Política

Génova cerró la puerta a Fernández Díaz, que pidió ir en la lista europea

El caso del espionaje a Pablo Iglesias para desacreditarle vuelve a cercar al ex ministro del Interior

El ex ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Jorge Fernández Díaz, pensativo, en una comparecencia pública durante su etapa como ministro del Interior. EUROPA PRESS

El ex titular del Interior Jorge Fernández Díaz recibió un portazo de Génova a su pretensión de pasar a engrosar la lista al Parlamento Europeo, según ha podido saber El Independiente. A diferencia de otros ex ministros que como Dolors Montserrat, Juan Ignacio Zoido o José Manuel García Margallo sí formarán parte de la misma, el catalán se ha quedado sin candidatura ni para las generales del 28-A ni para las europeas del 26-M.

Salpicado por el «caso Kitchen», de supuesto espionaje policial a Luis Bárcenas en plena Gürtel, el líder del PP ha preferido no correr ningún tipo de riesgo. Pero ni siquiera ha sido Pablo Casado el que le trasladó la negativa a incluirle en la lista sino que se derivó esa responsabilidad al secretario general del PP, Teodoro García Egea, y al vicesecretario de Organización, Javier Maroto.

Además, las  nuevas revelaciones en torno a un supuesto espionaje al líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el marco de la operación Tándem, siendo él ministro, empeoran su situación interna en el PP,

El ex ministro ha sido doblemente laminado pues también hubo limpia en la lista barcelonesa

Se puede decir que Fernández Díaz ha sido doblemente laminado. Primero, con una limpia total de la lista por Barcelona a las elecciones generales, que encabezó en 2016, donde ha sido sustituido por Cayetana Álvarez de Toledo. En todo caso, de no haber sido ella, tampoco hubiera tenido posibilidades de repetir, puesto que se daba por segura la candidatura de Dolors Montserrat, que ahora va a Bruselas, lo que se le ha negado al ex ministro del Interior además de íntimo amigo de Mariano Rajoy.

Corre además la misma suerte que Francisco Martínez, secretario de Seguridad en la época de la Kitchen, que también ha desaparecido de las listas. El único político que aún queda aparentemente indemne es el que fuera director general de la Policía y actual portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó. Cosidó es senador por designación del Parlamento de Castilla y León, por lo que no va en la papeleta sepia del Senado, aunque es muy difícil que vuelva a ejercer esas funciones en la Cámara Alta que surja de las próximas elecciones generales.

Es la lista al Parlamento Europeo la única que queda por desvelar en Génova, que va dosificando la información para asegurar su impacto mediático. Conforme a la estrategia que ha diseñado el «núcleo duro» del PP, la idea era no entrar a revelar quiénes formarán parte de esta candidatura hasta abril, habida cuenta de que el plazo legal de presentación de listas es entre el 17 y 22 de mayo. En todo caso, los actuales eurodiputados, muchos de ellos presos de un estado de nervios, esperan que Casado presente su propuesta antes del arranque de la campaña electoral del 28-A entre la noche del día 11 y la madrugada del 12.

Incorporación de Garrido a la lista europea

Entre las incorporaciones a la lista están las de los ex ministros Dolors Montserrat -que esperaba repetir por Barcelona en las generales-, Juan Ignacio Zoido y José Manuel García Margallo, que ya fue eurodiputado durante 17 años. También es segura la del actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, tras verse descabalgado de la carrera por la presidencia autonómica. Pablo Arias, próximo a José María Aznar, regresará a una Cámara en la que ya se sentó entre 2009 y 2014.

Repiten con toda seguridad el actual vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Esteban González Pons; el secretario general del Partido Popular Europeo, Antonio López Isturiz; la ex ministra de Educación de la época de Aznar Pilar del Castillo y la balear Rosa Estarás. Debiera haber más incorporaciones femeninas para cumplir la ley que obliga a que, cada cinco puestos haya un reparto de géneros 3-2. No hay que olvidar que la cabeza de lista por Sevilla, Teresa Jiménez Becerril, vuelve de Bruselas.

Iturgáiz y Mato, dudas

Es duda el ex presidente del PP vasco Carlos Iturgaiz o el canario Gabriel Mato. Precisamente, una de las cuotas fijas en la lista europea popular es un representante canario por las especificidades de la insularidad en el territorio de la Unión Europea.

Ahora, no se trata solo de incorporar nuevos nombres sino del lugar que ocupen en la lista. Los sondeos que maneja actualmente el PP  les da 12 eurodiputados de los 16 que consiguieron en 2014. Pero puestos seguros de salida son los diez primeros. A partir de ahí se entra ya en terreno pantanoso, de futuro incierto.

Los actuales eurodiputados apuestan por González Pons de cabeza de lista

También queda por despejar quién encabezará la lista. Fuentes populares europeas apuestan por González Pons que fue allí renegando y que ha conseguido hacerse un hueco y ser respetado por el resto de los socios europeos. Dicen de él que «tiene experiencia europea y el colmillo lo suficientemente retorcido como para debatir con José Borrell», que encabezará la candidatura del PSOE y es un europeísta de amplísimo recorrido. De hecho, presidió el Parlamento Europeo entre 2004 y 2007. «No se puede poner al frente a alguien que desconozca los mecanismos europeos», la complicada diplomacia comunitaria, alertan sectores del PP.

Lo único que se sabe es que Génova «busca un número uno», aunque lo cierto es que, en estos momentos, la candidatura europea dista de ser un tema prioritario para la dirección del PP, embarcada como está en la campaña para las elecciones generales.

Comentar ()