sonadas críticas de la ejecutiva, que acusaban al ex número dos de «engañarles». La respuesta del secretario general, Pablo Iglesias, a la decisión de Errejón fue inmediata. Interrumpió su periodo de baja paternal para afirmar que presentarían lista propia y que no irían con Errejón a los comicios, sin dar margen a más debate interno sobre el asunto. Una línea con la que Espinar no estaba conforme.

Ramón Espinar convocó a su dirección autonómica el mismo día en que Errejón lanzó su anuncio y en ella reconoció que habían forzado al ex número dos a dar un paso al lado. «Nos hemos pasado con Errejón», llegó a manifestar en esa reunión de crisis. El acuerdo al que llegaron Errejón e Iglesias en un despacho tras los resultados de Vistalegre 2 sería que el ya ex diputado sería candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid con la condición de mantener el control sobre su lista electoral y su equipo, además de la dirección autonómica.

Estas condiciones fueron también motivo de discrepancia entre Errejón y el sector oficialista, al que hasta ahora pertenecía el propio Espinar, y que negaba haber prometido tales concesiones. La dirección madrileña, instada directamente por la cúpula nacional, impuso unas primarias en las que Errejón aceptó un acuerdo forzoso con Espinar, repartiéndose los puestos de las listas y perdiendo el control sobre el equipo. La presión de Iglesias sobre el candidato de Madrid no ha dejado de aumentar, y es uno de los principales motivos por el que lanzó el proyecto con Carmena, de ahí que Espinar cantase el mea culpa después de enterarse de la noticia.

El hasta ahora líder autonómico tampoco compartió la gestión de la crisis madrileña que tuvo lugar en noviembre, cuando los seis concejales de Podemos en el Ayuntamiento de Madrid decidieron retirarse de las primarias impuestas por Iglesias para ser después expulsados del partido. Espinar, según fuentes próximas, tampoco estuvo de acuerdo con esta decisión.

Después del anunció de Errejón, la dirección de Pablo Iglesias optó por delegar en Espinar qué hacer al respecto-si abrir una consulta o establecer una alianza-. El objetivo de esto era en realidad evitar que la crisis trascendiera al nivel nacional, pero la decisión ya estaba tomada por la dirección estatal: montar una nueva candidatura de Unidos Podemos y plantarle cara a Errejón en las urnas. Una estrategia que el ya ex líder madrileño de Podemos no compartía con la dirección nacional.

Comentar ()