Cataluña | Política

El 28-A hace estallar las contradicciones internas del partido de Ada Colau

Asens y Pisarello compiten por liderar la candidatura de los comunes en las generales mientras Alamany explora pactos con Esquerra

logo
El 28-A hace estallar las contradicciones internas del partido de Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto a su 'número dos', Gerardo Pisarello.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto a su 'número dos', Gerardo Pisarello. EFE

Resumen:

El adelanto electoral decidido por Pedro Sánchez ha cogido con el pie cambiado no sólo al independentismo, sino también a sus socios de Catalunya en Comú (CatEC) el partido fundado el pasado verano por los comunes de Ada Colau, Podemos, ICV y EUiA. La confluencia catalana, que en las últimas elecciones generales se convirtió en primera fuerza política en Cataluña bajo el liderazgo de Xavier Doménech afronta ahora los comicios sin candidato, con la amenaza de escisión liderada por Elisenda Alamany y unos sondeos que los sitúan, con suerte, como tercera fuerza por detrás de ERC y el PSC.

Un complejo panorama que preocupa a partes iguales en Podemos, teniendo en cuenta que Cataluña fue uno de sus principales bastiones electorales en 2016, y en Barcelona, puesto que la caída en las generales puede arrastrar apenas un mes después a Ada Colau en unas elecciones locales muy disputadas con Manuel Valls (Cs) y Esquerra.

Tras el hueco dejado por Xavier Domènech en el Parlament y el Congreso, los comunes jugaban con la idea de repartir sus fuerzas destinando a Gerardo Pisarello al Parlamento Europeo, mientras Jaume Asens reforzaría la lista de las municipales -convenientemente depurada de las voces más incómodas de Iniciativa- para encabezar después la candidatura al Congreso por Barcelona. Pero el adelanto electoral de Sánchez ha dado al traste con esa programación.

Pisarello y Asens compiten por encabezar la candidatura al Congreso en sustitución de Xavier Domènech

Ada Colau presentó hace apenas una semana su candidatura, con Joan Subirats como gran novedad en el número dos y Asens de cuatro. Con el abogado, los comunes aspiran a retener el voto independentista, puesto que Asens se ha presentado siempre como el más próximo a los independentistas dentro del Consistorio, ha encabezado iniciativas judiciales contra los agentes de Policía y Guardia Civil que actuaron en Barcelona el 1-O y llegó a plantearse dejar el Ayuntamiento para ejercer como abogado defensor de Jordi Cuixart ante el Tribunal Supremo.

Y Pisarello anunció ya el pasado diciembre su voluntad de ocupar la cuota de los Comunes en la lista de Podemos a Europa. Ahora, sin embargo, el todavía número dos de Colau ha expresado su predisposición a encabezar la candidatura de las generales por Barcelona, tras constatar que el partido de Pablo Iglesias está más cómodo con el otro candidato de los comunes Europa, el ya eurodiputado Ernest Urtasun, lo que complica seriamente las opciones de Pisarello de obtener un escaño en el Parlamento Europeo.

Pero la candidatura oficiosa de Pisarello ha incomodado a partes iguales a las bases del partido y a Asens, quien ayer mismo reconocía en declaraciones a Público que él también está disponible para encabezar esa candidatura. «Es cierto que Iglesias me propuso ir con él en las primeras elecciones europeas. Luego en varias ocasiones me ha propuesto encabezar la lista catalana para las generales. Consideraba que mi rol de político y abogado podía ser útil al frente del diálogo que deberá abrirse con los independentistas en el próximo mandato. Hacen falta puentes con ese mundo».

Entre las bases del partido tampoco ha gustado que Pisarello salte de una candidatura a otra sin en función de sus intereses personales. Algunas voces critican que el hombre de confianza de Colau aspire a ocupar el número uno de la lista por Barcelona dos meses después de haberse postulado a las europeas y reclaman espacio para otros perfiles.

Escisión de Soberanistas

Al margen de la batalla por ocupar el número uno por Barcelona, el partido de Colau deberá afrontar la escisión que prepara el sector más independentista del partido y que intentan liderar Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet. Alamany anunció ayer su voluntad de liderar una nueva formación que agrupe al ala independentista del partido, tras denunciar que CatEC ha renunciado a sus postulados soberanistas. Una escisión que según Alamany tiene apoyos ya en algunas candidaturas locales, y que aspira a formalizar también para las generales.

En su comparecencia, la dirigente soberanista aseguró que «no está negociando un fichaje» por ninguna otra fuerza. Sin embargo, existen conversaciones entre Esquerra y la plataforma de Alamany de cara a una alianza en comicios del 28 de abril, según avanza Ep. ERC y Sobiranistes han mantenido contactos, pero no hay ninguna decisión tomada, entre otras cosas porque el anuncio del avance electoral es muy reciente y aún hay margen para configurar las listas: «De momento nada concreto. Solo aproximaciones», resumen las fuentes conocedoras de estos contactos.

Con el objetivo de ensanchar a su base de votantes, en las últimas convocatorias electorales ERC ya ha incorporado a sus listas a candidatos de otros partidos políticos, tejiendo alianzas por ejemplo con Demòcrates -escisión independentista de Unió- y de MES -escisión independentista del PSC-. Con un eventual pacto con Sobiranistes, los republicanos buscarían acercarse al votante más afín a los comuns, partido con el que precisamente se disputó la victoria en las dos últimas convocatorias de las elecciones generales –donde los republicanos quedaron segundos tras la lista de Xavier Domènech–.