El líder del PP, Pablo Casado, no ha querido entrar en una guerra de cifras respecto a la concentración de este domingo en la plaza de Colón por la unidad de España y se ha limitado a decir que los manifestantes «colapsaron» la plaza de Colón y las calles adyacentes de Goya, Génova y Recoletos, lo que debe llevar a Pedro Sánchez a convocar elecciones.

Respecto a lo que puede hacer él, esto es, presentar una moción de censura, ha insistido en que «no descartamos nada porque el Gobierno no va a dejar de negociar» con los independentistas. Sin embargo admite que «no da la suma porque PNV, Nueva Canarias y Ciudadanos han dicho que no la van a apoyar «. En definitiva, las mociones se presentan «para ganarlas», cosa que hoy por hoy es harto improbable.

En declaraciones a Onda Cero, le ha pedido al inquilino de la Moncloa que «escuche a la calle» que recapacite y disuelva las cámaras. «El 26 de mayo sería un día precioso para poner cinco urnas» ha afirmado respecto al día en que se celebran también las elecciones locales, autonómicas y al Parlamento Europeo, lo que llevaría a un «súperdomingo». Sánchez tiene hasta el 1 de abril para convocar ese día.

Casado defenderá en el Congreso la enmienda a la totalidad a los PGE

Cree Casado que, cada día que pasa, el presidente del Gobierno «pierde votos» tras la rectificación de la semana pasada respecto a la aceptación de la figura del mediador-relator en la mesa de partidos con el independentismo que soliviantó también al Partido Socialista.

Tras anunciar que será él el que se suba a la tribuna de oradores en el debate de Presupuestos Generales del Estado, que arranca este martes, ha negado utilizar el insulto como arma política. En este sentido se ha defendido asegurando que «no he insultado, he calificado la situación».