Han vuelto las filtraciones informativas sobre la Operación Chamartín. Y el goteo va a continuar en los próximos días. El proyecto urbanístico de 11.000 viviendas, oficialmente apodado Madrid Nuevo Norte, partió en dos al equipo de Gobierno de Manuela Carmena esta legislatura. Y la división definitiva estalló el pasado 17 de enero, tras el pacto de Íñigo Errejón con la candidatura de la alcaldesa (Más Madrid) y su ruptura con Podemos. Por eso las bases y corrientes de Ahora Madrid descontentas con Carmena pergeñan una sorpresa: una candidatura a la izquierda de Más Madrid al ayuntamiento encabezada por el más crítico con la Operación Chamartín y con la Ley Montoro, el ex concejal de Economía Carlos Sánchez Mato.

Fulminado como responsable económico municipal por Carmena en diciembre de 2017, Sánchez Mato, militante de Izquierda Unida, es la gran baza del sector más díscolo: Anticapitalistas, Ganemos e IU, a los que podría sumarse el apoyo tácito de Podemos tras el desprecio en directo en Onda Cero de Carmena hacia el ex Jemad Julio Rodríguez, líder de la formación morada en Madrid capital, al que la primera edil rechazó incluir en su lista electoral.

Podemos se plantea no sólo abandonar a Carmena sino apoyar una tercera vía

Podemos ya ha anunciado no va a confluir con la regidora ni va a presentar lista propia al Consistorio, y sus principales dirigentes ya han comenzado una operación de desprestigio contra la regidora. Después de la ruptura pública escenificada esta semana, entre los morados gana enteros la opción de apoyar una tercera vía, aunque sea de manera indirecta.

Varios cuadros de las distintas corrientes reconocen que se está gestando la posibilidad del ex concejal desde hace tiempo. Y los desilusionados con Carmena son bastantes, por cuestiones urbanísticas pero no sólo: la Empresa de la Vivienda solo ha ejecutado 1.000 de las 5.000 VPO prometidas. Y sólo se han cerrado 500 alquileres turísticos por más de 3.000 el Ayuntamiento de Barcelona. “Carmena no tiene ni idea de cómo se gestó la candidatura que la llevó a la alcaldía ni del tiempo que estuvimos trabajando. Ahora pide diseñadores gratis porque no encuentra voluntarios y convoca actos a los que no van ni 100 personas”, lamenta una persona de Ganemos.

La ruptura de Errejón, que ha dejado a la dirección nacional de Podemos completamente desnortada y que amenaza la propia supervivencia de la formación morada, ha propiciado la opción de Sánchez Mato. Así que, para contrarrestar el golpe, los militantes de Ahora Madrid planean otro movimiento errejoniano. Se van a leer y escuchar estos días muchas críticas al acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid y Distrito Castellana Norte (DCN, BBVA) por la transformación urbanística del norte de la capital, y no solo desde IU: la Operación anti-Carmena ya ha empezado, y a las críticas de las bases a Madrid Nuevo Norte se están sumando dirigentes de Podemos. A las críticas del propio Sánchez Mato o el tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Mauricio Valiente -también de IU- se sumaron perfiles como Juan Carlos Monedero, Pablo Echenique o Irene Montero.

El giro de Podemos en este asunto es, a tenor de mucha gente, “un poco descarado”. “Han estado cuatro años dando la matraca con que Carmena repita. No han hablado en toda la legislatura de la Operación Chamartín. La convencieron ellos en 2015 para que encabezara la lista. Y cuando les ha salido rana, de repente salen en tromba”, analiza un vocal vecino. “Ahora resulta que la Operación Chamartín es buena o mala en función de que esté o no Julio Rodríguez en la lista electoral”, critica otro militante de Podemos Madrid.

Esta semana Juan Carlos Monedero llevó a su programa televisivo En La Frontera al ex concejal y ex consejero de Urbanismo, el socialista madrileño Eduardo Mangada, crítico con el acuerdo entre ayuntamiento y DCN. En cambio Carlos Sánchez Mato fue detractor del plan desde el minuto uno.

