Política PODEMOS

Pablo Iglesias baraja una abstención a un pacto entre PSOE y Cs en caso de bloqueo

El líder de Podemos ha compartido con su círculo más próximo permitir un gobierno de Sánchez a cambio de puestos clave

logo
Pablo Iglesias baraja una abstención a un pacto entre PSOE y Cs en caso de bloqueo

Pablo Iglesias, líder de Podemos, este sábado. EUROPA PRESS

Resumen:

Una abstención de Unidos Podemos para evitar una repetición electoral. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, baraja estos días la opción de permitir un Gobierno socialista con Ciudadanos en caso de que la aritmética imposibilite otras alianzas. Mientras Podemos carga públicamente contra el pacto PSOE-Cs, su líder tiene sobre la baza de la abstención tras las elecciones generales del 28 de abril. En 2016 Iglesias rechazó este mismo pacto y votó ‘no’ a la investidura de Pedro Sánchez llevando a una repetición electoral que costó a Unidos Podemos un millón de votos. Tres años más tarde, Iglesias sopesa cambiar de postura ante los adversos pronósticos electorales para evitar una eventual repetición electoral que supondría un nuevo golpe en las urnas. En las últimas horas, Iglesias ha evitado rechazar este acuerdo públicamente.

Mientras Podemos repudia este acuerdo de puertas para afuera, el líder del partido habría comentado esta posibilidad con su círculo más próximo en los últimos días, según ha podido saber este periódico. Un movimiento que se produciría a cambio de algunos puestos de relevancia pero no necesariamente de la entrada en el Ejecutivo, tal como exigió en 2016 y como sigue defendiendo de puertas para afuera a día de hoy. Esta opción se abre en la sede de Princesa después de que los últimos sondeos publicados hayan dibujado un escenario donde el pacto entre Pedro Sánchez y Albert Rivera es el más probable para lograr una mayoría parlamentaria. Estas mismas encuestas anticipan la caída de Podemos, que perdería un tercio de su representación en el Congreso de los Diputados.

Las últimas encuestas, publicadas en el ABC y El Confidencial, coinciden en darle al PSOE entre 131 y 134 años. Una posición de fuerza que le permitiría por la mínima un acuerdo con Ciudadanos (entre 38 y 52 escaños) con la abstención necesaria de alguna otra fuerza. Podemos quedaría en un tercer puesto distanciado de las dos primeras fuerzas, con entre 27 y 31 escaños, según estas dos encuestas. La otra posibilidad que se da es la de un Gobierno de Pedro Sánchez con Podemos, Compromís, PNV y los independentistas, aunque esta última opción se complicaría dada la deriva más radical que han adoptad los soberanistas en los últimos meses, en los que han adelantado que para apoyar una investidura al PSOE habrían de cumplirse condiciones como políticas de indultos o un referéndum de autodeterminación. Un escenario que complica extremadamente la gobernabilidad.

En los últimos días ha ganado peso la opción de un pacto entre socialistas y naranjas. Este lunes el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, reconoció en una entrevista en El Español que prefería aliarse con Cs antes que con los partidos separatistas. «[El apoyo de Ciudadanos] es siempre preferible al de alguien que cuestione la unidad de España y el marco constitucional. Es evidente», señaló el también ministro de Fomento.

En Podemos han rechazado en las últimas horas esta posibilidad, aunque el líder de Podemos ha evitado repudiar públicamente esta opción. El lunes en rueda de prensa, el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se opuso a esta alianza, alegando que «no vamos a apoyar esa operación pero vamos a preguntarle a las bases». «Si se da esa eventualidad no va a ser la dirección de Podemos quien decida, preguntaremos a las bases y serán de nuevo las bases las que decidan», agregó Echenique, que se mostró contra el eventual pacto: «La segunda vez no va a colar, ya intentaron que colara la primera vez. Nosotros lo diremos claramente desde la dirección pero serán las bases las que tomen la decisión».

El martes por la noche, durante una entrevista en El Hormiguero, Iglesias advirtió que una representación amplia de Podemos podría impedir ese acuerdo, aunque no mostró explícitamente su negativa a esta posibilidad: «Si al PSOE le dan los números para gobernar con Ciudadanos, ya lo ha dicho Ábalos, irán siempre con Ciudadanos. Si nosotros estamos fuertes a lo mejor no queda mas remedio que un Gobierno con nosotros, un gobierno fuerte de izquierdas», destacó. Preguntado directamente sobre la situación de 2016 y su rechazo al pacto de PSOE y Ciudadanos, Iglesias evitó un pronunciarse directamente sobre esta opción: si la situación fuera la misma, señaló, «haríamos lo mismo que hace tres años, preguntar a los inscritos».

En 2016, cuando Sánchez optó a la investidura como presidente de Gobierno tras llegar a un acuerdo programático con Ciudadanos, Podemos lanzó un referéndum a sus bases con una pregunta que despertó fuertes críticas internas. La cuestión podría ser si eran partidarios de desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa o la presidencia de un presidente socialista. Sin embargo, Iglesias impuso una consulta en la que preguntaba: «¿Quieres un gobierno basado en el pacto Rivera-Sánchez?». La respuesta fue contundente: un 88% de las bases rechazaron el acuerdo y rechazaron así la investidura de Sánchez.

En esta ocasión, y de producirse una situación de bloqueo similar a la de 2016, Iglesias podría cambiar el enfoque de esta cuestión y consultar sobre la posibilidad de facilitar un Gobierno socialista. A cambio, propondría llegar a algunos acuerdos estratégicos que sitúen a dirigentes de Podemos al frente de organismos clave. El líder de Podemos podría apelar fácilmente a la responsabilidad ante la amenaza del bloque de la derecha formado por PP, Cs y Vox y justificar en este acuerdo la salvación de los servicios públicos. Con esta opción tratarían de evitar una repetición electoral que podría volverse en contra de Podemos, con un líder extremadamente desgastado y una cadena de rebeliones territoriales.

Comentar ()