Política

Ex ministros y sorayistas pelean por un puesto en la lista europea

Zoido, Sánchez-Camacho, Hernando, Arias y García Hernández podrían dar el salto a la candidatura a la Eurocámara

logo
Ex ministros y sorayistas pelean por un puesto en la lista europea
El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons EFE

Resumen:

Las elecciones al Parlamento Europeo se han convertido en la vía de escape de no pocos ex ministros y otros dirigentes populares que no han terminado de encontrar acomodo en la «era Casado» o quieren adelantarse a un futuro político más que incierto con unos sondeos que no terminan de despegar. Por eso, en las últimas semanas se han incrementado las peticiones formales para dar el salto a la lista europea, a pesar de que el propio Pablo Casado ha indicado a sus interlocutores que «es una candidatura dificilísima» porque no hay muchos puestos que ofrecer en la misma con posibilidades reales de salir elegido europarlamentario.

Se habla de ex ministros como Juan Ignacio Zoido y de Isabel García Tejerina, «pero no sólo», afirman distintas fuentes consultadas por El Independiente, que apuntan, asimismo a la secretaria primera del Congreso, Alicia Sánchez-Camacho; al ex portavoz del Grupo Popular en la cámara Baja Rafael Hernando; al que ya fue europarlamentario Pablo Arias, y al responsable de Relaciones Internacionales de Génova y uno de los candidatos en las primarias populares, José Ramón García Hernández.

Zoido, Sánchez-Camacho, Hernando, Arias y García Hernández podrían dar el salto a la lista europea

Zoido apostó por María Dolores de Cospedal en la pugna por la sucesión de Mariano Rajoy, aunque luego apoyó, como ella, a Pablo Casado, por su fuerte enemistad con la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. El líder del PP le acomodó en la nueva estructura de Génova, como presidente del Comité electoral y en presidencia de comisión del Congreso. Aún así, estaría pensando en «emigrar» a Bruselas. Hay quien incluía en esa lista de «peticionarios» a la ex ministra Isabel García Tejerina, aunque fuentes de su entorno desmienten que quiera volver a un sitio donde llegó a vivir dos años y que tanto ha pisado en cumbres de ministros de agricultura, pesca o medio ambiente.

El caso de Sánchez-Camacho es paradigmático, porque se inclinó primero por Cospedal y en segunda vuelta por Santamaría. Su puesto en la Mesa del Congreso es inamovible, pero sólo hasta que haya nuevas elecciones generales y Bruselas garantiza una legislatura de 5 años. Por su parte, Hernando sí resultó afectado por el triunfo de Casado en la carrera por el liderazgo popular. Se vio sustituido en la portavocía parlamentaria por Dolors Montserrat, aunque es el actual presidente del comité de Derechos y Garantías del partido, una cuestión muy menor y no siempre fácil. Fuentes próximas admiten que estaría más que dispuesto a poner rumbo a  Bélgica para abrir un paréntesis en más de 25 años ininterrumpidos de diputado.

Rescatar a Arias para la lista europea «es un compromiso para Casado», que tiene visos de no ser el único, mientras que García Hernández podría tener garantizado hueco si lo pidiera, porque una cosa es querer ir a Europa y otra que el líder del PP dé abasto con tanta petición.

Las previsiones del PP no pasan, en el mejor de los casos, de los 12 diputados, cuatro menos que hace cinco años

«Hay mucha gente que ha pedido a Pablo ir a Bruselas», admiten fuentes populares respecto a una candidatura que cada cinco años se estrecha más. Muy lejos quedaron aquellos 24 eurodiputados que obtuvieron en las europeas de 2004 y 2009. Hace cinco años se quedaron en 16 y ahora no apuestan por más de 12, la mitad que en aquellos años de bipartidismo.

De nuevo, Vox les arañará votos en esta consulta, pudiendo conseguir entre cinbco y seis europarlamentarios. Aunque algunos de los actuales diputados europeos del PP se van de Bruselas voluntariamente, como Luis de Grandes, y otros sufrirán las consecuencias de la renovación generacional emprendida por Casado, como Ramón Luis Valcárcel, «apenas serán seis los nuevos nombres que vayan a la lista con posibilidades resultar elegidos».

«Las generales  cambian los planes»

Pero los ansiosos tendrán que esperar. Génova no tenía mucha prisa por desvelar sus cartas para las europeas y, además, las elecciones generales se han metido por medio por lo que el escenario cambia considerablemente. Dando casi por seguro que Esteban González Pons iba a encabezar esta candidatura, la posibilidad de que acabe siendo Pablo Casado y no Pedro Sánchez, el que elija al nuevo comisario europeo español en caso de que gobierne. Bien es cierto que el comisario no tiene porqué encabezar la lista, pero lo tradicional es que si hay opciones de nombrar comisario, el primer puesto se reserve a algún ex ministro.

Fuentes populares destacan, sin embargo, que González Pons «se lo ha ganado y el actual grupo apuesta mayoritariamente por él». Reciente víctima de las iras del sátrapa Maduro, que no le ha dejado entrar en Venezuela invitado, junto a una delegación de la Unión Europea, por Juan Guaidó, tiene además opciones para hacerse con la presidencia del Grupo Popular Europeo en sustitución de Manfred Weber. Casado tiene ante sí, como el resto de los líderes políticos, un complicado sudoku con el que afrontar dos jornadas electorales históricas.