El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reincorporará a la primera línea de la política el próximo sábado 23 de marzo, con un acto al aire libre en la plaza del Museo del Reina Sofía, tras haber disfrutado de tres meses de permiso por paternidad. Así lo ha anunciado la portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, Ione Belarra, en declaraciones a La Sexta, recogidas por Europa Press, tras defender la decisión del líder ‘morado’ de continuar con su baja a pesar del adelanto electoral anunciado hace más de quince días.

«Será un acto en el que vamos a impulsar la España del cambio. Creo honestamente se va reencontrar con la gente. Estamos muy contentos de que vuelva. Ya tenemos fecha, lo estamos preparando todo con mucho cariño», ha explicado Belarra.

Sin embargo, las redes sociales no han recibido con el mismo entusiasmo la iniciativa del partido morado. Ni por el tono casi mesiánico del «regreso» ni por el diseño del cartel, que utiliza la palabra Vuelve pero remarca las letras «EL» en un color distintivo. El partido ha sido acusado de machismo y de hiperliderazgo masculino, toda vez que el cartel parece trasladar el mensaje de que Iglesias vuelve para poner orden tras el período de interinidad de Irene Montero, de la que no se anunció su regreso con tanta efusividad.

«No me siento identificado con el cartel con el que lo hemos anunciado», ha dicho Iglesias, que asegura que «reconocer los errores es siempre el primer paso para hacer las cosas bien». Antes, el secretario general del partido decía que tiene «muchas ganas» de encontrarse con los militantes y que vuelve «cargado de energía y con ganas de compartir mis reflexiones en este tiempo de permiso de paternidad».

Durante su ausencia, la crisis interna en Podemos se ha agravado especialmente tras el anuncio de Iñigo Errejón de aliarse con Manuela Carmena para lanzar candidaturas independientes en la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Iglesias, que ya estaba de baja cuando se conoció la noticia, tuvo que distribuir un mensaje de audio en el que cargaba duramente contra Errejón y opinaba sobre la situación. Posteriormente, intervino por vía telefónica en la celebración del decisivo Consejo Ciudadano en la que se trató el asunto.

Tras las críticas del secretario general, el rastro del cartel ha desaparecido en las redes sociales oficiales del partido y de los perfiles de todos sus altos cargos, que previamente lo habían compartido.