Política

Iglesias adelanta la reunión de su dirección en plena sangría de Podemos Madrid

Íñigo Errejón, miembro de la dirección, acudirá al encuentro clave tras haber renunciado a su escaño

Pablo Iglesias, en la tribuna del Congreso.

Pablo Iglesias, en la tribuna del Congreso. EP

Pablo Iglesias intenta contener la sangría de Podemos tras la ruptura con Íñigo Errejon y la dimisión de Ramón Espinar. Según ha podido saber El Independiente, el secretario general de Podemos ha adelantado la reunión del Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de decisión, a este miércoles, ante la insostenible situación que atraviesa el partido.

En principio, dicha cumbre estaba prevista para el sábado 2 de febrero, pero la fuga del ex número dos y la dimisión del secretario general en Madrid han motivado este adelanto de un Iglesias que quiere rodearse de sus más cercanos para atajar esta convulsa situación.

Además, el líder de la formación morada ha decretado un cerrojazo informativo, con la orden de no ofrecer ninguna declaración ni reacción a la marcha de Espinar. El plante del ya ex cabeza visible en Madrid ha supuesto un verdadero golpe para Iglesias, ya que es la primera vez que un cargo oficialista, afín al máximo dirigente, se planta y deja su puesto ante las presiones llegadas desde Princesa.

De momento, ningún cargo directivo ha reaccionado a la marcha de Espinar, lo que da muestra de la división que se vive ahora en el seno del partido, incluso en el órgano más importante del que, además, es miembro un Íñigo Errejón, que ha deslizado que pretende asistir a dicho encuentro. Sera su primera aparición en los órganos del partido desde que dejara su escaño la pasada semana.

Sangría en Madrid

El estallido de Podemos en Madrid, con la dimisión de Ramón Espinar en la Comunidad y la ruptura con Manuela Carmena en la ciudad, es sólo el estallido de una situación que era casi insostenible para la formación.

El reglamento que impuso Pablo Echenique desmanteló a nivel efectivo toda la estructura de Podemos en la Comunidad. De la noche a la mañana el partido se verticalizó y los militantes tuvieron que aceptar unas nuevas condiciones para seguir perteneciendo a la formación, lo que ha provocado que el mapa morado se haya reducido drásticamente en una zona decisiva.

Con la tormenta desatada por Errejón el pasado 17 de enero, el día en el que el partido cumplía cinco años, anunciando que concurriría a las elecciones con el Más Madrid de Carmena, y la herida ampliada por la marcha de Espinar, Iglesias sabe que debe poner la venda cuanto antes.

Te puede interesar

Comentar ()