El juez del caso Villar investiga de dónde salió el medio millón de euros que costaron las obras de reforma de la sede de la Federación Navarra de Fútbol, ante la sospecha de que el gasto pudo imputarse irregularmente al presupuesto de la Mutualidad de Futbolistas en dicha comunidad.

Las pesquisas del magistrado Santiago Pedraz se iniciaron tras recibir la Fiscalía Anticorrupción el pasado 14 de noviembre una denuncia anónima en la que se vinculaba el “exagerado e injustificado déficit” que presentó la Delegación de la Mutualidad de Futbolistas en Navarra en 2017 “con el coste de las obras en la sede de la federación”, que ni estaban presupuestadas -según el informante- ni se conocía a qué partida se habían imputado. El Ministerio Público remitió el escrito al Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional porque los hechos descritos “guardan relación” con los que se investigan en el marco del caso Soule, en el que está imputado el expresidente de la Federación Española de Fútbol Ángel María Villar.

La investigación conocida en julio de 2017 con la detención de Ángel María Villar; su hijo y su vicepresidente económico, Juan Padrón, ha puesto de manifiesto presuntas irregularidades en la adjudicación, ejecución y abono de obras acometidas por diversas federaciones territoriales y delegaciones de la Mutualidad de Futbolistas. Las pesquisas tratan ahora de aclarar las dudas sobre la financiación de la reforma de la sede federativa de Navarra.

La investigación se inició tras una denuncia anónima por el “injustificado déficit” de la Mutualidad de Futbolistas en Navarra

Entre la documentación intervenida por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en los registros practicados en julio de 2017 figuran cuatro correos electrónicos -fechados entre el 4 y el 12 de dicho mes- que la hoy secretaria general de la Federación Navarra de Fútbol, Mariela Bonafaux, envió a la entonces número dos de la Federación Española (RFEF), Esther Gascón, urgiéndole que les hicieran efectivo el pago de 120.000 euros para costear dichas obras.

El presidente de la territorial navarra, Rafael del Amo, mandó un escrito el 13 de junio de 2016 en el que le pedía a Gascón que le enviara un cheque por la referida cantidad “a cuenta del saldo que mantenemos con la Real Federación Española de Fútbol”. A la vista de que más de un año después el talón seguía sin llegar a Pamplona, la empleada volvía a requerirlo con insistencia.

Carta enviada por el presidente Del Amo a la entonces secretaria general de la RFEF en junio de 2016.

Carta enviada por el presidente Del Amo a la entonces secretaria general de la RFEF en junio de 2016.

En vísperas de los sanfermines 2017, Bonafaux escribió a la secretaria general de la RFEF -“por indicación de mi presidente”, se lee al inicio del e-mail– con la intención de informarle sobre la evolución de los trabajos de reforma de la sede, adquiridas en los años 70 del siglo XX y en la que tan sólo se habían acometido actuaciones “mínima de mantenimiento”. “Con la llegada del actual presidente, éste pensó que había que darle una nueva imagen y mejorar la forma de trabajo, para lo que se acometieron las obras en las que en este momento podríamos decir [que] nos encontramos en el ecuador de las mismas”, explica.

El cheque que no llegaba

Ese correo electrónico está fechado el 4 de julio. Al día siguiente volvió a dirigirse nuevamente a Gascón: “Llevo toda la mañana intentando hablar con Contabilidad y ante la imposibilidad de hacerlo te mando este correo. Sólo quiero saber cuándo nos vais a mandar el cheque que solicitamos por escrito (te lo entregó mi presidente en mano y te lo adjunto en este mail) con cargo al saldo que tenemos con la RFEF. Ha pasado ya más de 15 días y empieza a ser urgente el recibirlo”.

Al seguir sin noticias, Mariela Bonafaux volvió a escribirle a la secretaria general de la Federación Española dos veces a la semana siguiente, en plenas fiestas de San Fermín. El motivo era siempre el mismo: el dinero que Madrid no terminaba de liberar. “Como mañana va mi presidente a la RFEF, me comenta que a ver si podéis preparar hoy el talón para que lo recoja él mañana”, le pidió el 12 de julio. El grupo de Delincuencia Financiera de la UCO no dispone aún de información sobre si el cheque llegó a cobrarse, puesto que de lo contrario lo habría detallado en el informe remitido al juez Pedraz el pasado 6 de marzo dándole cuenta de las pesquisas realizadas tras la denuncia anónima.

En su oficio, los investigadores policiales exponen que han consultado el extracto de la cuenta de pérdidas y ganancias correspondientes a 2017 -información que la propia Federación Navarra de Fútbol difundió en su web con motivo de la celebración general ordinaria- y “no se observa partida alguna de gasto que haga mención al concepto de obras”.

La Federación Navarra dice a este diario que ya dio explicaciones a la asamblea “en su momento” sobre la sede

En el capítulo de gastos de explotación, que ascendieron a 986.106,89 euros, se consigna una partida de 32.824,51 euros con el concepto de “reparaciones y mantenimiento”. Ello aviva las dudas sobre el origen del dinero con el que la federación que preside Rafael del Amo -vicepresidente de la RFEF y presidente del comité nacional de fútbol femenino- sufragó la ambiciosa reforma de la sede.

Pese a la insistencia de El Independiente por conocer la financiación de dichas obras, el mandamás del fútbol navarro respondió a través de una empleada que eludía ofrecer explicaciones con el argumento de que ya las dio a la asamblea “en su momento” ante el órgano al que se debe.

Juicio perdido con la Hacienda Foral

En su oficio, la UCO plantea otros posibles “motivos” para explicar el déficit con que la Delegación de la Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles a Prima Fija (MUPRESFE) saldó 2017: la pérdida de un juicio con la Hacienda Foral por importe de 500.000 euros, cantidad muy similar al coste de la obra.

El 29 de junio de 2017, Diario de Navarra informó de que la Federación que preside Rafael del Amo tendría que pagar medio millón de euros a la Hacienda Foral tras perder el pleito que mantenían derivado de la asistencia a los futbolistas por parte del Servicio Navarro de Salud (SNS) durante cinco meses en 2013 sin tener convenio, lo que generó la referida deuda.