El sorprendente movimiento tendría el apoyo de IU, Anticapitalistas y el apoyo tácito de Podemos

Las rencillas de las bases con Carmena vienen de muy atrás. Nada más empezar su mandato Carmena se desentendió de los órganos de Ahora Madrid, empezando por la Mesa Mixta de Coordinación. “Cada vez que expresábamos una crítica en la Mesa Mixta nos llevábamos una reprimenda de Podemos”, recuerdan algunos. En abril del año pasado Carmena echó unilateralmente al coordinador de Ahora Madrid Toño Hernández -muy respetado entre las bases-, una decisión que suscitó muchas críticas. 300 activistas exigieron a la alcaldesa la restitución de Hernández, quien a su vez se despidió con un demoledor informe contra su verdugo.

En este proceso va a ser clave el encuentro previsto para este sábado y organizado por La Bancada, un movimiento al que pertenecen los concejales más radicales (Rommy Arce, Montse Galcerán, Pablo Carmona) y que se reunirá este sábado en el complejo de Matadero, junto a Madrid Río. Lleva por lema “Por un Movimiento Rebelde en Madrid”, y muchos de sus participantes revelan a este medio que apuestan por Sánchez Mato.

Carmena pide diseñadores gratis porque, a diferencia de 2015, no encuentra voluntarios”

La Bancada nació cuando pablistas y errejonistas respaldaban sin fisuras a la ex jueza, de 74 años, y sólo el sector más duro -Ganemos, anticapitalistas e IU- se mostraban críticos con su gestión. Después vino la decisión de la portavoz municipal Rita Maestre y otros cinco concejales de salirse de las primarias de Podemos al ayuntamiento, lo que les colocó al borde de la expulsión. Entre ellos, el concejal de Urbanismo y firmante de Madrid Nuevo Norte, José Manuel Calvo, supuestamente de la misma corriente que la dirección en Madrid y la estatal. Y finalmente, el errejonazo del 17 de enero. “La Bancada no puede concurrir sola. No tiene fuerza. Pero sí puede sumar si existe una alternativa a Carmena”, indican fuentes.

Tras el 17 de enero, IU se ha desentendido de los acuerdos firmados previamente. Unos eran con Podemos y relativos a la candidatura de Errejón a la Comunidad de Madrid dentro de la lista de Unidos Podemos, opción que se ha esfumado ya. Los otros versaban sobre Más Madrid y habían sido negociados directamente con el equipo de Carmena, siempre apoyada por su leal Marta Higueras. El pacto IU-Carmena igualmente se desintegrará de hacerse pública la candidatura de Sánchez Mato rivalizando con la de Más Madrid. Pero lo que ahora ocurre a nivel local no tiene por qué afectar al ámbito autonómico. Mientras la ruptura en el ayuntamiento se da por hecha, en la Comunidad de Madrid sí podría haber acuerdo y, según varios consultados, IU sigue en conversaciones con Errejón para confeccionar una lista única regional.

El sábado reúne La Bancada, un movimiento donde muchos defienden las opciones de Mato

Escondido en los distritos de Latina y Vicálvaro (es concejal-presidente de ambos), el ex concejal de Economía destituido por su enfrentamiento al límite con el ex ministro de Hacienda Cristóbal Montoro ha vuelto. Se metió en líos al denunciar a espaldas del equipo de Gobierno los contratos del Open de Tenis, situación por la que está imputado. Trató de municipalizar cuanto pudo. Se enfrentó a la mano derecha de Carmena, Luis Cueto, coordinador de Alcaldía. Denunció la escasa construcción de vivienda social por parte del Ayuntamiento de Madrid.

Actualmente asesora al coordinador federal de IU Alberto Garzón en temas económicos. Es una voz carismática en IU y ha estado muy metido en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. Su inesperado asalto en la capital busca recuperar a la parte de IU que se fue tras expulsión (y posterior refundación) de la federación madrileña en junio de 2015. Quienes están detrás aseguran que una hipotética lista liderada por Carlos Sánchez Mato rompería sin problemas la barrera del 5% para obtener algún tipo de representación. Su candidatura abre un espacio con tres fuerzas en el centro-derecha (Vox, Ciudadanos y PP) y tres en el centro-izquierda. El PSOE es el único partido que aún no tiene un candidato oficial.